La mujer que fue enterrada viva

A lo largo de la historia, pululan historias de muertos que resucitan en sus tumbas días después de haber sido enterrados. Casos que la mayoría son descubiertos por el sepulturero, quien escucha ruidos, gritos y lamentos.

El peor susto de su vida

Esta historia sucedió en Honduras a mediados del año 2015,  y es el caso de Nelsy Pérez, quien para entonces tenía 16 años de edad. Según la versión de sus familiares, todo empezó en la madrugada de un miércoles, cuando la joven al parecer escuchó un ruido sospechoso y al ir a revisar, fue víctima de un  terrible ataque epiléptico.

De inmediato la llevaron al hospital, pero minutos después la declararon oficialmente muerta. Los hechos se presentaron en ‘La Entrada’, un municipio localizado en el departamento de Copán, Honduras. De tal modo, que luego de las debidas diligencias legales, procedieron a sepultarla en un mausoleo. Al poco tiempo, el guardia del cementerio percibió gritos espantosos que provenían de esa tumba y al asomarse, vio el vidrio roto del ataúd.

Los besos más sensuales entre hombres famosos Ciertamente, en el mundo del espectáculo y sobre todo, hollywoodense, existe la tendencia de muchos ...
Famosos que murieron teniendo sexo A varios famosos, desde actores hasta incluso papas, los ha encontrado la muerte en pleno acto sexua...
Usos sorprendentes de la papa Definición de la papa Conocida también como patata, este tubérculo comestible nace de una planta sol...

Una lucha contra la muerte

cuando el sepulturero se dio cuenta de lo que acontecía, no dudó un segundo en informar a la autoridades y a la familia de la joven. En tal efecto, se sacó el féretro y se evidenció que Nelsy se había despertado y había intentado luchar por su vida, pero lamentablemente, falleció a causa de asfixia.

Pero de acuerdo con varios de sus familiares, cuando la sacaron del ataúd ella mostraba aún signos vitales, su corazón latía y tenía una temperatura considerable. Empero, fue demasiado tarde y debieron volver a enterrarla.

Un médico forense que se apersonó del caso, explicó que la joven de 16 años, pudo haber padecido del ‘Síndrome de Pánico’, caracterizado por fuertes impresiones en el sistema cardiovascular, el cual colapsa ante una experiencia de tales magnitudes.

“Podemos apreciar algunas lesiones que presenta la víctima y que pudieron ser por los golpes en el ataúd, ella tuvo intentos de lucha por salir del lugar donde estuvo enterrada”, relató el médico forense

Fuente de imagen: wikipedia.org

La mujer que fue enterrada viva
enero 12, 2016