La verdadera historia de las voces del infierno

Hace bastante tiempo que se hizo famoso un audio en el que se escuchan ruidos y voces ininteligibles y en el que, de acuerdo a las versiones que circulaban, se escucharía el lamento desgarrador de las almas aprisionadas en el infierno. En efecto, la psicofonía circuló con el nombre de “Las voces del infierno” y llegó a servir de base, tanto a sectas como a crédulos para atemorizar o fundar tal o cual creencia. 

Todo comenzó en los albores de la década de los años 70 cuando un grupo de geólogos soviéticos comenzaron a perforar lo que se llamó el pozo de Kola, cerca de la ciudad de Zapolyarny, en Rusia, y que al año 1989 termina alcanzando una profundidad de un poco más de 12 kilómetros, con lo que superó al pozo Bertha Rogers, con casi 10 kilómetros de profundidad, en las proximidades de Oklahoma, en Estados Unidos. Para entonces, la temperatura, que alcanzaba los 180 grados, hizo técnicamente imposible continuar la excavación.

Hasta aquí el punto donde termina la historia verdadera y comienza la fábula. La otra historia cuenta que los científicos pusieron micrófonos en lo profundo del túnel y que tras ello, captaron lo que parecían ser voces humanas. Los más osados aseguraron que la temperatura llegaba a los mil grados centígrados, sin embargo, eso contradice el hecho de que algún dispositivo de grabación pudiera capturar algún sonido antes de fallar o derretirse. Así mismo, la historia se pone a hombre de un presunto doctor Azzacov, y publicada en el periódico imaginario Ammennusatia. Es claro que ninguno de los dos existe. 

Pero lo más curioso es que la grabación que circula en la web no está ni remotamente en idioma ruso, y parece que las almas del infierno hablan español porque al revertir el audio podemos escuchar expresiones como: no me toquen, me los llevo, ¿qué me va a hacer?, déjeme salir, no me importa, aleluya, Satanás, aleluya, gloria a Dios.

Si se trata del infierno, parece que hay libertad de haber plegarias a Dios e invocarlo, lo cual está bastante bien. Y si hubiera llamas, parece que no causan dolor alguno porque las voces no proporcionan ningún tipo de quejido en dicho sentido. 

Más allá de eso, la grabación realmente parece pertenecer a una sesión de exorcismo, inclusive podemos escuchar los jadeos de lo que parece ser una voz femenina que se resiste al procedimiento y las exclamaciones a Dios por parte de una voz masculina. Adicionalmente, a la presunta psicofonía se le añadió un ruido de fondo y es posible percibir bucles y repeticiones.

Las voces del infierno no fueron más que una broma, un divertimento de alguien al que se le ocurrió invertir el audio y publicarlo, adornándolo con una seudo-historia. Sin embargo, dicha persona no contaba con que a otro le daría por invertir el audio de nuevo, volviéndolo sin querer a su estado original, y dejando en evidencia el fraude.

Versión de video: La verdadera historia de las voces del infierno

La verdadera historia de las voces del infierno
julio 20, 2015
Se habla de:             

Ver más Artículo al azar