Las palabras agudas

Idiomas y lenguaje

Antes de avanzar sobre la definición y demás aspectos de las Palabras  agudas, quizás lo mejor sea revisar de forma breve el propio concepto de Acento, con el fin de poder entender el mecanismo a través del cual se rige y clasifican este tipo de palabras.

El acento

Por consiguiente, será necesario comenzar por decir que todas las palabras se encuentran compuestas por sílabas, de las cuales una de ellas es pronunciada con una mayor fuerza de voz que sus otras semejantes. En referencia, la Ortografía del Español ha considerado denominar a esta sílaba, que se distingue de las otras, como sílaba tónica, mientras que ha señalado a este mayor énfasis de la voz como acento.

Tipos de acento

De igual forma, los diferentes autores coinciden en señalar que, al menos en el idioma Español, pueden distinguirse dos tipos de acentos: en un primer lugar, se encontrará el Acento ortográfico, caracterizado por contar con presencia gráfica en la palabra, a través de la tilde (´) –nombre por el que también se le conoce- la cual recaerá sobre la vocal de la sílaba tónica. Por otro lado, la Ortografía también habla del acento prosódico, el cual no es representado por ningún signo gráfico dentro de la palabra, cobrando presencia únicamente en la pronunciación.

Palabras agudas

Teniendo presente estas definiciones, quizás ciertamente sea mucho más sencillo abordar la definición establecida por la Reglas de acentuación del Español respecto a las Palabras agudas, las cuales serán entendidas como aquellas palabras cuya sílaba tónica ocupa el último puesto, contando de izquierda a derecha, independientemente si sobre esta sílaba recaiga un acento gráfico o un acento prosódico.

Reglas de acentuación de palabras agudas

No obstante, la presencia de un acento ortográfico o de uno puramente prosódico no es un hecho inherente al azar, sino que responde a un conjunto de Reglas de acentuación, las cuales son las que determinan qué tipo de acento deberá tener la palabra, según las propias características de ella. A continuación, entonces, cuáles son las Reglas de Acentuación de palabras agudas:

Cuando la palabra aguda termina en vocal

Uno de los casos contemplados por la Ortografía del Español son aquellas palabras que además de contar con su sílaba tónica en la última sílaba, terminan en vocal. Para este tipo de partículas, la Academia indica que la vocal de la sílaba tónica, que en este caso también constituye la última letra de la palabra, deberá ir siempre y en cualquier caso acentuada ortográficamente, es decir, contar con la presencia de una tilde. Algunos ejemplos de este tipo de palabra aguda serán los siguientes: sofá, Perú, tomará, comerá, menú, café.

Cuando la palabra aguda termina en consonante “n”

Así también puede suceder que la palabra, sumado a que su última sílaba corresponde a la sílaba tónica, termina en consonante “n”. En este caso, la Ortografía del idioma Español dicta que también deberá contar con presencia de tilde o acento ortográfico, el cual recaerá entonces en la vocal de esta sílaba tónica. Algunos ejemplos de esta clase de palabra aguda serán los siguientes: Alemán, Capitán, Carmín, Sillón, Limón.

Cuando la palabra aguda termina en consonante “s”

De igual forma, existirán palabras agudas, es decir, que cuentan con la sílaba final como sílaba tónica, ya que en ella recae la máxima energía de voz en la pronunciación, las cuales además terminará también en consonante “s”. Para este tipo de palabras, la norma indica también que deberán poseer presencia de tilde, la cual irá anotada sobre la vocal de esta última sílaba tónica. Entre los distintos ejemplos de palabras agudas terminadas en consonante “s” se encuentran las siguientes: Además, Inglés, Anís, Interés, Veintidós.

Cuando la palabra aguda tiene presencia de un Hiato

Otro de los casos en los que las palabras agudas contarán con presencia de tilde en sus sílaba tónica, será cuando en esta última sílaba exista la presencia de Hiato, es decir, un Diptongo que se ha roto, en el momento en que la vocal débil (i, u) fue acentuada, separando así el par vocálico. En este caso, aun cuando la palabra no termina en sí en vocal, o consonante “s” o “n”, sí llevará su tilde. Algunos ejemplos son: Baúl, Raíz, Maíz, Raúl.

Cuando la palabra no termina en vocal, consonantes “s” o “n” o en hiato

Finalmente, un quinto caso de palabras agudas serán aquellas que, además de contar con la sílaba tónica en el último puesto, cuenta con la particularidad de no terminar en vocal, ni en consonantes “n” o “s”, o ni  siquiera en hiato, sino en cualquier otro tipo de consonantes. En esta situación, las palabras agudas solo contarán con acento prosódico, es decir, que su última sílaba seguirá siendo tónica, pero no tendrá presencia de tilde o acento ortográfico. Algunos ejemplos de palabras agudas sin tilde serán las siguientes: Reloj, Pan, Virtud, Estoy, Cantidad, Perejil, Depositar, Decidir, Esconder, Preguntar, Especial, Proseguir, Dental, Rentar, Piel, Corral, Paz, Traidor, Calcar, Mayor, Sector, Gritar, Vender, Trabajar, Adjuntar, Temblor, Afeitar, Boxeador,  Opinar, Suscribir, Orinar, Opinar, Rodar, Untar, Castrador, Dar, Rectangular, Triangular, Amar.

Imagen: pixabay.com

Las palabras agudas

Bibliografía

El pensante (octubre 11, 2017). Las palabras agudas. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/las-palabras-agudas/