Las palabras graves

Idiomas y lenguaje

Previo a abordar una explicación sobre las palabras graves –conocidas también como llanas o paroxítonas- será conveniente revisar de forma breve algunas definiciones, que resultarán necesarias para entender este tipo de palabras dentro de su contexto ortográfico.

Definiciones fundamentales

En tal sentido, quizás lo mejor sea entonces enfocarse en dos conceptos básicos: en primer lugar, la propia definición de Acento; y en segunda instancia de la cada uno de los tipos de acento que existe, pues esto dejará claro cuáles son las directrices ortográficas por las que una palabra es denominada grave, así como los que dictan cuál tipo de acento debe llevar.  A continuación, cada uno de ellos:

Acento

De esta forma, se puede comenzar por decir cómo la Ortografía del idioma Español explica que una palabra está dividida en sílabas, unidades que a su vez presentan diferencias de tonalidad entre ellas, encontrándose entonces una sílaba que se pronuncia con mucha mayor energía que sus otras semejantes. En consecuencia, esta sílaba que se distingue por presentar una tonalidad mucho mayor será conocida como sílaba tónica, mientras que a esta fuerza de voz se le denominará acento.

Tipos de acento

Así mismo, la Ortografía del idioma Español señala que se pueden distinguir básicamente dos tipos de acento, cuyo principal ente diferenciador será la presencia o ausencia de algún tipo de signo gráfico en la palabra. A continuación, una breve explicación de cada uno de ellos:

  • Acento ortográfico: en primer lugar, se encontrará entonces el Acento ortográfico, el cual será representado gráficamente en la palabra, a través de un signo de tilde (´) –nombre por el que también se conoce este tipo de acento- el cual recaerá sobre la vocal de la sílaba tónica. En algunos casos, el acento ortográfico será usado igualmente para diferencias pares de palabras homónimas, en donde un par es tónico y otro átono. Este tipo de acento es conocido como diacrítico.
  • Acento prosódico: por su parte, el Acento prosódico será aquel que no contará con una representación ortográfica en la palabra, por lo que se dice que solo existe en el ámbito del Habla. Igualmente recaerá en la sílaba tónica de la palabra. Para la Academia, más allá de si la partícula cuenta con tilde o no, todas las palabras poseen acento prosódico.

Palabras graves o llanas

Teniendo presente estas definiciones, quizás sí sea mucho más sencillo abordar la naturaleza de las palabras graves, las cuales han sido explicadas a su vez, por la Ortografía del idioma Español, como aquellas partículas, cuya sílaba tónica ocupa el penúltimo puesto, es decir que es la anterior a la última sílaba de la palabra. Al igual que sucede con las palabras agudas, en el caso de las palabras graves existen normas o reglas de acentuación, encargadas de indicar qué tipo de acento lleva cada palabra grave. A continuación, una breve explicación de cada uno de los casos:

Cuando la palabra grave termina en vocal

El primer caso que podrá abordarse, sobre la acentuación de palabras graves, será aquel que implique palabras que terminen en vocal, es decir, que siendo la penúltima sílaba tónica, la partícula además cierre en vocal. En este tipo de palabras, la norma indica que no debe anotarse tilde sobre la sílaba tónica, por lo que se hablaría simplemente de un acento prosódico. Entre los distintos ejemplos de este tipo de palabras graves, se encuentran los siguientes: Problema, Acerrado, Adulto, Abanderamiento, Abasto.

Cuando la palabra grave termina en consonante “n”

Así mismo, puede suceder que la palabra que tiene su penúltima sílaba tónica, es decir que es grave, termine en una consonante “n”. En esta circunstancia, la norma indica igualmente que no deberá colocarse tilde sobre la vocal de esta sílaba tónica. Por ende, aquellas palabras graves terminadas en consonante “n” contarán solo con acento prosódico. Algunos ejemplos son los siguientes: Cardumen, Obstruyen, Destruyen, Mienten, Joven.

Cuando la palabra grave termina en consonante “s”

Igualmente, en caso de que la palabra, además de tener la penúltima sílaba tónica, termine en consonante “s”, la norma indica que también poseerá solamente acento prosódico, es decir, que en ningún momento su sílaba tónica tendrá presencia de tilde o acento ortográfico. Algunos ejemplos de palabras graves terminadas en consonante “s” pueden ser los siguientes: Teclas, Lunes, Nubes, Cuentas, Libros, Vuelos.

Cuando la palabra grave no termina en vocal o consonantes “n” o “s”

De esta forma, cuando una palabra posee una penúltima sílaba tónica, es decir, es una palabra grave o llana, y además cuenta con una terminación distinta a vocal, o consonantes “n” o “s”, la norma indica que esta palabra deberá contar con presencia de un acento ortográfico o tilde en la vocal de su sílaba tónica. Algunos ejemplos de este tipo de palabras graves, acentuadas ortográficamente, serán los siguientes: Acar, piz, Dicil, nel, Cárcel, Ángel.

Palabras graves que aun cuando terminan en vocal tienen tilde

Finalmente, también existe un tipo de palabra grave que, a pesar de terminar en vocal sí cuenta con presencia de tilde, estas son las palabras que cuentan con el diptongo ia, pero que ha sido roto por la tilde que recae en la vocal débil o cerrada, formando un hiato. De esta forma, la palabra, a pesar de terminar en vocal “a”, mantendrá el acento o tilde que recae en la vocal “i”, la cual además será la vocal tónica y ocupará el penúltimo lugar. Algunos ejemplos de estos tipos de palabras serán los siguientes: Antropoloa, Bioloa, Biograa, Psicoloa, Maa. 

Imagen: pixabay.com

Las palabras graves

Bibliografía

El pensante (octubre 11, 2017). Las palabras graves. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/las-palabras-graves/