Locución pronominal

Dentro de los distintos tipos de Locuciones, que existen en las Lenguas naturales, se encuentran las Locuciones pronominales. Empero, previo a abordar una explicación sobre la naturaleza, funciones y formas de estas construcciones gramaticales, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entenderlas dentro de su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se tomará también la decisión de delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: Palabras, Pronombres y Locuciones, por encontrarse directamente relacionadas con las locuciones, que se estudiarán posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Las palabras

De esta manera, podrá comenzarse por decir que las Palabras han sido explicadas, por las distintas fuentes, como una de las principales disciplinas lingüísticas, que existen en las Lenguas naturales. No obstante, si se deseara tener una visión mucho más integral de las Palabras, sería necesario igualmente tomar en cuenta cada una de las distintas definiciones que han hecho de forma particular, las diferentes disciplinas de la Lingüística.

En consecuencia, se tendrán que por ejemplo la Morfología –materia que se dedica a estudiar la constitución de las partículas lingüísticas, considera que las Palabras pueden ser entendidas como estructuras morfológicas, que surgen siempre que se produce una combinación coherente de Lexemas –unidades lingüísticas que aportan a la palabra su sentido léxico- y los Morfemas –unidades que se anexan a los lexemas con el fin de complementarlos, añadiendo información léxica o gramatical.

Por otro lado, la Semántica –disciplina que se interesa por los significados- señala que las Palabras pueden ser tenidas como partículas lingüísticas con sentido propio, las cuales hacen vida siempre entre dos silencios, que ocurren en medio de un texto.

Al respecto es necesario hacer un paréntesis para señalar que siempre que en la Lingüística se hable del concepto “texto”, será para referir al “texto oral”, puesto que para esta materia la Escritura es apenas un sistema de registro secundario y no preciso de la realidad del lenguaje, materializado en el Habla, y residente en la Lengua.

Para la Sintaxis –área que prefiere estudiar las partículas lingüísticas según su función y posición- las Palabras serán entonces el núcleo de la oración, así también como cada uno de los eslabones que se unen para crear estas cadenas superiores de sentido.

Los pronombres

En segunda instancia, será igualmente necesario tomar un momento para referir al concepto de Pronombres, los cuales han sido explicados, de manera general, como uno de los principales tipos de palabras, que existen en las lenguas naturales.

De forma mucho más precisa, los Pronombres han sido explicados por la Semántica como aquellas partículas lingüísticas que cumplen con la tarea de sustituir los Sustantivos, evocando entonces a las entidades (personas, animales, lugares, conceptos u objetos) que eran nombrados o señalados por la partícula que sustituyen. Es decir, los Pronombres no nombran, recuerdan o refieren.

Desde el punto de vista de la Sintaxis, los Pronombres –al sustituir a los Sustantivos- cumplen con el rol de ser el núcleo de los sintagmas nominales, así como del sujeto. Por su parte, para la Morfología, estas partículas lingüísticas han sido señaladas como palabras invariables, en tanto presentan cambios en su estructura morfológica, toda vez que desean concordar en género y número con las distintas entidades que evocan.

Las locuciones

Por último, también será necesario pasar revista sobre la definición de Locuciones, las cuales han sido explicadas, a grandes rasgos como uno de los distintos tipos de construcciones gramaticales, que pueden conseguirse en las lenguas naturales, o al menos en casi todas las que se han estudiado hasta ahora.

De forma mucho más cercana, las Locuciones han sido explicadas como aquellos conjuntos de palabras, que funcionan como una sola, es decir, que tienen un significado único, y distinto al que tienen cada una de ellas de manera aislada.

Así mismo, las Locuciones cumplen distintas funciones sintácticas, según el lugar y las tareas que desempeñen en la oración. Estas funciones se equiparan a las de las distintas categorías gramaticales, por lo que las Locuciones también se clasifican según ellas, en nominales, pronominales, verbales, adverbiales, conjuntivas, adjetivales, preposiciones o interjectivas.

Para la Morfología, en cambio, las Locuciones son grupos de palabras invariables, las cuales no presentan nunca ningún tipo de variación, a diferencia de algunas palabras con las que comparten funciones sintácticas, como por ejemplo los sustantivos, pronombres o verbos.

Locuciones pronominales

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una explicación sobre las Locuciones pronominales, las cuales han sido descritas como una de las distintas construcciones gramaticales o locuciones que pueden encontrarse en las lenguas naturales.

Desde una definición mucho más específica, las Locuciones pronominales han sido explicadas como aquellos grupos de palabras, que formando una unidad gramatical, ejercen funciones de Pronombres, es decir, que sustituyen al Sustantivo, con la finalidad de evocar las distintas entidades que habían sido nombradas por ellas.

Por otro lado, la Sintaxis considera que las Locuciones pronominales podrán ser entendidas como el núcleo mismo de los sintagmas nominales o de los sujetos. Así mismo, las Locuciones pronominales han sido explicadas por la Morfología como construcciones gramaticales invariables. A continuación, algunos ejemplos de Locuciones pronominales, que pueden encontrarse en el Español:

Tú mismo
Yo mismo
Él mismo
Nosotros mismos
Ustedes mismos
Alguno que otro
Cada uno
Uno que otro
Cada cual
Cada quien

Imagen: pixabay.com

Locución pronominal
junio 30, 2019
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar