Locuciones interjectivas

Antes de avanzar en una explicación sobre la definición de Locuciones interjectivas, se revisarán algunas definiciones, que de seguro servirán para entender esta clase de construcciones lingüísticas en su justo contexto.

Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se tomará igualmente la decisión de delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: Palabra, Locución e Interjección, por encontrarse directamente relacionadas con el tipo de construcción que se estudiará posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

De esta manera, podrá comenzarse por decir que la Palabra ha sido explicada por las distintas fuentes como una de las principales clases de partículas lingüísticas, que pueden encontrarse en las Lenguas naturales. Empero, si se deseara tener una visión mucho más específica de este tipo de partícula, se necesitará entonces tener en cuenta cada una de las definiciones que han promulgado respecto a la Palabra las distintas disciplinas de la Lingüística.

En este sentido, se tendrá entonces que por ejemplo la Morfología –materia que se dedica a estudiar la constitución de las partículas lingüísticas- considera que la Palabra puede ser vista como una estructura morfológica, surgida en base a la combinación coherente de Lexemas –unidades lingüísticas que aportan a la palabra su sentido léxico- y Morfemas –unidades lingüísticas que se anexan al Lexema con el fin de complementarlo, aportando información léxica o gramatical.

Por su parte, la Semántica –disciplina que estudia los significados- también ha dado su propia definición de la Palabra, describiéndola como una partícula lingüística con sentido, la cual hace vida entre dos silencios, que tienen lugar a su vez en un texto.

En este punto, es necesario hacer un alto para señalar que siempre que en Lingüística se mencione el concepto “texto”, se hará con el fin de hacer referencia al “texto oral”, puesto que para la Lingüística el Lenguaje es un sistema de signos lingüístico, dinámico y dicotómico, que a un tiempo reside en la Lengua, y se materializa en el Habla, quedando la Escritura relegada a un segundo plano, siendo considerada tan solo un sistema de registro secundario e impreciso de la realidad viva del Lenguaje.

Finalmente, la Sintaxis –área que estudia las partículas según su función y posición- ha definido la Palabra como la partícula que constituye el centro o núcleo de la oración, así como cada una de las partículas que tejen esta cadena superior de sentido.

En consecuencia, si se tuviera una perspectiva del texto, que partiera de una visión micro, a una visión macro, se tendría que una combinación coherente de Lexemas y Morfemas generará palabras, mientras que una mezcla de palabras arrojará oraciones, y por último una disposición coherente y cohesionada de oraciones dará como resultado textos.

Locución

En segunda instancia, será necesario revisar también el concepto de Locución, el cual es entendido de forma general como uno de los distintos tipos de construcciones lingüísticas, que pueden encontrarse en la mayoría de lenguas naturales.

Desde una perspectiva mucho más específica, la Locución es vista por la Semántica y por la Sintaxis como un grupo de palabras, que tienen un significado ajeno al que ellas tienen de forma separada, y que por el contrario funcionan como una sola palabra, con un sentido propio.

Para la Morfología, en cambio, la Locución es entendida como un conjunto o grupo de palabras invariables, puesto que responde a fórmulas o combinaciones específicas, las cuales se mantienen inmunes a los cambios del contexto gramatical.

Interjecciones

Por último, será necesario lanzar luces sobre el concepto de Interjecciones, las cuales han sido explicadas, de forma general, como uno de los principales tipos de palabras, que pueden encontrarse en la mayoría de las lenguas naturales, incluida el Español.

Así mismo, las Interjecciones han sido explicadas por la Semántica como aquella palabra o partícula, que cumple con la tarea de expresar o transmitir una emoción humana, como por ejemplo Alegría, Asco, Admiración, Repulsión, Miedo, Sorpresa, Alegría, entre otros.

Con respecto a la definición que ha dado la Sintaxis, las Interjecciones, aun cuando están conformadas por una sola palabra, al tener un sentido completo, y no necesitar de otras palabras, construcciones u oraciones, entonces desde la perspectiva sintáctica no son entendidos como partículas sino como oraciones independientes.

Para la Morfología, en cambio, las Interjecciones han sido explicadas como una clase de palabra invariable, puesto que no presenta cambios en su estructura.

Locuciones interjectivas

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse al concepto de Locuciones interjectivas, las cuales han sido explicadas, de forma general, como uno de los principales tipos de construcciones lingüísticas, que existen en la mayoría de lenguas naturales.

De forma más exacta, las Locuciones interjectivas han sido explicadas como un conjunto de palabras, que funcionan como una sola, y que cumple con el papel de expresar emociones o sensaciones, propias del ser humano, por lo que entonces además de funcionar como una palabra, fungen como Interjecciones.

Así mismo, siendo entonces las Locuciones interjectivas construcciones que funcionan como una palabra, que no necesita de otras palabras o construcciones para expresar su sentido completo, entonces la Locuciones interjectivas también son consideradas oraciones independientes.

Para la Morfología, las Locuciones interjectivas son partículas invariables. Algunos ejemplos de las distintas formas que pueden tener estas construcciones en el Español, serán las siguientes:

¡Dios mío!
¡Por Dios!
¡Hasta cuándo!
¡Santo cielo!
¡Por todos los santos!
¡Ay de mí!
¡Protégenos Dios!

Imagen: pixabay.com

Locuciones interjectivas
junio 28, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar