Los adverbios: Conceptos y tipos

De acuerdo a lo que dicta la Real Academia Española de la Lengua, el adverbio es una categoría gramatical compuesta de una palabra invariable que se une al verbo o al adjetivo a fin de complementarlo, asignándoles -según sea el caso- lugar, tiempo, modo, cantidad, carácter afirmativo o negativo, duda, adición o exclusión.

Lo más reciente:

En español existen por lo menos doce tipos distintos de adverbios, según la cualidad que le asignen al verbo o al adjetivo. A continuación te mostraremos cada tipo, así como ejemplos de las oraciones que puedes construir en base a ellos:

Adverbios demostrativos: sirven para indicar el lugar, modo o tiempo de la acción u adjetivo al que se encuentre asignado. En este sentido, definiremos cada uno de ellos:

  • Adverbios de lugar: indican dónde se realiza la acción. Algunos de ellos son: delante, aquí, allá, acá, allí, lejos, cerca, etc. Un ejemplo de oraciones que se pueden construir en base a ellos son los siguientes:

Mi casa queda detrás de la gasolinera

Pásame el libro que coloque allá en la mesa

Yo me quedo aquí, en este lugar

Budapest es una ciudad que queda muy lejos de acá

Ven, ponte cerca de la luz

  • Adverbios de tiempo: indican en qué momento o durante cuánto tiempo se realiza la acción. Algunos de ellos son: hoy, ahora, mientras, nunca, jamás, siempre, ahorita, ya, después. Un ejemplo de las oraciones que podemos construir con ellos lo constituyen las siguientes oraciones:

Hoy Camilo comienza clases

Por qué no vienes después

Quiero que hagas la tarea ahora

La maestra viene ya para el salón

Yo cuidaré al bebé mientras tú vas al trabajo

  • Adverbio de modo: señala la forma o modo en que se realizó la acción. Algunos de ellos son: despacio, bien, regular, difícilmente, mal, suavemente. Con ellos podemos formar las siguientes oraciones:

Acarició suavemente su cara antes de despedirse

Maritza se sentía mal esta tarde

Creo que lo logrará difícilmente

Es mejor ir despacio pero seguro

Creo que salí bien en los exámenes

Es importante destacar que este tipo de adverbios también pueden funcionar en combinación con otros adverbios, como por ejemplo con los siguientes: como, cuando, cuanto, donde. Dando origen a las siguientes oraciones:

El lugar donde yace fue escogido por él en vida

Antes ella iba tan a menudo a ese lugar como ahora

Te seguiré allá donde vayas

Adverbio de cantidad o grado: su función es indicar la cantidad o grado en que se realizó la acción o en que se da el adjetivo. Algunos de ellos son: muy, mucho, bastante, poco, ínfimamente. Algunas de las oraciones que pueden formarse con ellos son los siguientes:

Estoy muy interesada en que se realice la entrevista

Compré muchos tomates, tendré que hacer una riza salsa

Creo que estos libros son bastantes para comenzar

Me quedó poco más que una onza de leche

Bate mucho la mezcla para que la torta esponje

Adverbio de orden: indica el orden en que se realiza la acción. Algunos de ellos son: primeramente, seguidamente, luego. Un ejemplo de oraciones que pueden establecerse con ellos son los siguientes:

Primeramente es necesario arreglar el techo

Seguidamente, entro el Príncipe al baile

Luego se vio un gran tumulto en las calles

Adverbio de afirmación: señala que la oración es afirmativa. El adverbio de afirmación es “sí”. Un ejemplo de oraciones que pueden construirse en base a este adverbio es el siguiente:

, quiero que me sirvas un poco más

, ven para mi casa

Adverbio de negación: indica que la oración es negativa. El adverbio de negación es “no”. Un ejemplo de oraciones que pueden construirse en base a este adverbio es el siguiente:

No, mejor no me traigas el libro

No, no iré esta tarde a la Universidad

 

Adverbios de duda o duditativos: señalan cierta duda sobre la acción. Algunos de ellos son: acaso, a lo mejor, tal vez, probablemente, quizá, posiblemente. Un ejemplo de oraciones que pueden construirse son las siguientes:

Tal vez vayamos a acampar al bosque

Acaso venga un rato en la tarde

Quizá hablemos mañana

Probablemente el candidato gane las elecciones

Posiblemente vendamos la casa

Adverbios de adición: se usan para indicar que la acción se suma a algo o a ella se le suma otra acción. Algunos de ellos son: además, incluso, también. Un ejemplo de oraciones que pueden construirse son las siguientes:

Además compré unas hermosas lámparas

También limpié sobre los gabinetes

Vino a prestarme el bolso, incluso me comentó lo lindo de la tarde

 

Adverbios de exclusión: señalan que la acción se excluye de alguna otra. Algunos de ellos son: exclusiva, salvo, tampoco.  Un ejemplo de oraciones que pueden construirse son las siguientes:

Tampoco quiero que pintes esta pared

Salvo cantes todo estará bien

Adverbios interrogativos: se usan para conformar oraciones interrogativas. Algunos de ellos son: cómo, cuándo, cuánto, dónde. Deben ir escritos en su forma acentuada y la oración conformada debe ir entre signos de interrogación. Un ejemplo de las oraciones que pueden construirse con este tipo de adverbios son los siguientes:

¿Cómo amaneciste?

¿Dónde pusiste mi reloj?

¿Cuándo vendrás?

Adverbios exclamativos: se usan para construir oraciones exclamativas. Algunos de ellos son cómo, cuándo, dónde, cuánto. Se usan con su forma acentuada y debe ir entre  signos de exclamación. Un ejemplo de las oraciones que pueden construirse en base a estos adverbios son los siguientes:

¡Cuánto sentir!

¡Cómo hiciste algo así!

¡Dónde estés, iré contigo!

¡Cuándo hicimos tanto!

Adverbios comparativos: son adverbios que denotan comparación entre una acción y otra. Algunos de ellos son: menos, más, peor, mejor. Un ejemplo de oraciones que pueden formarse en base a estos adverbios son los siguientes:

Yo dibujo peor que él

Bailamos mejor que la otra vez

Nado más que el año pasado

En primavera escribo menos que en otoño

 

Fuente de imagen: mundonets.com

Los adverbios: Conceptos y tipos
septiembre 15, 2015
Se habla de:         

Ver más Artículo al azar