Los interfijos

Ampliar este tema:
  • Previo a abordar una explicación sobre los Morfemas, puede que sea realmente conveniente revisar algu...
  • Antes de abordar una explicación sobre los diferentes tipos de Lexema que existen, quizás sea recomen...
  • Quizás lo más apropiado, previo a revisar la definición de Morfemas dependientes, sea aproximarse a o...
  • Tal vez lo más conveniente, antes de abordar una explicación sobre los Lexemas, sea revisar de forma ...

Antes de abordar una explicación sobre los Interfijos, puede que ciertamente sea mucho más sencillo revisar de forma breve algunas explicaciones, que de seguro permitirán entender estas partículas morfológicas dentro de su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea conveniente delimitar esta revisión teórica a cuatro nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Morfología, pues esto permitirá tener en cuenta cuál es la naturaleza de la disciplina en la cual ha surgido el concepto de Interfijos. De igual forma, será necesario pasar revista sobre los conceptos de Monema, Morfemas y Morfemas dependientes. A continuación, cada una de estas definiciones:

Morfología

De esta manera, se comenzará por decir que la Morfología ha sido explicada por las distintas fuentes como una de las principales disciplinas por las que se encuentra constituida la Lingüística. Así mismo, la Morfología ha sido explicada como la materia que se encarga de estudiar la estructura de la palabra, es decir, las unidades indivisibles y poseedoras de significado –tanto léxico como gramatical- que se combinan para formar la palabra. Igualmente, la Morfología se interesaría por los diferentes tipos de palabras que pueden existir según estas combinaciones.

Monemas

En segunda instancia, también resultará conveniente pasar revista sobre la definición de Monemas, los cuales serán explicados según señala la Lingüística como aquellas unidades por las que están compuestas las palabras, por lo que entonces podrán ser entendidos también como los elementos que constituyen la primera articulación de la que hablaba André Martinet cuando promulgó la Doble articulación del Lenguaje.

Así también, la Morfología concibe dos distintos tipos de Monemas, los cuales se diferenciarán según la información que aportan a la palabra, es decir, si existen para referir a su sentido léxico, o por el contrario señalan información gramatical.

Morfemas

Por consiguiente, a la hora de lanzar luces sobre el concepto de Morfemas, se podrá decir en primer lugar que estos han de ser concebidos como uno de los dos tipos de Monemas que existen, es decir, que serán unidades mínimas e indivisibles por las que están formadas las palabras. También, de forma más específica, los Morfemas podrán ser entendidos como aquellas partículas morfológicas que sirven para señalar una información gramatical específica respecto a la palabra.

Morfemas dependientes

Finalmente, será igualmente necesario señalar que existen dos distintos tipos de Morfemas, cuya principal diferencia será su nivel de independencia. En este orden de ideas, se considerarán como Morfemas dependientes a aquellos que necesitarán unirse al lexema. Estas partículas cumplen con la función de complementar o completar al lexema, añadiendo información gramatical precisa, y en algunos otro casos información fonológica.

Los interfijos

Una vez se han abordado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una explicación sobre los Interfijos, los cuales serán descritos en primer momento como un tipo de Monema, es decir, que los Interfijos podrán ser entendidos entonces como una unidad indivisible y poseedora de significado, que participa en la formación de las palabras, por lo que también se inscribirá en la Primera articulación del Lenguaje.

Igualmente, los Interfijos, de forma más específica, los Interfijos son clasificados como Morfemas dependientes, puesto que ellos no podrán funcionar de manera autónoma, sino que necesitarán siempre hacerlo junto al lexema, al cual se unen para añadir información a la palabra, produciendo entonces una nueva palabra, por lo que además los Interfijos pertenecerán a los Morfemas dependientes derivativos.

En este orden de ideas, los Interfijos serán de descritos como un tipo de morfema, de naturaleza exclusivamente átona, el cual se inserta en medio de la palabra, para crear por Derivación una nueva palabra, partícula esta que contará con plena independencia semántica, en relación a las partículas que han participado de su producción. Por igual, el Interfijo será señalado también como uno de los cinco principales tipos de afijos que existen en las Lenguas naturales, lo cual lo llevará a ser contado dentro del mismo grupo en donde han sido incluidos los Sufijos, Prefijos, Infijos y Circunfijos.

Tipos de Interfijos

No obstante, no podrá hablarse de un solo tipo de Interfijos, sino que la Morfología distinguirá entre dos diferentes clases:

  • Interfijos ahíticos, los cuales serán introducidos en la palabra para alargarla fonológicamente y evitar el hiato. Un ejemplo de este tipo de Interfijo podría ser la palabra cafecito, en donde la partícula “c” cumpliría con la función de evitar el hiato existente en la forma cafeito, sino que la alarga fonológicamente, produciendo la palabra “cafecito”, y rompe el hiato.
  • Así también, existirá otro grupo, conocido como Interfijos diferenciales, partículas que se insertan en la palabra para crear una nueva y diferenciarla de palabras que podrían resultar homónimas. Un ejemplo de esto lo constituye la partícula “ic” que se inserta en la forma Carnicero, a fin de diferenciarla de Carnero, construyendo por Derivación una nueva palabra, con la cual denominar al comerciante de carnes, y diferenciarlo del nombre de un mamífero.

Por ende, los Interfijos aportarán una información fonológica a la palabra, y no tan gramatical como en el caso de los otros Morfemas dependientes derivativos.

Imagen: pixabay.com

Los interfijos

Bibliografía ►

Se habla de:                     


Ver más Artículo al azar