Los marcadores textuales

Dentro de la Gramática, se conoce con el nombre de Marcadores Textuales a la palabra –o grupos de ellas- que formando parte de la oración, cumplen con la función primordial de ir conectando las distintas oraciones o ideas de un texto, a fin de mantener la coherencia dentro de él.

Marcadores textuales, características

En cuanto al comportamiento, función y características de este tipo de partículas gramaticales, quizás unas de las que más peso tiene dentro de la Gramática sea aquella promulgada por el lingüista español, Samuel Gili Gaya, para quien los “enlaces extraoracionales” –forma en que este profesional del lenguaje llama a los Marcadores Textuales- constituyen unidades lingüísticas fija –o invariables, para usar sus palabras- las cuales a pesar de no cumplir funciones sintácticas, es decir, que no forman parte del sentido propio de la oración, siendo elementos marginales, tienen la misión importantísima de velar por la coherencia del discurso, así como por ir guiando a los hablantes sobre el sentido del discurso.

Igualmente, para continuar con la visión de tiene Gili Gaya sobre estas unidades lingüística invariables, vendría a bien enumerar algunas características que este lingüista y gramático ha podido ver en ellas:

  • En primer lugar, se puede resaltar el carácter invariable de estas partículas, es decir, que corresponden a formas hechas o locuciones, que siempre tendrán la misma forma, e igual significado.
  • Así mismo, Gili Gaya llama su atención sobre la condición marginal de los “enlaces extraoracionales, pues siempre tendrán una posición periférica, sin que su presencia o ausencia llegue a afectar la sintaxis de la oración que acompañan.
  • Sin embargo, y esta es otra de las características de este tipo de Marcadores de Texto, aún cuando mantienen una posición marginal en la oración a la que pertenecen, este tipo de partículas mantiene vinculación con otros referentes o formas, externas a la propia oración.
  • Igualmente, Gili Gaya menciona “la heterogeneidad” que puede observarse en el tipo de categorías gramaticales con las que cuentan las palabras que cumplen la función de Marcadores textuales, siendo estos casi siempre interjecciones, conjunciones, preposiciones, frases conjuntivas, entre otros.
  • Otra de las características que pueden mencionarse sobre los Marcadores textuales, en base a lo señalado por Gili Gaya es la condición que tienen estas partículas de no ocupar siempre el mismo lugar en la oración, pudiendo encontrarse algunos que ocupan posiciones iniciales, así como también media y final.
  • Así mismo, cumplen con la importante función de velar y garantizar la coherencia dentro del discurso, pues sirven para ir introduciendo sucesiva y ordenadamente las distintas ideas.
  • A pesar de que no tienen función sintáctica dentro del texto, sí cuentan con una gran variedad semántica, es decir, que una misma forma puede tener sentidos diferentes, de acuerdo al contexto en donde esté inscrita, así como la entonación –de tratarse de un registro oral- que use el hablante dentro del discurso.
  • También –destaca este lingüista de origen español- los Marcadores Textuales son partículas lingüísticas invariables que pueden encontrarse tanto en registro escritos, como en orales, encontrándose que algunas son más comunes en algunos de ellos.
  • Finalmente, Gili Gaya menciona que los Marcadores Textuales cuentan con la propiedad de convertirse incluso en muletillas, que usa el hablante para darse pausas –dentro del registro oral coloquial- que le permitan ordenar sus pensamientos antes de hablar.

Clasificación de Marcadores Textuales

Por su parte, la Escuela de Ginebra también se ha pronunciado al respecto, planteando una clasificación, en la cual pueden distinguirse tres clases de Marcadores de Texto, organizados de acuerdo a la función específica que cumplen dentro del texto:

  • Marcadores semánticos: Este tipo de Marcadores de Texto –de acuerdo a los teóricos de la Escuela de Ginebra- cumplirían la función de mantener la coherencia del discurso, a través de la introducción y orientación de las distintas relaciones lógico-discursivas que existiesen en él. Así mismo, dentro de esta clase de marcadores se distinguirían los siguientes tipos: Marcadores de causa-efecto, Marcadores temporales, espaciales, argumentativos, de ejemplificación, entre otros.
  • Marcadores geográficos: llamados así, probablemente por cumplir la función, dentro del texto, de ir indicándole al interlocutor que la información que está recibiendo está dosificada, y que cada parte, forma un conjunto, la idea global.
  • Marcadores pragmáticos: son aquellos usados por el hablante para introducir –en el acto de habla o escritura- oraciones que tienen como misión funciones específicas, como afirmar, exponer un pensamiento, preguntar, pedir, etc.

Mercadores de texto, tipología

Así mismo, la Lingüística se ha dado a la tarea de tipificar estas unidades invariables gramaticales, a fin de poder reconocerlos dentro del texto, o entender cuál es el momento específico de usarlos. A continuación, una de la lista de tipos más comunes de Marcadores de Textuales:

Ordenadores

Este tipo de conectores cumplen con la función de ir marcando las partes del discurso, es decir, ir ordenando sus ideas. Igualmente, pueden tener también la tarea de agrupas varios elementos del discursos como una sola idea. En este sentido, las distintas fuentes resaltan algunas de sus clases, las cuales pueden servir igualmente para enumerar ideas (primero, en tercer lugar, etc.), dar organización espacial al discurso (En otro orden de ideas, por otro lado, por otra parte) e incluso ubicación temporal (Comenzando, posteriormente, finalmente, et.). Así mismo, la Gramática distingue también  cuatro tipos distintos de ordenadores:

  • Ordenadores que marcan apertura: destinados a dar inicio a una idea (por un lado, en primer lugar, así las cosas, etc).
  • Ordenadores que marcan continuidad: con la tarea que la idea siguiente se suma a la anterior como parte de la misma intención o discurso (por otro lado, así mismo, de igual manera, luego, etc.)
  • Ordenadores que marcan cierre: aquellos que cumplen la misión de señalar que la idea que viene a continuación es la última que se abordará en el discurso. (finalmente, en fin, en último lugar, en resumen, etc.)
  • Disgresores: así mismo existen un tipo de marcador textual ordenador que cumple la función de introducir comentarios que se desarrollarán lateralmente (por cierto, en otro orden de ideas, entre paréntesis, etc.).

Conectores

Otro tipo de Marcadores Textuales son los conectores, los cuales cumplen con la tarea de ir hilando el discurso, es decir, de ir presentando cada una de las ideas que se suman, para unirse a la anterior. Entre ellos se distinguen los siguientes:

  • Conectores aditivos: suman frases, que vienen a completar el discurso, bien si quieren englobar ambas frases en la misma orientación argumentativa (incluso, inclusive, etc.) y aquellos que simplemente añaden una idea más a la que ya se ha mencionado (además, encima, aparte, etc.).
  • Conectores consecutivos: sirven para introducir oraciones, que buscan presentarse como consecuencia directa de la oración inmediatamente anterior (por ende, en consecuencia, consecuentemente, así pues, etc.).
  • Conectores contra-argumentativos: sirven también para unir dos frases diferentes, sólo que cumplen con la función de lograr que la segunda atenúe el sentido de la primera (no obstante, empero, ahora bien, sin embargo, etc.).

Reformuladores

Por su parte, este tipo de marcadores cumplen con la función de introducir nuevas ideas o formulaciones en el texto, que no tienen que ver directamente con la idea anterior. Entre ellos se distinguen:

  • Reformuladores explicativos: introducen nuevas explicaciones (es decir, a saber, en otras palabras, dicho de otra manera, etc.).
  • Reformuladores rectificativos: este tipo de conector busca introducir una oración que venga a corregir alguna que se haya pronunciado anteriormente (mejor dicho, más bien, para ser más precisos).
  • Reformuladores de distanciamiento: busca introducir una nueva oración, sin intentar corregir la anterior, sino revelando cierto condicionamiento (de cualquier modo, en cualquier caso, etc.).
  • Reformuladores recapitulativos: busca introducir oraciones que sirvan como recapitulación o incluso conclusión de aquella que se ha expresado de forma inmediatamente anterior (en suma, como conclusión, en resumen, en definitiva, etc.).

Operadores argumentativos

Así también, entre los distintos tipos de Marcadores Textuales, se distinguen aquellos orientados a introducir oraciones las cuales por su significado se encuentran condicionadas al argumento que presentan. Entre ellos se distinguen los Operadores de refuerzo argumentativo (que vienen a introducir frases que refuerzan el argumento planteado) y los Operadores de concreción, usados para introducir de forma más general concreciones o ejemplos del argumento.

Marcadores conversacionales

Finalmente, se encuentran este tipo de Marcadores textuales, que pertenecen mucho más al registro oral que al escrito, debido a que además de cumplir con la tarea de introducir nueva información al texto, buscan incentivar funciones interactivas en el interlocutor. De igual forma, la Lingüística distingue varios tipos de estos Marcadores conversacionales:

  • De modalidad epistémica: trata de introducir oraciones por medio de las cuales el hablante exprese necesidad, posibilidad o información captada en otro contexto (claro, por lo visto, pareciera).
  • De modalidad deóntica: sirve para introducir oraciones que revelan la voluntad del hablante respecto al referente (bueno, bien, está bien, etc.).
  • Marcadores de evidencia: aquellos que vienen a reforzar tanto lo expresado con anterioridad, como la frase que ayudan a introducir (naturalmente, desde luego, en efecto, claro, etc.).
  • Marcadores orientativos sobre la fuente del mensaje: usados cuando el hablante cita o trae al discurso algo que ha escuchado o leído en otro contexto, expresando que está de acuerdo también con el contenido (a mi parecer, al parecer, por lo visto, según parece, según puede notarse, etc.).
  • Enfocadores de alteridad: tienen la misión de dirigirse de forma directa al interlocutor, a fin de resaltar el mensaje y la interacción que solicita (oye, ven, mira, vamos, oiga, etc.).
  • Metadiscursivos conversacionales: sirven para introducir pausas dentro del discurso, bien para que el hablante descanse, o se tome un tiempo para ordenar sus ideas (este, ya, sí, bueno, bien, etc.).

Imagen: pixabay.com

Los marcadores textuales
febrero 19, 2017

Ver más Artículo al azar