Los morfemas

Previo a abordar una explicación sobre los Morfemas, puede que sea realmente conveniente revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de unidad morfológica dentro de su contexto lingüístico preciso.

Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que también sea necesario enfocar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Morfología, pues esto permitirá entender el contexto teórica en el cual ha nacido el concepto de Morfema. Por otro lado, también será necesario lanzar luces sobre la definición de Monemas, por ser este el tipo de unidad morfológica en el que puede ser clasificado el Morfema. A continuación, cada una de estas definiciones:

Morfología

En consecuencia, se comenzará por decir que la Morfología ha sido explicada de forma general como una de las principales disciplinas de la Lingüística. Así también, ha sido descrita como la materia cuyo principal objeto de estudio es la estructura interna de la palabra, tanto en las distintas unidades morfológicas que la componen, como en los diferentes tipos de palabras que pueden generarse según la unión y combinación de estas distintas unidades.

Monemas

Así también, será pertinente lanzar luces sobre la definición de Monema, el cual ha sido explicado por la Morfología como el tipo de unidad morfológica indivisible y poseedora de sentido –bien si este es léxico o gramatical- que se pueden encontrar dentro de una palabra. Por igual, la Morfología ha señalado que en la lengua existen dos tipos de Monemas: los lexemas y los morfemas, así como los distintos subtipos que existen en cada una de estas clases.

Por otro lado, la Lingüística también apunta que los Monemas pertenecen a la primera articulación, de la que hablaba André Martinet cuando concibió su concepto de la Doble articulación del lenguaje.

Los Morfemas

Una vez se han analizado cada uno de estos conceptos puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una explicación sobre los Morfemas, los cuales en primera instancia serán entendidos entonces como uno de los dos distintos tipos de Monemas que existen en la Lengua.

Así también, la Morfología ha explicado el Morfema como la mínima unidad indivisible de la palabra, capaz de expresar un sentido gramatical. Al ser un tipo de monema, el Morfema pertenece igualmente a la primera articulación del lenguaje. Por lo general, los Morfemas funcionan unidos a un lexema, es decir, que aparecen en casi todos los tipos de palabras. Un ejemplo de este tipo de unidad morfológica serían las siguientes:

Suponiendo que se esté frente a la palabra Perro, en ella podrán encontrarse dos monemas:

Perr (lexema) + o (morfema flexivo)

En primer lugar se encontrarán el lexema, correspondiente a la parte invariable de la palabra, es decir “perr” pues de ella se pueden generar otras palabras como perrito, perrera, perra. Así mismo, en esta palabra se encuentra el morfema flexivo “o”, el cual se une a este lexema, para agregar el accidente gramatical del género masculino a esta palabra.

Tipos de Morfemas

De igual manera, la Morfología señala que dentro de los Morfemas se podrán encontrar dos distintos tipos, los cuales se diferenciarán entre sí según tengan necesidad de funcionar unidos o no a un lexema. A continuación, una breve descripción de cómo ha sido explicado cada uno de estos tipos de morfemas:

  • Morfemas independientes: este tipo de Morfemas podrá ser conocido también por el nombre de Clíticos. Se caracterizan por contar con cierto grado de independencia frente al otro monema al cual se une, es decir, frente al lexema. Algunos ejemplos de este tipo de Morfemas serán los pronombres clíticos que se unen al verbo: dile, ámense, llámese. Sin embargo, algunas fuentes señalan que existen otro tipos de palaras, que también podrán ser asumidas como Morfemas independientes, encontrándose entre ellas las preposiciones (a, desde, en, con, de) o también  las conjunciones (y, e, pero) o los determinantes (un, una, ese, este, el).
  • Morfemas dependientes: en segundo lugar, dentro de los diferentes tipos de Morfemas que existen, se encontrarán los morfemas dependientes, o también conocidos como ligados. Este tipo de unidad morfológica se distinguen por encontrarse en todo momento unido al lexema, completando o modificando el sentido de este, o incluso los morfemas se pueden unir a otros morfemas. Dentro de este tipo, pueden distinguirse a su vez dos subtipos:
  • Morfemas dependientes derivativos: explicados como aquella clase de morfema que se une en algún punto del lexema, para generar junto a él nuevas palabras, que contarán con plena independencia semántica, en referencia a las palabras o partículas de las cuales se ha originado. Algunos ejemplos de este tipo de partículas serán los Prefijos, Sufijos, Interfijos.
  • Morfemas dependientes flexivos: así también existirán aquellos morfemas dependientes, los cuales se unirán a ciertos lexemas particulares, a fin de añadir o señalar un accidente gramatical específico. En este sentido, existirán entonces morfemas flexivos de género, número, persona, modo y tiempo.

Imagen: pixabay.com

Los morfemas
julio 23, 2018
Se habla de:                                 

Ver más Artículo al azar