Los peces más peligrosos del mundo

A pesar de todos los avances científicos y tecnológicos que la humanidad ha conquistado durante los últimos siglos existen cientos de lugares y seres que escapan a su comprensión y conocimiento. En este sentido, los océanos y los ríos siguen siendo lugares inexplorados, casi en su totalidad, así como fuente de gran intriga para nosotros, seres terrestres.

También te puede interesar:

Igualmente, su fauna continúa sorprendiéndonos e inquietándonos, pues resulta la mayoría de las veces exótica por no decir increíble. Sin embargo, en referencia a los habitantes de estos mundos no todo es sorpresa, pues en algunos casos el encuentro con estos seres puede traducirse en el fin de nuestras vidas, bien sea porque terminemos siendo parte de su cadena alimenticia, o porque nos convirtamos en víctimas de sus métodos de defensa, entre los que se encuentran venenos o sustancias de alto grado de toxicidad.

En esta ocasión presentaremos tres de los peces más peligrosos, así como sus características, hábitats y preferencias, a fin de poder establecer un inventario de sólo algunos de los inmensos peligros que yacen en el fondo de las superficies marinas y fluviales. A continuación entonces el trío de los peces más asesinos y riesgosos del planeta:

Pez cabeza de serpiente

Llamados así por la forma de su cabeza, la cual adquiere una similitud con una serpiente, debido a una depresión posterior. Se distinguen también por una larga aleta dorsal, así como por su enorme boca llena de dientes brillantes y afilados. Igualmente cuenta con el rasgo característico de poder respirar fuera del agua, gracias a un órgano suprabranquial y una aorta ventral bifurcada que le asignan cualidad seudoanfibias, lo cual usa este pez para permanecer en tierra por lo menos cuatro días, mientras busca otras fuentes de agua que le puedan servir de alimento, por lo que ha llegado a invadir otros hábitas diferentes a sus lugares originarios, ubicados en Asia y África.

Así también es reconocido y temido como un depredador voraz. Con sus casi cien centímetros de largo y su promedio de seis kilos de peso, el pez cabeza de serpiente resalta por devorar casi cualquier otro tipo de pez. En tierra de igual forma come cualquier animal pequeño que se le cruce, e incluso se han reportado ataques a humanos, pues su apetito de carne no es saciado nunca. Lo peor es que fuera de su hábitat no cuenta con enemigos naturales que controlen su rápida reproducción, por lo que se multiplica sin impedimento en los sitios que ha invadido, convirtiéndose en un verdadero peligro para la población de peces y la población humana.

Pez Tigre Goliat

También de agua dulce y originario de África, en especial del río Congo, este pez constituye uno de los más grandes peligros acuáticos de este continente. Los especímenes machos pueden alcanzar el metro ochenta centímetros de longitud, mientras que las hembras reportan hasta setenta centímetros. En cuanto al peso se han encontrado ejemplares de hasta cincuenta kilogramos. De fuerte musculatura, excelente vista, treinta y dos dientes afilados de hasta una pulgada de largo y gran rapidez, es uno de los depredadores más eficientes de su hábitat, donde se alimenta de peces grandes, cocodrilos pequeños, y se dice que también ha atacado humanos. Sin embargo no se conoce su método de caza, pues los sitios que habita son de difícil acceso. Los habitantes y algunos expertos lo han descrito como una piraña grande, la cual debe ser pescada y manipulada con gran cuidado, pues se corre el riesgo de ser mordido.

Pez Piedra

Perteneciente al reino de las aguas oceánicas, habita las aguas del Pacífico (en especial las de Australia) y las del Océano Índico (sobre todo en el archipiélago malayo). Su nombre hace honor a su forma, pues tiene un aspecto que fácilmente se puede confundir con una roca de los hábitas rocosos donde este pez normalmente se desarrolla. Así mismo es considerado hoy en día como el pez más venenoso del planeta, ya que las quince o dieciséis aletas que se distribuyen por su cuerpo, cuenta cada una con una glándula que segrega veneno, a base de una potente neurotoxina, equivalente al que podría proporcionar una cobra.

Al recibir la picada se siente un dolor intenso, que llega a su máxima expresión a los sesenta minutos de ser picado. De igual forma se presentan vómitos, dolor de cabeza, subida de la tensión arterial, arritmias cardíacas, convulsiones, y en ocasiones los pacientes más vulnerables pueden entrar en coma y presentar paros respiratorios, que derivan en la muerte de la persona. Si la víctima logra sobrevivir tiene que encargarse de mantener limpia y sin infección la herida, la cual es de difícil curación.

Igualmente este pez, que gusta de vivir bajo las rocas en las formaciones coralinas, también cuenta con la cualidad de poder sobrevivir fuera del agua por veinticuatro horas, quedando a veces en la orilla de la playa a espera de que regrese la marea, siendo en ocasiones confundidos por los bañistas con una roca, y pisado por error, tanto en la arena como dentro del agua, lo cual resulta en incidentes que pueden terminar con la vida de quien se lo tope.

Fuente de imagen: 3djuegos.com

Los peces más peligrosos del mundo
noviembre 16, 2015
Se habla de:     


Ver más Artículo al azar