Menú navideño vegetariano

Quizás una de las celebraciones más populares de la cultura occidental sea la Navidad, momento del año en que la familia y los amigos se convocan para compartir, pasar momentos agradables y celebrar la alegría de poder estar juntos un año más.

Comida navideña

Sin embargo, más allá de la alegría que caracteriza estas reuniones y fiestas, existe también todo un cúmulo de tradiciones navideñas, que abarcan desde los adornos, la ropa e incluso la comida, ítem alrededor del cual se ha desarrollado toda una cultura culinaria, la cual se ha afianzado como la comida navideña por excelencia, y que casi siempre está constituida por los ingredientes más exclusivos de la temporada. No obstante, independientemente de los aderezos y acompañantes, se ha vuelto tradición que los platos navideños del mundo tengan como elemento principal una preparación a base de proteína animal (casi siempre pavo o cerdo) la cual es preparada de forma especial, con deliciosas salsas.

Menú vegetariano de Navidad

¿Pero qué pasa si los invitados son vegetarianos? Algunos anfitriones podrían sentirse un poco confundidos con la respuesta, pues al menos que se tengan amplios conocimientos de cocina o incluso se sea propiamente vegetariano, el universo de opciones con los que cuentan quienes asumen este hábito alimenticio, aunque es bastante amplio, es casi totalmente desconocido por quienes no practican esta costumbre.

Empero, no debe surgir la preocupación, pues con un poco de información, imaginación y disposición se podrá preparar una deliciosa opción navideña, en caso de contar con algún invitado que como opción de vida haya elegido el vegetarianismo. Un ejemplo de ello, lo constituye el menú vegetariano de Noche Buena, que se ofrece a continuación:

Entrada: cebolletas y espárragos

Una entrada vegetariana deliciosa, la cual puede ser usada perfectamente en Noche Buena, es el Gratinado de cebolletas y espárragos con velouté, el cual puede ser usado también como pasabocas. Para preparar cuatro porciones, se necesitará contar con los siguientes ingredientes: cuatro (4) rebanadas de pan, tipo hogaza / dieciséis (16) espárragos verdes / cuatro (4) cebolletas, de tamaño muy pequeño / tres cuartos ( ¾ ) de litro de caldo de vegetales / tres (3) cucharadas de harina integral / dos (2) pimientos rojos / tres (3) dientes de ajo, también pequeños / tres (3) cucharadas de salsa de tomate / agua / perejil / aceite de oliva y sal marina al gusto.

Una vez se cuenten con todos los elementos a disposición, se procederá a limpiar los espárragos, a fin de despojarlos también de la parte inferior del tallo. Conservando entonces la cabeza, se deberán colocar por lo menos ocho minutos en agua hirviendo con sal, a fin de cocerlos. Cuando están al dente, deben retirarse del fuego, sumergir en agua helada, a fin de blanquearlos, y conservar aparte. Por otro lado, se limpiarán y cortaran en julianas las cebolletas, las cuales serán salteadas con un poquito de aceite de oliva. En esta parte del proceso se puede agregar a la cebolleta un poco de sal, pimienta, el perejil, además de la especie que prefiera. Una vez retiradas del fuego, se les quitará el exceso de aceite con una servilleta.

Mientras las rodajas de pan son horneadas a 220 º, a fin de que se tuesten, se puede ir preparando el velouté, para lo cual se deberá saltear en una sartén el ajo y los pimientos, picados finamente. Cuando hayan largado un poco de jugo, se debe entonces agregar la harina, así como la salsa de tomate. Teniendo una preparación espesa, se agrega el caldo de vegetales, hasta que todo se haya incorporado. Se baja del fuego Al momento de armar el plato, se coloca en cada rebanada de pan tostado, cuatro rebanadas de espárragos, una cebolleta y encima el velotué. Se puede adornar con perejil, y se lleva nuevamente al horno hasta que gratine. Se sirve caliente.

Plato principal: lasaña verde

Así también, se puede ofrecer a los comensales vegetarianos una Lasaña verde de hortalizas como plato principal. Para prepararla, se necesitará tener a mano los siguientes ingredientes: un (1) paquete de láminas para lasaña, de color verde preferiblemente / una (1) cebolla / ochocientos (800 gr) gramos de calabaza / un (1) kilo de calabacín / seis (6) tomates secos / cien (100 gr) gramos de piñones / ocho (8) hojas de albahaca / quinientos (500 gr) de leche evaporada / veinticinco (25 gr) gramos de harina de almendra / cien (100 gr) de queso / aceite de oliva / perejil / una (1) pizca de nuez moscada / una (1) pizca de sal marina.

El primer paso que se debe seguir para elaborar esta receta es la de colocar los tomates secos a hidratar en aceite, a fin de que esté preparado al momento de usarse. Así mismo, se comenzará por colocar un poquito de aceite de oliva en una sartén, cuando se haya calentado, se colocará la cebolla, picada finamente, cuando esté a punto de dorarse, se agregarán la calabaza y el calabacín picados también en cuadritos pequeñitos. Cuando esta preparación comience a largar su jugo, se deberá agregar la leche evaporada, dejando que se cosa hasta que se reduzca. Se bajará del fuego. Se realizará una preparación a base de hojas de albahaca, finamente picadas, los tomates secos y los piñones, la cual se agregará a los calabacines y calabazas. Se agregará sal al gusto.

Por su parte, la salsa bechamel se prepara colocando una olla profunda al fuego, en donde se debe colocar un poco de aceite. Cuando este se encuentre caliente, se deberá colocar la harina, permitiendo que este ingrediente comience a cocinarse, y no permitiendo que se hagan grumos. De inmediato se agregará leche evaporada, la sal y la nuez moscada, removiendo para que no se pegue, y dejando al fuego por diez minutos.

En una olla con agua, se deberán cocer las láminas de lasaña, hasta que estén al dente, con cuidado de que no se partan, pasen o pierdan su forma. Cuando estén listas, en un molde de horno, se montará la lasaña, teniendo cuidado de ofrecer una capa de salsa bechamel, una de láminas de lasaña, una de vegetales, y así sucesivamente. Se agrega el queso por encima, y se lleva al horno hasta que gratine, se espolvorea con un poco de perejil, y se sirve caliente.

Postre: manzanas y nueces

Aun cuando en el ámbito de los postres no existen tantas complicaciones, como suele suceder con los platos principales, una buena opción de dulce para las personas vegetarianas, lo constituye esta preparación de Manzanas asadas rellenas con nueces y pasas, la cual además de deliciosa contiene el sabor de la Navidad.

Para su preparación se necesitarán los siguientes ingredientes, calculados para rendir cuatro porciones: cuatro (4) manzanas grandes / dos (2) cucharadas de azúcar morena o rubia / una (1) cucharadita de canela en polvo / veinticinco (25 gr) gramos de nueces / cuarenta (40 gr) gramos de uvitas pasas / una (1) cucharada de margarina / media taza de agua caliente.

Al tener todos los ingredientes a mano, se procederá a preparar las manzanas para el postre. De esta manera, se deberán lavar las manzanas, quitarles el corazón, teniendo mucho cuidado de ofrecen un orificio de buen tamaño para el relleno sin riesgo de romper la manzana. Por otra parte, se deberán trocear las nueces y picar las uvitas pasas, a fin de mezclarlas posteriormente con la canela y el azúcar.

En un molde, se colocarán cada una de las manzanas, las cuales se rellenarán con la preparación hecha con las nueces y uvas pasas. Como tapa se colocará un poco de margarina sobre el relleno. En el molde, se colocará también agua caliente. Se llevarán las manzanas, por 45 minutos, a una temperatura de 190 ºC. Deben quedar tiernas. Al momento de servir, se coloca cada manzana en el centro de un plato para postre, se baña con la salsa que ha quedado en el fondo del molde en la que se horneó, y se puede decorar con pedacitos de nuez y anís estrellado.

Imagen: pixabay.com

Menú navideño vegetariano
diciembre 23, 2016

Ver más Artículo al azar