Normas de escritura de los prefijos en el Español

Antes de abordar una explicación sobre la correcta escritura, que según la Real Academia Española de la Lengua, deben tener las palabras que cuentan en su composición con algún prefijo o prefijoide, quizás los mejor sea tomar en consideración algunas definiciones, que permitirán entender estas normas ortográficas dentro de su justo contexto.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En este sentido, quizá también sea conveniente enfocar esta revisión a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia noción de prefijos, a fin de cobrar conciencia sobre la naturaleza morfológica de unas de las partículas afectadas por estas reglas ortográficas. Así también, puede que sea necesario pasar revista sobre lo que la Morfología ha señalado respecto a Los prefijos y prefijoides propios del Español.  A continuación, cada uno de estos asuntos teóricos:

Los prefijos

De esta manera, se comenzará por decir que la Lingüística ha definido los prefijos como un tipo de morfema, exclusivamente átono, y de naturaleza derivativa, el cual se desempeña uniéndose de forma anterior a ciertos lexemas, para crear junto a ellos, a través del proceso de Derivación, nuevas palabras.

Por otro lado, la Morfología ha sido también enfática en señalar que los prefijos no solo deben ser entendidos como morfemas átonos y derivativos, sino que tiene que ser visto igualmente como uno de los cinco distintos tipos de afijos que existen dentro de las Lenguas naturales, de ahí que sean contados igualmente junto a otros morfemas como los sufijos, infijos, interfijos y circunfijos, afijos estos que se diferencian entre sí, básicamente por la posición exacta en la que cada uno de inserta o anexa al lexema, más allá claro de su naturaleza átono o tónico, o también del proceso morfológico que protagoniza cada cual.

Prefijos y prefijoides del Español

Pese a que en el Español existen partículas que se anexan de forma anterior al lexema, para conformar nuevas palabras, no todas pueden ser consideradas como prefijos, puesto que ni son átonas, ni crean nuevas palabras exclusivamente por medio de la Derivación. En consecuencia, la Morfología del Español ha señalado que dentro de esta lengua, se encontrarán entonces dos tipos de partículas, que se unan de forma anterior a los lexemas, siendo explicadas de la siguiente manera:

  • Prefijos: en primer lugar, sí existirán partículas que puedan ser identificadas como auténticos prefijos, es decir, que sean morfemas átonos y derivativos, que cumplan con la función de crear nuevas palabras, por medio de la Derivación, uniéndose de forma anterior al lexema.
  • Prefijoides: por otro lado, existirán dentro del Español otro grupo de partículas, constituidas por morfemas o raíces cultas e invariables, de naturaleza tónica, que se unirán de forma anterior a ciertos lexemas, con el fin de crear nuevas palabras, pero a través de procesos distintos a la Derivación (unión de un lexema y un afijo derivativo), como los son la Composición (unión de dos lexemas) o la Parasíntesis (unión de dos o más morfemas).

Normas de escrituras de prefijos y prefijoides

Una vez vistas estas definiciones, quizás sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre las normas ortográficas sentenciadas por la Real Academia Española de la Lengua, en referencia a cómo deben escribirse todas las palabras que sean constituidas por la unión de un morfema o partícula anterior. En este orden de ideas, es necesario señalar que anteriormente, debido precisamente a que no solo se puede hablar de prefijos átonos en el Español, sino que también existen prefijoides tónicos, por tradición se había optado por escribir estas últimas partículas separadas por un guión del lexema al que se unían, presentándose en algunos casos dos acentos tónicos en la palabra.

Sin embargo, a raíz de los cambios ocurridos dentro de la norma ortográfica del Español en 2010, la Academia ha desechado esta práctica, optando por escribir la gran mayoría de prefijos o prefijoides unidos de forma plena al lexema al cual se han unido. Sin embargo, existen algunas excepciones, por lo cual puede que lo mejor sea entonces revisar cada uno de los aspectos que ha señalado la Real Academia Española de la Lengua sobre las normas de escritura de los prefijos y prefijoides en el Español:

1.- Si el prefijo o prefijoide se une a un lexema univerbal, es decir, constituido por una sola partícula, entonces el prefijo debe escribirse siempre unido a la palabra o lexema. Por ejemplo: prepago, predecir, antiadherente, posparto, exalcohólico,  exesposo, expresidente, antirrobo, superbién. En consecuencia se considerará un error, dentro de la Ortografía del Español, para la escritura de este tipo de palabras, la presencia de un guión entre prefijo y lexema, o incluso dejar un espacio en blanco entre ambas partículas.

2.- En caso de que la palabra que se desee escribir esté conformada por dos prefijos o prefijoides que antecedan al lexema, la Academia señala que estas palabras deberán ser escritas igualmente como una unidad, sin que existan entre ellas espacios o guiones. Por ejemplo: antiposmodernita.

3.- Sin embargo, si el prefijo o prefijoide debe unirse a alguna palabra que comience por mayúscula, entonces será necesario colocar el guión, para así evitar que en una palabra exista una mayúscula en una posición distinta a la inicial, lo cual es considerado como una anormalidad o error dentro de la Ortografía del Español. Algunos ejemplos de este tipo de casos serán los siguientes: pro-Trump, anti-ALCA, pos-URSS, etc.

4.- Otro caso en el que debe usarse dentro del Español la escritura del guión, entre un prefijo o prefijoide y la partícula a la que se une, sucede cuando esta partícula morfológica se une a un número. Por ejemplo: sub-21.

5.- Con respecto a los prefijos que deben ser escritos de forma separada a la partícula a la cual se unen, la Academia ha señalado que esto sucederá toda vez que el prefijo se una y modifique a una partícula no univerbal, sino conformada por varias palabras. Por lo general, los prefijos y prefijoides que más predisposición tiene a participar de esta norma son las partículas ex, pro-, y anti-. Algunos ejemplos de esto serían los siguientes: pro pena de muerte, ex relaciones matrimoniales, pre Primera Guerra Mundial.

Imagen: pixabay.com

Normas de escritura de los prefijos en el Español
abril 20, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar