Palabras derivadas

Ampliar este tema:

Quizás lo más conveniente, antes de abordar una explicación sobre las Palabras Derivadas, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de partículas, dentro de su contexto morfológico preciso.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea necesario delimitar esta revisión teórica a siete nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Morfología, pues así será mucho más sencillo entender la naturaleza de la disciplina en la cual ha surgido el concepto de Palabras Derivadas. Por igual, será necesario pasar revista sobre las definiciones de Monemas, Afijos, Prefijos, Interfijos, Sufijos y la Palabra, por encontrarse directamente relacionados con el concepto de Palabras Derivadas. A continuación, cada una de estas cuestiones:

Morfología

De esta manera, se comenzará por decir que la Morfología ha sido explicada por los distintos autores como una de las principales disciplinas lingüísticas. Así mismo, esta disciplina ha sido explicada como una materia cuyo principal objeto de estudio es la estructura de la palabra, así como de cada una de las unidades que la producen. No obstante, la Morfología también puede encargarse de estudiar las palabras según cada una de las posibilidades que producen las distintas combinaciones de las unidades que constituyen su estructura.

Morfemas

En consecuencia, se puede inferir entonces que los Morfemas serán los principales objetos de estudio de la Morfología, así como las unidades lingüísticas que constituyen aquella Primera articulación de la que hablaba el lingüista francés, André Martinet, cuando hablaba de la Doble Articulación del Lenguaje, puesto que los Morfemas se presentarán como combinaciones infinitas, que garantizarán la vitalidad del Lenguaje.

De igual forma, los lingüística optan por definir los Morfemas como aquellas unidades lingüísticas, indivisibles y poseedoras de sentidos específicos, bien si estos son léxicos o gramaticales. De hecho, esta diferencia en la información que los Morfemas aportan a la palabra son los que hacen que estas partículas sean diferenciadas en dos grandes grupos, los cuales pueden explicarse de la siguiente manera:

  • Lexemas: serán unidades lingüísticas indivisibles, y que constituirán siempre la parte invariable de la partícula. Por otro lado, los Lexemas aportarán sentido léxico a la palabra.  Estos Lexemas podrán ser tanto unidades independientes, es decir, que funcionen como una sola palabra, así también dependientes, entendiéndose esto como la necesidad del Lexema de unirse a otro tipo de partículas, que lo complementen o aporten información.
  • Morfemas: por otro lado, dentro de la estructura de la palabra también existirán los Morfemas, los cuales serán definidos como aquellas unidades lingüísticas, indivisibles y variables, que aportan información a la palabra. Dentro de este grupo también pueden distinguirse dos distintas clases: los Morfemas independientes, los cuales se explicarán como aquellas partículas que pueden funcionar como palabras autónomas, aportando información gramatical al texto, o también los Morfemas dependientes, partículas que necesariamente deben unirse al lexema, para complementarlo, bien sea señalando algo gramatical (Morfemas flexivos) o uniéndose a él para generar nuevas palabras (Morfemas derivativos).

Afijos

Por otro lado, también será de provecho lanzar luces sobre la definición de Afijos, los cuales son entendidos como aquellas partículas que se unen en algún punto del lexema, para desarrollar con él ciertos procesos morfológicos, destinados a conformar nuevas palabras, cuya principal característica es contar con plena independencia semántica.

De acuerdo a lo que señalan los lingüistas, los afijos son Morfemas, que se encuentran presentes en todas las Lenguas naturales, y pueden ser clasificados en cinco tipos: Sufijos, Interfijos, Prefijos, Infijos y Circunfijos, partículas estas que se diferenciarán entre sí de acuerdo a tres rasgos específicos:

  • la naturaleza átona o tónica con la que cuenta cada una de ellas.
  • el punto específico del lexema al cual se unen o insertan.
  • el proceso morfológico que cada partícula desarrolla con el lexema al cual se une.

Prefijos

Así también, será productivo traer a capítulo el concepto de Prefijos, los cuales serán entendidos entonces como aquellos morfemas o afijos, de naturaleza exclusivamente átona, que se unen de forma anterior a los lexemas, para generar con ellos, por medio del proceso morfológico de la Derivación nuevas palabras, caracterizadas por su completa independencia semántica, frente a las partículas que han participado de su formación.

No obstante, dentro de los Prefijos también han sido clasificados los Prefijoides, los cuales estarán constituidos por morfemas tónicos y lexemas o raíces cultas, las cuales se unirán también de forma anterior a los lexemas, para producir con ellos nuevas palabras, pero a través de procesos distintos a la Derivación, como lo son por ejemplo la Composición (Unión productiva de dos lexemas) o la Parasíntesis (combinación de la Composición y la Derivación). De acuerdo a lo que señalan los lingüistas los Prefijos y prefijoides del Español provienen del Latín, el Griego y un pequeño grupo del Eslavo, pero este último es de uso científico exclusivo.

Interfijos

De igual forma, se encontrarán los Interfijos, los cuales han sido explicados por las distintas fuentes como aquellos morfemas, de naturaleza átona y sin significado léxico alguno, que se insertan en algún lugar de la palabra, con el fin de crear nuevas palabras, bien para romper el Hiato que puede presentarse en ellas (en el caso de los Interfijos antihíaticos) o conformar nuevas palabras, con el fin de diferenciarlas de alguna otra partícula de la cual pudiera resultar homónima (interfijos diferenciadores).

Sufijos

También será necesario cobrar conciencia sobre la definición de los Sufijos, los cuales serán entendidos entonces como aquellos morfemas, de naturaleza exclusivamente tónica, los cuales se anexan al lexema, para conformar con él palabras nuevas e independientes semánticamente, a través del proceso de Derivación. No obstante, en este grupo existirán también sufijos flexivos, los cuales se unen al lexema para señalar alguna de sus variaciones gramaticales.

Palabra

Por último, también será necesario tomar un momento para reflexionar sobre la definición de Palabra, la cual es entendida entonces como la unidad lingüística de significado, que se encuentra comprendida entre dos pausas, que se dan en un texto. Es importante recordar que cuando la Lingüística habla de la Palabra, en realidad se refiere a ella como una realidad lingüística, residente en la Lengua y materializada en el habla, y no a su hecho escrito, pues para esta disciplina, la Escritura es en realidad un mero registro del lenguaje.

Por ende, a nivel morfológico, la Palabra será comprendida como la combinación con sentido de morfemas y lexemas. Mientras que a nivel Sintáctico, la Palabra podrá ser vista como la unidad de la oración, puesto que una combinación coherente de palabras producen oraciones, mientras que una combinación organizada y con sentido de oraciones hacen posible textos.

Palabras derivadas

Una vez se han explicado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo realizar una aproximación al concepto de Palabras Derivadas, las cuales pueden ser básicamente descritas como la unidad lingüística con sentido, comprendida entre dos pausas que se dan en un texto, y que se caracterizan por estar conformadas por lexemas y morfemas derivativos, es decir, que puede encontrarse evidencia de que ellas han sido producto de un proceso morfológico de Derivación, ocurrido entre un lexema y alguno de los afijos derivativos (Sufijos, Prefijos o Interfijos).

Siendo palabras derivadas, por lo general, estas partículas comparten el lexema con algunas otras palabras, pues a esta partícula léxica se le pueden unir distintos morfemas derivativos, produciendo varios tipos de palabras, con sentidos semánticos diferentes. Esta situación se conoce en la Lingüística como familias de palabras, es decir, grupos de palabras derivadas, que comparten un lexema o raíz común.

Tipos de derivación

No obstante, debido precisamente a que en la Derivación de palabras puede ocurrir que intervengan diferentes afijos derivativos, al tiempo en que se producen distintos tipos de palabras, es decir, diferentes categorías gramaticales de palabras. En este sentido, la Morfología ha señalado entonces los siguientes tipos de Derivación:

Derivación nominal

El primer caso ocurre cuando al lexema se le une un morfema derivativo específico, constituyendo una palabra, con independencia semántica frente a las partículas que la produjeron, y que gramaticalmente puede ser considerada como un Sustantivo.

Así mismo, estos sustantivos producidos por Derivación se clasificarán según la categoría gramatical de la palabra original de la cual se ha derivado, ordenándose en cuanto a Sustantivos Deverbales (dormir → dormitorio), Sustantivos Deadjetivales (Tonto → tontería), Sustantivos denominales (carne → carnicero).

Derivación adjetival

Sin embargo, también puede ocurrir que la Derivación produzca palabras que pueden ser clasificados como Adjetivos. Estas palabras serán ordenadas a su vez de acuerdo a las palabras originales de las cuales nacieron estos Adjetivos. Por ejemplo, Adjetivos deverbales (llorar → llorón); Adjetivos Deadjetivales (Bello → Bellísimo).

Derivación verbal

Así mismo, puede ocurrir que las palabras que se generen de la Derivación sean clasificadas dentro de la categoría gramatical de Verbos. En consecuencia, estas palabras se ordenarán igualmente según las categorías gramaticales que poseían los lexemas o partículas de las cuales se derivaron, después de que los afijos derivativos se unieron a las palabras simples o raíces. En esta categoría se encontrarán entonces los siguientes:

  • Verbos Deverbales (aquellos verbos que se generan por derivación de otros verbos. Por ejemplo, Cantar → Canturrear);
  • Verbos Deadjetivales (esos verbos que se generan de adjetivos. Por ejemplo, Limpio → Limpiar);
  • Verbos Denominales (aquellos  verbos que provienen de otros sustantivos. Por ejemplo, Centro → Centrar) y por último,
  • Verbos Deadverbiales (aquellos verbos que proceden de palabras identificadas como Adverbios. Por ejemplo:  Cerca → acercar).

Imagen: pixabay.com

Palabras derivadas

Bibliografía ►

Se habla de:                                 


Ver más Artículo al azar