Palabras homófonas

Tal vez lo mejor, antes de abordar una explicación sobre las Palabras homófonas, sea necesario revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta clase o tipo de palabras, dentro de su contexto semántico específico.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también resulte necesario delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Semántica, pues esto permitirá entender la naturaleza de la disciplina en la cual se ha gestado el concepto mismo de Palabras homófonas. Así mismo, será igualmente pertinente explicar los conceptos de Palabra y de Palabras homónimas. A continuación, cada una de estas definiciones:

Semántica

De esta manera, se comenzará entonces por explicar que la Semántica ha sido definida de forma general por los distintos autores como una de las principales disciplinas de la Lingüística. Igualmente, de forma un poco más precisa, la Semántica puede ser entendida también como la materia que se encarga de estudiar las distintas palabras, pero desde su concepto o significado. Es decir, examina las palabras según su sentido o el concepto al cual apuntan.

La palabra

En segunda instancia, también será necesario abordar el concepto de Palabra, la cual ha sido definida de distintas maneras, según la disciplina lingüística que la haya considerado. De esta forma, se podrá decir por ejemplo que la Morfología ha explicado la Palabra como la combinación coherente de Lexemas (unidades mínimas lingüísticas con significado) y de Morfemas (unidades mínimas que pueden cumplir en la palabra una función complementaria, tanto léxica como gramatical).

Por otra parte, la Semántica ha definido la Palabra como la partícula mínima de sentido, la cual se encuentra comprendida entre dos pausas, que tienen lugar en un texto. En este punto hay que hacer un alto, para aclarar igualmente que siempre que en la Lingüística se hable de un texto, se referirá a un registro oral, y no escrito, puesto que para esta disciplina, la Escritura es un registro secundario del Lenguaje, existente en la Lengua, y realizada en el Habla.

Así también, la Sintaxis se ha ocupado de explicar la Palabra como el núcleo de la oración, así como cada una de las partículas que conformarán esta estructura lingüística con sentido. En consecuencia, cuando se quiere analizar el texto desde lo micro a lo macro, se podrá decir que la combinación de morfemas y lexemas produce palabras, mientras que la combinación coherente de palabras generará oraciones, y finalmente la organización coherente y cohesionada de oraciones producirá textos.

Palabras homónimas

Finalmente, también resultará de provecho traer a capítulo la definición de Palabras homónimas. Sin embargo, puede que también sea necesario revisar previamente la definición de Homonimia, la cual será señalada como la relación que existe entre dos o más palabras, que pese a contar con similitudes, en cuanto a su ortografía o pronunciación, en realidad serán palabras distintas, por señalar o referirse a conceptos distintos.

Por ende, las palabras homónimas serán aquellas partículas con sentido, comprendidas entre dos pausas, que ocurren en un texto, y que establecen relaciones de homonimia con otras formas, con las que coinciden plenamente en cuanto a su grafía o pronunciación, pese a contar con sentidos semánticos distintas. Así mismo, la Lingüística ha señalado que las Palabras homónimas pueden clasificarse también según el tipo de homonimia que establecen con otras partículas, distinguiéndose  entonces entre Palabras homógrafas, Palabras homónimas y Palabras parónimas.

Palabras Homófonas

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a una definición de Palabras homófonas, las cuales serán explicadas entonces como uno de los principales tipos de Palabras Homónimas. Así mismo, las partículas Homófonas han sido descritas como aquellas palabras, que contando con una pronunciación idéntica, en realidad responden a ortografías y significados distintos. Es decir, que se pronuncian igual, pero se escriben y cuentan con semánticas diferentes.

Ejemplos de palabras homófonas

Sin embargo, es probable que la forma más eficiente de cerrar una explicación sobre las Palabras Homófonas sea revisar algunos ejemplos, que permitirán ver de manera concreta cómo se da la relación de homonimia entre estas palabras. A continuación, algunos ejemplos de este tipo de palabras:

Un ejemplo de palabras homófonas serían las formas Allá, Haya, Aya o Halla, en donde se tendrá una pronunciación idéntica, pero ortografías y significados distintos. Al respecto, entonces Allá será entendido como un adverbio de lugar; Haya es identificado como una conjugación del verbo Haber; Aya es un sustantivo usado para referirse a la niñera; y Halla es también una conjugación verbal, pero referente al verbo Hallar.

Otro ejemplo de palabras homófonas sería el caso de Cima y Sima, par lingüístico que igualmente aun cuando presenta la misma pronunciación, cuenta también con ortografía y sentidos diferentes. De esta manera, la palabra Cima será usada para referirse al punto más alto de una montaña, mientras que la forma Sima será empleada para denominar el punto más profundo de un abismo.

Por último, entre los varios ejemplos que se pueden encontrar en el Español sobre las Palabras homófonas están las formas ¡Ay!, Hay y Ahí, las cuales pese a su pronunciación idéntica, cuentan con ortografía y semántica distintas, teniéndose entonces que la forma ¡Ay! es una interjección empleada para expresar dolor, mientras que Hay es un verbo, y Ahí un adverbio de lugar.

Imagen: pixabay.com

Palabras homófonas
agosto 19, 2018

Ver más Artículo al azar