Palabras invariables

Tal vez lo más recomendable, previo a aproximarse a una definición sobre Palabras invariables, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de estructuras lingüísticas, dentro de su contexto morfológico preciso.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En consecuencia, puede que también resulte prudente enfocar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, el concepto mismo de Morfología, pues esto permitirá entender la naturaleza de la disciplina en la cual ha surgido la noción de Palabras invariables. Por igual, será necesario lanzar luces sobre el concepto de Monemas y de Palabras. A continuación, cada una de estas definiciones:

Morfología

De esta manera, se comenzará por señalar que la Morfología ha de ser entendida como una de las principales disciplinas de la Lingüística, así como la materia que tiene como objeto el estudio de la palabra, pero desde su estructura, es decir, en cuanto a las unidades lingüísticas que se unen y combinan para producirla. Sin embargo, la Morfología también se encargará de estudiar las distintas palabras que se producen en cuanto a estas posibles combinaciones.

Monemas

Por ende, se puede decir entonces que los Monemas serán los principales objetos de estudio de la Morfología, por ser ellos precisamente las partículas lingüística o unidades con sentido –bien sea léxico o gramatical- que se combinan para producir palabras. En este sentido, los Monemas constituirían la Primera articulación de la cual hablaba André Martinet cuando promulgó su teoría de la Doble articulación del lenguaje, puesto que los Monemas y sus combinaciones resultarían infinitas, produciendo entonces que el lenguaje fuese ilimitado.

Así también, la Morfología ha señalado que los Monemas pueden ser clasificados en dos distintos grupos, de acuerdo al tipo de información que aportan a la palabra a la cual pertenecen. A continuación, una breve explicación de cada una de estas clases de Monemas:

  • Lexemas: en primer lugar, se encontrarán los Lexemas, los cuales han sido explicados como las unidades lingüísticas, indivisibles e invariables, que forman parte de la palabra, aportando su significado léxico. En este grupo pueden concebirse igualmente dos subgrupos, cuya principal diferencia será la necesidad o no de unirse a otro tipo de partículas. Por ende, se tendrán los Lexemas independientes, los cuales serán partículas con sentido léxico que podrán funcionar como una sola palabra, sin necesidad de unirse a otras partículas; por otro lado, estarán entonces los Lexemas dependientes, partículas que permanecen invariable dentro de la palabra, aportando su sentido léxico, pero que deben funcionar necesariamente unidos a otro tipo de partículas, como por ejemplo los morfemas, o incluso otros lexemas.
  • Morfemas: por su lado, dentro de las palabras, también existen unidades lingüísticas, indivisibles y que por lo general acompañan al lexema, con el fin de complementarlo, aportándole información, bien de tipo léxico o gramatical. En consecuencia, dentro de este grupo de Monemas, también pueden hablarse de dos subtipos: por un lado, estarán los Morfemas independientes, es decir, aquellos que pueden efectivamente comportarse como una palabra autónoma, a fin de transmitir alguna información gramatical; y aquellos que necesitan unirse obligatoriamente a un lexema, aportando información gramatical (morfemas flexivos) o generando junto a este nuevas palabras (morfemas derivativos).

Palabra

Por último, también será de provecho aproximarse a la definición que dan las disciplinas lingüísticas en torno al concepto de Palabra. De esta forma, se tendrá por ejemplo que para la Sintaxis, la Palabra es una unidad lingüística de sentido, la cual se encuentra comprendida entre dos pausas, en la oración. Es necesario también recordar que cuando la Lingüística habla de Palabras, lo hace en relación a la Palabra hablada, pues para esta disciplina interesa el Lenguaje, no la escritura, a la cual ve como un mero registro del Habla y de la Lengua.

Con respecto a la Morfología, la Palabra es entendida entonces como la estructura lingüística, producida por la combinación de los distintos lexemas y morfemas. Así entonces, la Palabra sería producto de la unión de monemas, mientras que ella misma sería el núcleo de la Oración, la cual puede ser explicada entonces como una combinación de palabras con sentido. Por igual, los textos serían combinaciones coherentes y cohesionadas de oraciones.

Palabras invariables

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre las Palabras invariables, clasificación que ha sido concebida por la Morfología. Así mismo, este tipo de palabras han sido definidas entonces como aquellas unidades lingüísticas, comprendidas entre dos pausas, las cuales nunca sufren alteración o cambio alguno en su estructura.

Por lo general, este tipo de palabras pueden ser identificadas como morfemas independientes, y en algunos casos como lexemas independientes. De igual forma, casi siempre este tipo de palabras, es decir, las Palabras invariables, cumplen con una función gramatical dentro de la oración, relacionando otras palabras, o introduciendo otras oraciones.

Tipos de palabras invariables

No obstante, no existirá un solo tipo de Palabra invariable, por lo que quizás lo mejor sea concluir una explicación sobre las Palabras invariables, a través de la exposición de cada uno de los diferentes tipos que existen, tal como los que se ven a continuación:

  • Preposiciones: estas palabras, servirán para unir palabras o sintagmas dentro de la oración. Nunca cambian su estructura, ni deben concordar en género ni número con los sustantivos u otras clases de palabras. Son usadas dentro del texto para indicar ubicación, procedencia, orientación, etc. Algunos ejemplos serán: por, sobre, para, cabe, entre, etc.
  • Conjunciones: por su parte, las Conjunciones también serán entendidas como Palabras Invariables, puesto que ellas nunca cambiarán su estructura para concordar con otras palabras. Así mismo, se encargan de unir o relacionar otras palabras, por lo que tienen solo una función gramatical, pues de hecho carecen de significado. Por ejemplo: y, o, más, que, etc.
  • Adverbios: así mismo, los Adverbios son considerados como palabras invariables. Estos acompañan al verbo, modificándolo o agregando información sobre él, sin embargo, no presenta cambios en su estructura según el género o número que asuma el género. Algunas veces, los Adverbios también modifican adjetivos. Por ejemplo: ahora, ayer, muy, fuertemente, etc.
  • Interjecciones: por último, dentro de los distintos tipos de Palabras invariables, se encontrarán las Interjecciones, las cuales son entendidas como aquellas partículas que nunca presentan variaciones, y que son usadas para expresar sentimientos. A nivel sintáctico, este tipo de palabras son entendidas como oraciones independientes, y deben ser escritas dentro de signos de exclamación. Por ejemplo: ¡Ay!, ¡Oh!, ¡Uy!

Imagen: pixabay.com

Palabras invariables
julio 31, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar