Palabras simples

Quizás lo mejor, antes de abordar una explicación sobre las Palabras simples, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que probablemente permitan entender este tipo de partículas lingüísticas, dentro de su justo contexto morfológico.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea necesario delimitar esta revisión a tres nociones específicas: en primer lugar, el propio concepto de Morfología, pues esto hará posible que se cobre conciencia sobre la naturaleza de la disciplina en la cual ha nacido la noción de Palabras simples. Por su lado, también será de provecho lanzar luces sobre el concepto de Monemas y de Palabra. A continuación, cada uno de ellos:

Morfología

Por consiguiente, se comenzará por decir que la Morfología es entendida de forma general, por la mayoría de autores como una de las principales disciplinas de la Lingüística. Así mismo, de una forma más específica, la Morfología ha sido explicada como la materia que se interesa por estudiar las distintas palabras, pero dese el punto de vista de su estructura. Por otro lado, la Morfología también estudiará  los tipos de palabras que se producen según las diferentes estructuras.

Monemas

De esta manera, podrá añadirse entonces que los Monemas son las estructuras o unidades con sentido –bien sea léxico o gramatical- que constituyen el objeto de estudio de la Morfología. Así también, los Monemas son identificados por los lingüistas como el propio objeto de la Morfología, en tanto conforman la estructura de la palabra.

Por igual, los especialistas también señalan la importancia de comprender los Morfemas como las estructuras que constituyen la Primera articulación de la cual hablaba André Martinet, puesto que estas unidades de sentido, son infinitas y a la vez ofrecen infinitas posibles combinaciones, lo cual hace a su vez que el lenguaje ciertamente sea infinito.

También será importante señalar que para la Lingüística, los Monemas pueden ser clasificados en dos grandes grupos, cuya principal diferencia será el tipo de información que aportan a la palabra. A continuación, una pequeña explicación de cada uno de estos grupos:

Reglas para el uso del asterisco El asterisco es un símbolo de ortografía, en forma de una estrella. De acuerdo con el uso requerido,...
Ejemplos de pronombres exclamativos Quizás lo más conveniente, previo a avanzar en una explicación sobre los Pronombres exclamativos, se...
Cómo se escribe ¿abrir o habrir? Probablemente uno de los momentos de mayor duda de una hablante ocurre cuando en un texto escrito se...
  • Lexemas: de esta manera, se encontrarán los Lexemas, los cuales han sido explicados de forma general por la Morfología como aquellas unidades lingüísticas indivisibles e invariables, dentro de la palabra, cuya función es aportar información léxica. En este conjunto de Monemas pueden encontrarse dos distintos tipos, los cuales se distinguirán entre sí de acuerdo a su capacidad de actuar de forma autónoma o unida a otras partículas. En consecuencia, se clasificarán de la siguiente manera:
  • Lexemas independientes: serán aquellos lexemas, que pueden funcionar como una palabra independiente, es decir, que no necesitarán unirse a otras partículas, para completar su información.
  • Lexemas dependientes: por otro lado, los Lexemas también podrán ser dependientes. En este caso, serán igualmente unidades lingüísticas indivisibles e invariables, las cuales deben estar siempre unidas a otras partículas, bien si estas son otros lexemas (como ocurre en los procesos compositivos) o morfemas.
  • Morfemas: en cuanto a los Morfema, estos han sido explicados por la Morfología como aquellas unidades lingüísticas indivisibles, que son usadas para aportar información gramatical a la palabra. En este grupo pueden distinguirse igualmente dos distintos grupos, cuya principal diferencia será entonces también su autonomía. Por ende, los Morfemas pueden clasificarse en los siguientes grupos:
  • Morfemas independientes: serán aquellos morfemas que cuentan con la capacidad de actuar en la oración de forma autónoma, constituyéndose entonces en una sola palabra, la cual cuenta con un sentido gramatical.
  • Morfemas dependientes: así también, dentro de los Morfemas se encontrarán también los Morfemas que deban actuar en todo momento unido a un Lexema. En este subgrupo pueden encontrarse igualmente dos distintos tipos: aquellos que se unen al Lexema para indicar algún tipo de variación gramatical en él (Morfemas flexivos) y aquellos se anexan al Lexema para generar con esta partícula nuevas e independientes palabras (Morfemas derivativos).

Palabra

Por último, también será de provecho tomar un momento para reflexionar sobre la definición de Palabra, la cual ha de ser entendida como una unidad lingüística con sentido, la cual se encuentra comprendida entre dos pausas, que suceden en un texto. Sin embargo, es importante señalar que cuando la Lingüística habla de Palabra se refiere al hecho lingüística del Habla, y nunca al escrito, pues esta disciplina considera la Escritura como un simple registro del Habla y de la Lengua.

Con respecto a la perspectiva morfológica, la Palabra es entendida entonces como una combinación de Monemas. Así mismo, ya desde la Sintaxis, la Palabra es vista como el núcleo de la Oración. Al tiempo que las oraciones son entendidas como las combinaciones de palabras, que combinadas producen textos de diferente extensión.

Palabras simples

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre las Palabras simples, las cuales constituyen un renglón concebido por la Morfología, siendo definido entonces como aquellas unidades indivisibles y con un sentido léxico, que actúan sin necesidad de unirse a otras palabras. Ergo, las palabras simples pueden ser identificadas como lexemas independientes.

Algunos ejemplos de este tipo de palabras serán los siguientes: mar, libro, pan, árbol, avión,  mano, pie, café. Es decir, palabras que no han sido producto de un proceso de Derivación, sino que por el contrario pueden constituir por sí misma el origen de una familia de palabras. Por otro lado, la Morfología aclara que una lexema simple en plural, por ejemplo manos, puede ser considerado también como una palabra simple, pues no ha surgido de un proceso de Derivación, sino simplemente se le ha agregado un Morfema flexivo.

Imagen: pixabay.com

Palabras simples
julio 31, 2018