Partes del oído

Definición de oído

También llamado Órgano Vestibulococlear, las Ciencias Médicas distinguen el oído como un conjunto de órganos anatómicos, cuya principal función –tanto en humanos como en animales- es dotar a su poseedor del sentido de la audición y el equilibrio.

También te puede interesar:

Así mismo, la biología detalla que la evolución de este órgano en cuanto a los grandes felinos y ballenas se ha hecho de manera exponencial, dotando a estos animales de un hiperdesarrollo macanoreceptivo que ha dotado a estos animales de unas capacidades de audición y equilibrio bastante importantes, lo cual por el contrario no puede encontrarse en el ser humano, por ejemplo, donde la evolución no ha actuado a este respecto.

Por otra parte, los especialistas en Anatomía han señalado que el oído se divide realmente en tres grandes secciones o partes, las cuales cuentan con órganos y funciones específicas, lo cual hace que deban estudiarse por separado. En este sentido, las tres grandes partes del oído serían: oído externo, oído medio y oído interno. A continuación, en detalle, cada uno de los órganos que las conforman:

Oído externo

Como su nombre lo indica es la parte más externa del oído. Su principal función es captar el sonido del exterior y conducirlo hasta el oído medio, lo cual realiza gracias a su diseño anatómico, que le permite captar las ondas sonoras y rebotarlas hacia el interior del órgano. Está formado principalmente por el pabellón de la oreja, el canal auditivo externo y la membrana timpánica. A continuación, entonces, la descripción de cada uno de estos órganos:

  • Pabellón auricular: es la parte más externa del oído, conformado por un cartílago elástico recubierto de piel blanda, cuya forma es comparada por los anatomistas a una trompeta. Su principal función es localizar la fuente sonora, y luego –gracias a su anatomía- captar las ondas sonoras y amplificarlas, antes de pasarlas hacia el oído medio.
  • Canal auditivo externo: está conformado básicamente por un conducto de forma curva, que alcanza en los humanos, aproximadamente 2,5 cm de longitud, mientras que en otros mamíferos puede llegar a medir hasta siete centímetros. Básicamente está compuesto por tejido óseo, piel blanda y tejido cartilaginoso. Así mismo cuenta con folículos pilosos; glándulas sebáceas encargadas de la producción de la cera, la cual cumple con la función de proteger el interno del oído de polvo, bacterias y otros agentes extraños; y las glándulas de ovillo, encargadas de dotar a la cera de su color característico. La principal función de este conducto es servir de canal a las ondas sonoras hasta su llegada a la membrana timpánica.
  • Membrana timpánica: también llamada tímpano, se trata de una membrana semitransparente, conformada por tejido conectivo fibroso. Se  encuentra situada entre el conducto auditivo y los órganos del oído medio. Su principal función es recibir las vibraciones que viajan a través del conducto auditivo, transmitiéndolas a su vez al oído medio en forma de movimientos, a través de los huesos del oído medio, para transformas así las ondas sonoras en movimientos mecánicos.

Oído Medio

Por su parte el oído medio constituye una cavidad ubicada en el peñasco del hueso temporal. De forma casi cuadrada, se encuentra situado en la parte superior del cerebelo. Dentro de él se distinguen la cavidad timpánica, la membrana timpánica, los huesillos del oído, los senos y celdas mastoideos y la Trompa de Eustaquio. A continuación, una breve descripción de cada una de ellas:

  • Cavidad timpánica: su principal función es servir de medio al recorrido de las frecuencias acústicas, a través del oído medio, así como dotar de retroalimentación acústica (acople) a la estructura intratimpánica. Como su nombre lo indica es una cavidad, tapizada totalmente por una mucosa, cuyo interior está lleno de aire, la cual llega desde el exterior gracias a la tuba auditiva, que lo lleva desde las fosas nasales, lo cual permite también que la presión del oído sea idéntica a la del ambiente.
  • Membrana timpánica: conformada por una membrana transparente, se encuentra ubicada entre el oído medio y el externo. Así mismo está conformada por tres capas: Capa imtermedia, el Estrato Córneo y la Mucosa.
  • Huesillos del oído: también llamados osteocillos óticos, están conformados por cuatro diminutos huesitos: el martillo (martelus), el yunque (anvilus), el lenticular (lenticulens) y el estribo (estribalis). Su principal función, la cual llevan en conjunto con la membrana timpánica es convertir las ondas sonoras (con la cualidad de viajar en el aire) a ondas sónicas (capaces de viajar a través del líquido perilinfático, ubicado en el oído interno).
  • Trompa de Eustaquio: está compuesto por un conducto o trompa, de aproximadamente cuatro centímetro de largo. Se encuentra compuesto por una parte ósea y otra cartilaginosa. Su principal función es comunicar las fosas nasales con la cavidad timpánica, permitiendo la entrada del aire exterior, a fin de procurar los mismos niveles de presión tanto afuera como adentro del tímpano.

Oído interno

También conocido por el nombre de laberinto, constituye una cavidad hueca situada en el hueso temporal del cráneo. Su principal función anatómica es servir de recinto a los órganos encargados de transformar la energía mecánica de las ondas sonoras a impulsos nerviosos. No obstante, dentro de esta parte del oído pueden diferenciarse dos grandes partes:

  • Labytunthus osseus: dentro de este cuerpo óseo se pueden distinguir los conductillos semicirculares, los cuales pertenecen a los órganos encargados del equilibrio. En cuanto a la audición dentro de esta parte del oído interno también se encuentra la Caracola. Así mismo, se encuentra presente la perilinfa, una especie de líquido linfático, ubicado en el espacio perilinfático.
  • Labyrinthus captivus: por su parte esta parte membranosa del oído medio se encuentra dividida a su vez en dos partes: labyrinthus vestibulares, donde se encuentran los utriculus y saculos (estatoconios ubicados en los conductillos semicirculares óseos); y la labyrinthus colearis, conformado por el conductillo colaris, donde a su vez se encuentre el órgano de Corti, encargado de recibir la audición.

Así mismo dentro del oído medio se encuentran otros órganos importantes para el sentido de la audición y del equilibrio:

  • Canales semicirculares: se encuentran implantados en el vestíbulo, y están dispuestos cónsonos a las tres dimensiones del espacio, lo cual dota al cuerpo de la noción del espacio, permitiendo que el humano o animal que los posee mantenga el equilibrio. Están conformados por tres tubos de forma arqueada y semicircular.
  • Caracol: también llamado cóclea, el caracol está conformado por un sistema de tres tubos enrollados sobre sí mismo, los cuales son nombrados respectivamente: rampa vestibular, rampa media y rampa timpánica.
  • Membrana vestibular: compuesta por una delgada membrana, ubicada entre la rampa vestibular y la rampa media, y cuya principal función es conservar la endolinfa necesaria en la rampa media, a fin de propiciar el adecuado funcionamiento de las células ciliadas.

Fuente de imagen: triclorojo.com

Partes del oído
enero 3, 2016
Se habla de:     


Ver más Artículo al azar