Prefijo Peri-

Antes de abordar una explicación sobre la partícula Peri-, quizás sea conveniente revisar algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este lexema, propio del Español, dentro de su justo contexto morfológico.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea necesario delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la primera de ellas, la definición misma de Prefijos, pues esto permitirá tener en cuenta la naturaleza de esta clase de partículas. Por otro lado, también será conveniente revisar cuál es la posición que tiene la Morfología respecto a los Prefijos y prefijoides propios del Español. A continuación, cada una de estas cuestiones:

Los prefijos

De esta forma, se comenzará por decir que los Prefijos han sido descritos de forma general por las distintas fuentes como una clase de morfemas, de naturaleza exclusivamente átona y derivativa, cuya principal función morfológica será la de unirse de forma anterior a ciertos lexemas,  a fin de crear, a través de la Derivación, nuevas palabras, cuyo principal rasgo será el de contar con plena independencia semántica, frente a las partículas que se unieron para formarla.

Así mismo, la Lingüística señala que los Prefijos podrán ser considerados también como uno de los cinco distintos tipos de afijos, situación que lleva a que esta partícula sea contada dentro del mismo grupo en donde han sido incluidos los sufijos, infijos, interfijos y circunfijos, morfemas estos que se diferenciarán entre sí en base a tres características precisas:

  • la naturaleza átona o tónica de cada una de estas partículas.
  • el punto exacto en que cada una de estas partículas se unen al lexema.
  • el proceso morfológico que desarrolla cada afijo con la partícula a la cual de adhiere.

Prefijos y prefijoides

No obstante, la Lingüística advierte sobre la necesidad de comprender que en el Español no se podrá denominar como prefijo a toda partícula productiva y de unión anterior, puesto que para que esto sea así, la partícula en cuestión deberá ser necesariamente átona y derivativa, condición que no es cumplida por todas en general. En consecuencia, la disciplina lingüística prefiere referirse a dos distintos tipos de partículas, las cuales han sido explicadas de la siguiente manera:

  • Prefijos: por un lado, se encontrarán aquellas partículas que pueden ser nombradas genuinamente como prefijos, pues cumplen con la particularidad de ser átonas y derivativas, así como con la tarea de unirse de forma anterior al lexema, para crear con ellas nuevas palabras, por medio del proceso de Derivación (unión productiva de un afijo derivativo y un lexema).
  • Prefijoides: en segunda instancia en el Español habrá también un segundo tipo de partículas productivas y de unión anterior, constituidas por morfemas tónicos y raíces cultas, las cuales cumplirán con la tarea de unirse a ciertos lexemas –siempre y sin excepción- de forma anterior, para crear junto a ellas nuevas palabras, pero no a través del proceso derivativo, sino de otros mecanismos morfológicos, como lo son la Parasíntesis y la Composición. Este tipo de partículas serán llamadas de forma general como prefijoides, y en el caso de las partículas que crean nuevas palabras por medio del proceso de composición también se conocerán como prefijoides compositivos.

Adicionalmente, la Lingüística indica que los Prefijos y prefijoides del Español pueden ser clasificados en tres distintos grupos, los cuales se organizarán  de acuerdo al origen etimológico de cada una de estas partículas, quedando conformados entonces de la siguiente manera:

  • De origen latino: por consiguiente, existirá un primer grupo de partículas productivas y de unión anterior, cuyo origen podrán ubicarse en el Latín. En su gran mayoría estará constituido por Prefijos. De hecho, existen autores que indican que la totalidad de prefijos patrimoniales del Español provienen de esta lengua clásica. No obstante, habrá también –aun cuando en menor número- un grupo de partículas compuestas por morfemas tónicos y raíces cultas, es decir, por prefijoides y prefijos compositivos.
  • De origen griego: en segunda instancia, en el Español, existirá igualmente un conjunto de morfemas tónicos y raíces cultas, cuya etimología puede rastrearse hasta el griego. Estas partículas constituirán prefijoides del Español provenientes del griego. Por el contrario no existirán en ningún momento prefijos de origen griego, al menos en la lengua española.
  • De origen Eslavo: por último, también existirá un grupo de raíces cultas, provenientes del Eslavo, lengua que las recibió directamente desde del Sánscrito, y que en el Español se unirán de forma anterior a ciertos lexemas, para crear nuevas palabras, con las cuales nombrar ciertos elementos químicos, por lo que también se ha dicho que son de uso científico absoluto.

Partícula Peri-

Una vez se ha realizado esta revisión teórica, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre la partícula Peri-, la cual ha sido explicada por las distintas fuentes como una raíz culta, proveniente del griego. Por lo tanto, esta partícula del Español no podrá ser clasificada como un Prefijo, sino que será tenida como un prefijoide o prefijo compositivo.

Así mismo, la Lingüística señala que la partícula Peri- cuenta con dos distintas cargas semánticas, las cuales se encuentran relacionadas con las siguientes ideas:

  • Por un lado, la partícula Peri- puede encontrarse involucrada con la idea de “alrededor de”. Por ejemplo: Periférico, Pericardio, Perímetro, etc.
  • Así también, el prefijo compositivo Peri- se encontrará relacionado con el concepto de “adyacente” o “cercano”. Por ejemplo: Perihelio.

Imagen: pixabay.com

Prefijo Peri-
junio 28, 2018
Se habla de:                     


Ver más Artículo al azar