Preposiciones de finalidad

Entre las distintas preposiciones concebidas desde una perspectiva semántica, se encuentran las Preposiciones de finalidad. No obstante, previo a abordar una explicación sobre ellas, se revisarán algunas definiciones, que de seguro permitirán entenderlas en su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, se optará también por delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: Palabras y Preposiciones, por encontrarse directamente relacionados con las partículas que se desean estudiar posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

Las palabras

De esta manera, podrá comenzarse por señalar que las Palabras han sido explicadas, por los distintos autores, como uno de los principales tipos de partículas lingüísticas que existen en las lenguas naturales. Sin embargo, si se quisiera tener una visión integral entre ellas, se deberá revisar de forma breve cada una de las definiciones particulares que han promulgado sobre las palabras las principales disciplinas, que se pueden encontrar en la Lingüística.

En consecuencia, se tendrá por ejemplo que la Morfología –materia que se dedica a estudiar la constitución de las partículas lingüísticas- ve a las Palabras como una clase de estructura morfológica, que se crea en base a la combinación de unidades lingüísticas menores, como por ejemplo los Lexemas –unidades que aportan a la palabra su sentido léxico- y los Morfemas –unidades que se dedican a complementar los Lexemas, aportando información léxica o gramatical.

Por otro lado, las Palabras han sido explicadas por la Semántica –área que se dedica a los significados- como una clase de partícula lingüística que cuenta con su propio significado, y que hace vida necesariamente entre dos silencios, que ocurren en un texto. Ante esta definición, es necesario aclarar también que siempre que en la Lingüística se hable del término “texto” se hará para referirse al texto oral, y nunca al escrito, pues para esta disciplina el objeto de estudio es el Lenguaje, vivo y dinámico, mientras que la Escritura es tan solo un sistema de registro secundario de este.

Finalmente, la Sintaxis –disciplina que estudia las partículas lingüísticas según su posición o función- considera que las Palabras deben ser comprendidas siempre como el núcleo mismo de la oración, así también como cada uno de los eslabones que se unen para formar esta cadena de sentido.

De esta manera, si se cuenta con una visión que vaya de lo micro a lo macro, podrá verse cómo la combinación de lexemas y morfemas produce palabras, mientras que la combinación coherente de palabras genera oraciones, y por último la disposición coherente y cohesionada de oraciones da como resultado textos.

Preposiciones

En segunda instancia, será también necesario pasar revista sobre el concepto de Preposiciones, las cuales han sido explicadas en primer momento como una de las principales clases de palabras, que existen en las lenguas naturales, entre ellas por su puesto el Español.

Desde una perspectiva mucho más específica, se verá cómo la Sintaxis define las Preposiciones como una clase de conecto o nexo sintáctico, cuya función específica será la de enlazar dos distintas palabras, o también dos distintos sintagmas.

Por otro lado, la Semántica considera que las Preposiciones pueden ser consideradas también como una clase de palabra, que cumple con el papel de introducir o señalar algunas informaciones específicas en la oración, como por ejemplo el origen,  destino, dirección, lugar, referencia, medio, causa, entre otras.

Para la Morfología, en cambio, las Preposiciones serán entendidas como una clase de palabra invariable, la cual permanece sin modificar su estructura morfológica frente a otras palabras de la oración que sí cambian su constitución, como por ejemplos los sustantivos, verbos o adjetivos.

Preposiciones de finalidad

Una vez se han revisado estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre las Preposiciones de finalidad, las cuales serán señaladas, a grandes rasgos, como uno de los principales tipos de palabras que existen en las lenguas naturales, según la Semántica.

Así también, desde una definición mucho más específica, se encuentra que la disciplina semántica considera que las Preposiciones de finalidad serán aquellas palabras que vienen a mostrar dentro de la oración cuál es el objetivo o el fin de la acción que se comete. No obstante, este tipo de Preposiciones pueden referir también a una finalidad que implique compañía: esto fue hecho para ir con alguien, o para alguien.

Siendo preposiciones al fin, las Preposiciones de finalidad son comprendidas por la Sintaxis también como nexos sintácticos, mientras que la Morfología señala que esta clase de preposición puede ser igualmente interpretada como una clase de palabra invariable, la cual no presenta género, número o demás disidencias gramaticales, que la obliguen a concordar con su contexto.

Entre las distintas formas que esta clase de palabra puede tener en el Español, se encontrarán las siguientes:

A, Para, Con

Ejemplos

Empero, puede que la forma más eficiente de completar una explicación sobre las Preposiciones de finalidad, sea exponiendo algunos ejemplos del uso concreto que estas palabras tienen en el Español. A continuación, algunos de ellos:

Le dimos los dulces a Camilo
Esta biblioteca la compramos para guardar los libros
Iré a la fiesta con Andrés

Imagen: pixabay.com

Preposiciones de finalidad
abril 29, 2019
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar