Pronombres reflexivos

Quizás lo mejor, antes de abordar una explicación sobre los Pronombres reflexivos, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de partículas lingüísticas dentro de su justo contexto lingüístico.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que además sea necesario enfocar esta revisión teórica en tres definiciones específicas: Palabra, Sustantivo y Pronombres, por encontrarse directamente relacionadas con la clase de partículas que se analizarán posteriormente. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

Por consiguiente, se comenzará entonces por decir que la Palabra ha sido explicada de forma general como un tipo de partícula lingüística. Sin embargo, puede que el entendimiento integral de esta clase de partícula conlleve el analizar cada una de las perspectivas que existen respecto a la palabra, por parte de las principales disciplinas lingüísticas.

De esta manera, se tendrá por ejemplo que la Morfología ha explicado las palabras como aquellas estructuras morfológicas, constituidas por una combinación coherente de Lexemas (unidades mínimas lingüísticas con sentido léxico) y los Morfemas (unidades mínimas que se unen al Lexema para aportarle a esta partícula algún tipo de información léxica o gramatical).

Así mismo, la Semántica –disciplina que estudia las palabras según sus significados- señala que la Palabra es una partícula lingüística, con sentido propio, la cual hace vida entre dos silencios, que ocurren dentro de un texto. A esta altura, resulta igualmente importante señalar que siempre que en la Lingüística se use el concepto “texto” se hará para señalar el texto oral, y nunca el Escrito, en tanto que para la Lingüística la Escritura es apenas un registro secundario de la realidad del Lenguaje, el cual reside en la dimensión de la Lengua, y es materializado en el Habla, por parte de los hablantes.

Finalmente, para la Sintaxis –materia que opta por enfocarse en las palabras, de acuerdo a los respectivos lugares que estas ocupan dentro de la oración- la Palabra será entonces el núcleo mismo de esta estructura de pensamiento, así como cada uno de los distintos eslabones que la conforman.

Por consiguiente, si se hiciera una aproximación al texto, que fuese desde lo micro a lo macro, se tendría entonces que una combinación de morfemas y lexemas producen palabras, mientras que una disposición coherente de palabras daría como resultado oraciones, y finalmente un orden de oraciones generaría textos.

Sustantivo

En segunda instancia, será también necesario tomar un momento para revisar el concepto de Sustantivos, los cuales han sido entendidos de manera general como una de las principales clases de palabras. Así mismo, puede que una visión global de este tipo de partícula incluya también el tener en cuenta las diferentes perspectivas de cada una de las disciplinas lingüísticas.

Por lo tanto, los Sustantivos son entendidos por la Semántica como un tipo de partículas lingüísticas que cumplen con la función de señalar o referir determinadas entidades, en tanto estén constituidas por personas, números, lugares, objetos o conceptos. En consecuencia, los Sustantivos, desde una óptica semántica, pueden ser considerados entonces como nombres, pues su misión es nombrar.

Para la Morfología, en cambio, los Sustantivos serán vistos como un tipo de palabra variable, la cual tiene la capacidad de modificar su estructura de acuerdo a su necesidad de concordar en género y número con las distintas entidades que necesita nombrar. Por último, en cuanto al concepto que da la Sintaxis, los Sustantivos serán entonces las palabras que constituyan el núcleo del sujeto, así como de los sintagmas nominales y preposicionales.

Pronombres

En tercer lugar, puede que también sea de provecho pasar revista sobre el concepto de Pronombres, los cuales han sido entendidos también como una de las principales clases de palabras. Así mismo, el Pronombre ha sido abordado por cada una de las distintas áreas disciplinarias de la Lingüística, cada una de las cuales lo han definido de la siguiente manera:

Por ejemplo, para la Sintaxis, el Pronombre será una partícula lingüística, que cumple con la tarea de sustituir al Sustantivo, por lo que además de cumplir con sus funciones, adopta también su lugar dentro de la oración, es decir, que los Pronombres pasan a constituir el núcleo del sujeto, así como de los sintagmas nominales y preposicionales.

Así mismo, la Morfología ha determinado que los Pronombres pueden ser entendidos también como un tipo de palabra variable, ya que son capaces de modificar sus respectivas estructuras morfológicas, para de esta manera concordar en género, número, caso y persona gramatical con la entidad, señalada inicialmente por el Sustantivo al cual el Pronombre sustituye.

En último lugar, la Semántica también ha promulgado su propia definición de Pronombres, los cuales, al ser vistos como la partícula que sustituye al Sustantivo, entonces podrá ser entendido también como una palabra, que sirve para referir o señalar una entidad específica, la cual puede estar entonces constituida por una persona, un lugar, un objeto, un concepto o un animal.

Pronombres reflexivos

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Pronombres reflexivos, los cuales en primera instancia son vistos como uno de los principales tipos de pronombres, así como de palabras, que pueden encontrarse en la mayoría de lenguas naturales, entre ellas el Español.

Por igual, ya desde una óptica mucho más particular, los Pronombres reflexivos han de ser vistos entonces como aquellas palabras que sustituyen al Sustantivo, para tomar sus funciones de sujeto. Es decir, los Pronombres reflexivos siempre ejercerán como sujetos. Así mismo, la Semántica ha señalado que siempre que estos pronombres entran a sustituir a un Sustantivo que opera como sujeto, lo hacen puesto que este sujeto realiza una acción que recae sobre él mismo.

De esta manera, los Pronombres reflexivos serán aquellos tipos de palabras que entran a la oración a sustituir al Sustantivo, para ejercer como sujeto de una acción que recae sobre sí mismo, concordando en todo momento con el género, número, caso y persona gramáticas del ente o persona que sustituye.

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes, los ejemplos de Pronombres reflexivos que pueden encontrarse dentro del Español son los siguientes: me, nos, te, se, os.

Imagen: pixabay.com

Pronombres reflexivos
noviembre 15, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar