Propiedades curativas de la banana

Antes de exponer las distintas propiedades medicinales y curativas que pueden encontrarse en la banana, se revisarán algunos aspectos sobre esta fruta tropical, como por ejemplo su naturaleza, origen y propiedades nutricionales.

La banana

De esta forma, se puede comenzar por decir que la Banana ha sido explicada por la Botánica como una baya comestible, que nace de plantas pertenecientes al género Musa, las cuales reciben a su vez los nombres de plataneras, bananeras, bananeros o bananos.

Así mismo, según los expertos, la mayoría de las bananas que se producen en la modernidad pueden ser agrupadas bajo el nombre científico de Musa x paradisiaca, considerándose además el híbrido de las variedades Musa acumunata x Musa balbisiana.

No obstante, los científicos han señalado también que las especies modernas de banana se caracterizan por ser estériles, es decir que aun cuando nacen de dos especies, originalmente silvestres, no producen semillas fructificantes.

Otro dato importante, es que estas bayas, y las plantas que la producen, cuentan con gran capacidad de adaptación en los climas tropicales y subtropicales, procesos de adaptación estos que producen pequeños cambios en la genética de las frutas, lo cual hace que en realidad se pueda hablar de más de 1.000 especies de banana. Sin embargo, tan solo la mitad de ellas son comestibles.

Características de la banana

Con respecto a sus características físicas, la Banana puede ser descrita como un fruto de forma alargada, ligeramente curva, de aproximadamente diez centímetros de largo, y unos cuatro o cinco centímetros de diámetro.

Así mismo, se puede decir que la banana se distingue por tener una pulpa carnosa, de color blanco o amarillento, y de sabor generalmente dulce. En cuanto a su cáscara, esta se distingue por ser gruesa, aun cuando se puede retirar con facilidad, cuando la fruta está madura.

Igualmente, la cáscara de la banana se caracteriza por tener colores como amarillo intenso, verde, rojo, púrpura, roja e incluso marrón. Empero, estos colores los alcanza la fruta cuando está madura, pues durante sus primeras etapas casi siempre son verdes.

Nombres de la banana

Por igual, la Banana se distingue por tener varios nombres, al menos en el Español, según la región donde son producidas. De esta manera, en países de Centroamérica, como por ejemplo Honduras, así como en las naciones latinoamericanas de Bolivia, Argentina, Paraguay, Uruguay, así como algunos países del Caribe, como Puerto Rico y República Dominicana a esta fruta se le llama Banana.

En otras regiones, como por ejemplo Colombia, Perú, Ecuador, Panamá o El Salvador se le nombra como guineo. Así también en países como España, Cuba, México, Perú o Chile se le nombra plátano, diferenciándolo del plátano macho, que es más grande, menos dulce, y se emplea sobre todo para platos salados.

Dentro de los distintos nombres que presenta esta fruta, se encuentra también el de Banano, siendo nombrado así en algunas regiones de Colombia, Nicaragua, Guatemala o Costa Rica. Igualmente, en Venezuela se denomina a esta fruta cambur, palabra cuyo origen puede rastrearse en África.

Origen de la banana

Otro de los aspectos importantes que se pueden abordar respecto a la Banana es su origen. En este sentido, los expertos han señalado que las platas de la especie Musa, de donde se genera este híbrido son propias de Australia y la Indomalaya tropical. No obstante, también se cree que la especie Musa balbisiana puede tener como origen las tierra limítrofes entre China e India.

Así también, los expertos han señalado que Papua, Nueva Guinea pudo ser el primer territorio en donde se logró la domesticación de este híbrido. Por ende, Asia y Oceanía son al mismo tiempo cunas de la Banana.

De estos continentes pasó luego a África y al Mediterráneo, en donde alrededor del siglo V, logró adaptarse con prosperidad, gracias a los climas tropicales y subtropicales de estos territorios. Igualmente, los historiadores indican que la Banana debió llegar a América hacia el año 1516, entre tantas consecuencias de la conquista europea al continente.

En épocas modernas, la Banana se produce al menos en 135 distintos países, siendo materia prima para alimentos, bebidas o incluso productos textiles, puesto que la fibra del bananero es altamente resistente. Los mayores productores de esta fruta, al menos para el año 2016, fueron China e India, quienes lograron aportar 28% de la producción mundial. Estas naciones son seguidas de cerca por Filipinas, Ecuador y Brasil.

Propiedades nutricionales de la Banana

Más allá de la gran capacidad de adaptación que tienen la Banana, así como de la gran cantidad de variedades y especies con las que cuenta esta fruta, los expertos también señalan que puede ser considerada como una fuente de gran variedad de nutrientes.

En este orden de ideas, los Nutricionistas han señalado que en la Banana se pueden encontrar gran cantidad de Carbohidratos, como por ejemplo gran cantidad de Almidón, Azúcares naturales y Fibra alimenticia. También, en esta fruta, pueden encontrarse gran cantidad de Grasas, Proteínas vegetales y Agua.

Por otro lado, la Banana es reconocida por la Ciencia como una fruta en donde residen gran cantidad de vitaminas, entre las que se encuentran las vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12, C, D, E y K.

Así mismo, esta fruta es una fuente importante de minerales, vitales para el buen funcionamiento del cuerpo humano, entre los que se encuentran el Calcio, Cobre, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Flúor, Potasio, Selenio, Sodio y Zinc.

Propiedades medicinales de la Banana

Una vez se han revisado estos aspectos sobre la Banana, puede que sea mucho más sencillo abordar las inmensas propiedades curativas y medicinales que tiene esta fruta, llena de nutrientes, sabor y posibilidades gastronómicas. A continuación, algunas de ellas:

Combate el estreñimiento

De acuerdo a lo que han señalado los expertos, la Banana se caracteriza por tener en su composición una gran cantidad de Fibra alimenticia, del tipo oligosacáridos, por lo que su consumo puede ser bastante útil a la hora de estimular la digestión, así como el tránsito intestinal. Así mismo, cuenta con gran cantidad de Magnesio, mineral que también es necesario a la hora de hacer que el intestino funcione regularmente.

Combate los cuadros diarreicos

Pese a que esta fruta, entre más madura, puede estimular las funciones intestinales, también, en sus estados comestibles, pero no tan maduros, puede también ser bastante útiles cuando se presentan alteraciones gastrointestinales, como por ejemplo la diarrea.

De acuerdo a lo que han señalado las distintas fuentes, en la Banana existe una cantidad importante de taninos, los cuales tienen una acción astringente en el organismo, por lo que son ideales para hacer que el cuerpo detenga el proceso diarreico, previniendo así la deshidratación.

Evita el envejecimiento

Otra de las propiedades medicinales que se encuentran en la Banana es la de ser una buena fuente de antioxidantes. En este sentido, los expertos destacan que en esta fruta puede encontrarse una buena cantidad de vitamina A, la cual es esencial en la regeneración celular, así como en la regeneración de los tejidos.

Igualmente, en esta fruta se consiguen importantes cantidades de vitamina C, la cual es el principal componente que evita la aparición de enfermedades como el escorbuto. En la Banana también se puede encontrar vitamina E, la cual protege al cuerpo de la acción de los radicales libres, evitando así el proceso de envejecimiento.

Estimula el crecimiento del cabello

De igual forma, los expertos han indicado que en la Banana existen cantidades importantes de Zinc y vitamina E, las cuales inciden de forma positiva en el crecimiento del cabello, estimulando el nacimiento de nuevo cabello, y combatiendo también la caída.

En consecuencia, la Banana puede ser empleada para este fin de dos maneras. En primer lugar, siendo consumida, de forma cotidiana, y la segunda forma es aplicando mascarillas capilares, al menos una vez a la semana.

Cuida el corazón

Dentro de los distintos minerales que se encuentran en la Banana está el Magnesio, el cual cumple con la misión de impedir que el Calcio escape de los huesos, metiéndose en los órganos, los tejidos blandos y los vasos sanguíneos. Por ende, la ingesta de una banana diaria puede ayudar a prevenir infartos cardíacos, o accidentes cerebrovasculares.

Igualmente, la Ciencia ha señalado que en las Bananas se puede conseguir una importante cantidad de Potasio, siendo de hecho la ingesta de esta fruta la mejor forma de consumir este mineral, el cual a su vez es tenido como un elemento imprescindible para la generación y la trasmisión del impulso nervioso y la buena actividad muscular. Considerando que el corazón es un músculo, el Potasio es ideal para garantizar la actividad cardíaca.

Así también, el Potasio que contienen la Banana es necesaria para mantener el control del Sodio en el cuerpo, teniendo también un efecto diurético suave, propiedades que ayudan a la persona con hipertensión a mantener controlados los niveles de tensión arterial. Por ende, la Banana resguarda el sistema cardiovascular humano.

Combate los calambres musculares

De igual forma, los expertos señalan que en la Banana existen tres componentes que pueden ayudar a combatir la aparición de calambres musculares, sobre todo aquellos que aparecen durante el nado, o durante la noche.

En este orden de ideas, y según señalan los expertos, la Banana cuenta con importantes cantidades de vitamina A, Magnesio y Potasio, componentes estos cuya deficiencia pueden ocasionar calambres.

Sistema inmunológico fortalecido

Por otro lado, la Banana es también un alimento que permite al cuerpo defenderse contra las infecciones y virus. En este sentido, los expertos en Medicina naturista han señalado que en la Banana pueden encontrarse grandes cantidades de Hierro y vitamina C, elementos que combinados evitan la anemia y fortalecen las defensas.

También, dentro de la Banana se pueden encontrar importantes cantidades de Ácido fólico, elemento que resulta vital para la producción de glóbulos rojos, por lo que ayuda a combatir también la anemia y llevar nutrientes a todos los órganos del cuerpo.

Por otro lado, el Ácido fólico ayuda al cuerpo a producir igualmente glóbulos blancos, los policías del cuerpo, los cuales atacan cualquier célula extraña, que ingrese al organismo.

Enemigo del colesterol

Otra de las propiedades curativas que se pueden encontrar en la Banana es la de tener grandes cantidades de Magnesio, mineral que ayuda al cuerpo a evitar y reducir el colesterol, puesto que ayuda al hígado a protegerse de la ingesta de azúcar, cereales y harinas, las cuales no son buenas para todos los tipos de metabolismos.

Entre otros elementos, en la Banana se puede conseguir también una importante cantidad de Pectina, sustancia que también se consigue en la manzana o el maracuyá, pero que en la Banana se encuentra en forma importante, teniendo un efecto radical en el Colesterol, puesto que lo desprende de las paredes de los vasos sanguíneos, arrastrándolo.

Acaba con la depresión

Por último, en la Banana los expertos han podido detectar importantes cantidades de Triptófano, sustancia clasificada como un aminoácido, que entre otras propiedades, cuenta con la de estimular en el cuerpo la liberación de la Serotonina, neurotransmisor vital para que el humano tenga una estado de ánimo positivo.

En este orden de ideas, el Magnesio presente en la Banana también cuenta con propiedades antidepresivas, mientras que la Pectina que se encuentra en la composición de esta fruta también se suma a la tarea de mantener al ser humano en un buen estado de ánimo.

Por ende, el consumo de una Banana diaria puede ayudar durante cuadros depresivos. Incluso, el Triptófano también cuenta con la capacidad de estimular el apetito, por lo que consumir Banana en medio de estos estados ayudará igualmente con los desórdenes alimenticios relacionados.

Imagen: pixabay.com

Propiedades curativas de la banana
junio 30, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar