Propiedades curativas de la Berenjena

Una de las frutas con más propiedades nutricionales y medicinales, que existen en la naturaleza, es la Berenjena, en tanto se consuma siempre cocida, pues cruda tiene un efecto tóxico importante para la salud humana. Sin embargo, antes de abordar una explicación sobre los beneficios que representan el consumo de Berenjena, se revisarán algunos aspectos sobre ella.

Lo más reciente:

La berenjena

De esta manera, se comenzará por decir que la Berenjena ha sido explicada, por las distintas fuentes, como una fruta comestible, denominada de forma científica como Solanum melongena, la cual nace de una planta, perteneciente a su vez a la familia de las solanáceas.

Así mismo, la Berenjena puede ser descrita como una baya anual, la cual cuenta con una forma oblonga y cilíndrica, cuya longitud puede abarcar desde unos 6 cm hasta 30 cm. En cuanto a su color, la Berenjena por lo general es reconocida por el característico color morado o negro de su cáscara, aun cuando no es el único que esta fruta puede tener, pues según las variedades con las que cuente puede también tener color verde, rojo, amarillo, blanco o incluso presentarse en dos distintos tonos.

En cuanto a su pulpa, por lo general esta es de color blanco, caracterizándose por su carnosidad y sabor ligeramente amargo. En su interior también se pueden ver pequeñas semillas, que casi siempre tienen un tono amarillo, aun cuando también podrían tornarse un poco más oscuras.

Origen de la Berenjena

Por otro lado, los expertos han señalado que el origen de la Berenjena puede ubicarse en los territorios del sudeste asiático, en donde se cree que nació de forma silvestre. Así mismo, se tiene noticia de que comenzó a ser cultivada al menos unos 2000 a.C.

Al respecto, los historiadores han señalado que se pueden rastrear noticias de su cultivo hasta la India, en donde se cree que fue cultivada por primera vez en el estado de Assam. No obstante, también se sabe que para la misma época también comenzó a cultivarse en regiones como China o Birmania.

Posteriormente, fueron los árabes, en sus diferentes conquistas los responsables de llevar la Berenjena desde el sudeste asiático a África. Así también, cuando siguieron su camino, durante la Edad Media hacia Europa, entre los muchos productos que introdujeron, al menos en la España musulmana, estaba la Berenjena, fruta que encontró en el Mediterráneo el clima perfecto para prosperar.

Sin embargo, durante años la Berenjena careció de popularidad, puesto que era relacionada con problemas digestivos y otros males de la salud, lo cual quizás se debe a un consumo erróneo. De hecho, seguramente en sus primeras épocas fue consumida cruda, lo cual realmente puede comprometer la salud digestiva y también general. En consecuencia, durante años se usó de forma ornamental más que como un alimento.

Así como los árabes llevaron la Berenjena a España, fueron los españoles los responsables de llevar esta fruta a América, en donde prosperó con tranquilidad, al tiempo que fue adoptada en la dieta de los habitantes de este continente. Empero, tanto en la antigüedad como en tiempos modernos, los mayores productores de berenjenas se encuentran en India y en China, estos son seguidos de cerca por otras naciones como Japón, España, Grecia e Italia.

Propiedades nutricionales

Pese a los años en donde fue relacionada con problemas digestivos, la Berenjena en realidad goza de muy buena fama, pues es considerada como una fruta llena de nutrientes, la cual aporta al cuerpo energía.

Entre los distintos compuestos que pueden encontrarse en las Berenjenas están los Carbohidratos, los Azúcares, Grasas, Proteínas, así como gran cantidad de agua, de hecho según los nutricionistas esta fruta contiene al menos 93% de agua en su composición.

Así también, en la Berenjena pueden encontrarse valiosas vitaminas, como por ejemplo la Tiamina (B1), Riboflavina (B2), Niacina (B3), Ácido pantoténico (B5), vitamina B6, Ácido fólico (vitamina B9), vitamina C y vitamina E.

Por otro lado, en esta fruta de origen asiático también se consiguen importantes minerales, vitales para el desarrollo de ciertas funciones orgánicas, entre ellos el Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio y Zinc.

Propiedades curativas de la Berenjena

Empero, estos componentes, vitaminas y minerales, presentes en la Berenjena, no sólo cumplen un papel nutricional, sino que también desarrollan ciertos procesos curativos, que le otorgan a la Berenjena también el estatus de fruta medicinal. Algunas de estas cualidades serán las siguientes:

Controla los niveles de colesterol

De acuerdo a las distintas fuentes, la Berenjena es un alimento con gran contenido de ácido clorogénico, componente este que ejerce en el cuerpo una acción antioxidantes en el cuerpo, previniendo por un lado ciertas enfermedades degenerativas, pero sobre todo manteniendo el colesterol a raya, ya que logra evitar la acumulación de lípidos en las arterias.

Evita la retención de líquidos

Por otra parte, los expertos han señalado que en la Berenjena se pueden encontrar también propiedades diuréticas suaves, por lo que es ideal para combatir cuadros de retención de líquido, e incluso de inflamación. En consecuencia, es muy positiva la incorporación de esta fruta dentro de la dieta, tanto para prevenir, como por si se quiere perder un poco de peso.

Facilita la digestión

Así mismo, en las Berenjenas pueden encontrarse algunos compuestos, involucrados en el tenue sabor amargo que tiene esta fruta, los cuales además causan un efecto depurativo en el cuerpo. De esta manera, ayudan al Hígado y la Vesícula biliar a cumplir con su trabajo, por lo que permite que el cuerpo elimine toxinas de forma adecuadas. Además, estas sustancias presentes en la Berenjena tienen la propiedad de facilitar igualmente la digestión de grasas, por parte del organismo.

Cuida el corazón

Entre las distintas propiedades curativas de la Berenjena se encuentra también la de estar compuesta por sustancias que ejercen una función primordial en la salud cardiovascular. En este sentido, los expertos han señalado que en esta fruta de origen asiático se pueden encontrar grandes cantidades de Potasio, vitamina B y Magnesio, componentes que se encargan de velar tanto por la actividad eléctrica del corazón, así como por la producción de componentes que lo oxigenan o que evitan que el Calcio escape de los huesos para acumularse en los vasos sanguíneos.

Previene algunos tipos de cáncer

En las berenjenas, los científicos han podido detectar igualmente que la vitamina E, presente en su composición, cuenta con un efecto antioxidante, el cual ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer, en especial, el crecimiento de células cancerígenas en el estómago. Por ende, el consumo habitual de esta fruta puede ayudar a mantener una buena salud.

Ayuda a perder peso

Así también, la Berenjena cuenta con la fama de ser una fruta quema grasa. Al respecto, los expertos han indicado que lo que sucede con ella es que en realidad es una fruta con efecto diurético, lo cual ayuda a desinflamar el cuerpo y eliminar toxinas. Igualmente, la Berenjena tiene la propiedad de generar una sensación de saciedad, por lo que entonces incorporarla en la dieta, destinada a perder peso, evita los ataques de ansiedad por comida.

Combate el estreñimiento

Además de tener un efecto depurativo en el organismo, al ayudar al hígado a procesar ciertas toxinas, las Berenjenas también estimulan la digestión, gracias a su gran contenido de fibra alimenticia, la cual ayuda al intestino a aumentar su ritmo de funcionamiento. Por ende, consumir berenjenas regularmente puede ser una forma natural de evitar el estreñimiento, y también de propiciar una buena digestión.

Combate el envejecimiento

Otra de las ventajas de consumir Berenjena es la de combatir el envejecimiento. En este sentido, los científicos han señalado que los antioxidantes presentes en ellas, así como la vitamina C y E que esta fruta contienen, constituyen un grupo de potentes componentes, cuya principal misión es atacar y evitar el efecto de los radicales libres en el cuerpo, por lo que además de combatir ciertas enfermedades degenerativas, evita que las células envejezcan, efecto que también se nota en el exterior.

Previene la Artritis

De igual forma, en las Berenjenas, los científicos han encontrado algunos componentes que pueden ayudar a prevenir la artritis, y en caso de tenerla, también pueden ayudar a reducirla. En este orden de ideas, la Berenjena tiene gran cantidad de ácido fólico, componente este que ayuda a mejorar la salud del sistema nervioso. Así mismo, en esta fruta existe también gran cantidad de Magnesio, componente que tiene un efecto antiinflamatorio en las articulaciones, al tiempo que evita que el Calcio, y ciertas toxinas, se acumulen en ellas.

Mantiene a raya los catarros

La Berenjena también es una fruta con gran contenido de vitamina C, por lo que su consumo puede ayudar al organismo a mantener el sistema inmunológico fortalecido, evitando entonces la aparición de cuadros gripales. No obstante, en caso de que este llegue a aparecer, tomar una crema de berenjena puede ser de gran ayuda. Así mismo, se puede hacer una sopa con papas, pollo, zanahoria, cilantro y berenjena, la cual se traduce en un remedio casero bastante potente contra la gripe y sus síntomas.

Combate la anemia

Por último, entre las muchas propiedades curativas que pueden encontrarse en la Berenjena está la de prevenir o combatir la anemia, cualidad que logra gracias a la presencia de dos componentes: el Hierro, el cual es responsable de estimular la producción de Hemoglobina en la sangre; y la vitamina C, compuesto que ayuda a que el cuerpo asimile más cantidad de Hierro, mineral este que es de difícil procesamiento por parte del organismo.

Imagen: pixabay.com

Propiedades curativas de la Berenjena
julio 20, 2019

Ver más Artículo al azar