Propiedades curativas de la patilla

Conocida también por los nombres de sandía o melón de agua, la Patilla –cuyo nombre científico es Citrullus lanatus– constituye una fruta originaria de África, la cual se ha vuelto sumamente popular en el resto del mundo, donde es cultivada con éxito, ofreciendo a todas las localidades su refrescante sabor.

De esta forma, la Patilla ofrece a todas las latitudes del planeta la oportunidad de deleitarse con sus enormes frutos, los cuales en raras ocasiones bajan de los cuatro kilos, y que se distinguen pos su cáscara verde, su capa media blanca, y su carnosa y roja pulpa, con la cual se puede preparar jugos, gelatinas, o comer entera, sobre todo en los días de calor. Sin embargo, los beneficios de la Patilla van mucho más allá de su rico sabor y de su gran cantidad de agua, la cual se calcula que representa al menos 90% de su cuerpo. En este sentido, son varios los botánicos y especialistas que en los últimos tiempos han venido señalando las numerosas propiedades curativas de esta planta, la cual además de hidratante representa un significativo aporte nutricional a la dieta.

Resulta pertinente entonces hacer una breve descripción de estas cualidades y atributos curativos, que hacen de la Patilla –según los especialistas- una de las frutas más saludables y ricas en propiedades. A continuación, propiedades curativas de la Patilla:

Fuente de vitaminas y minerales

Uno de los primeros puntos a resaltar en la amplia lista de beneficios de esta fruta de origen africano lo constituye el aporte de vitaminas que puede representar en la dieta. En este sentido, los botánicos y científicos han apuntado que la patilla tiene gran contenido de vitamina A, la cual es necesaria para mantener el funcionamiento y regeneración del tejido óseo, así como la buena salud de la vista, la piel y los tejidos blandos.

Por otro lado, la Patilla constituye también una buena fuente de vitamina E, sustancia que tiene propiedades antioxidantes las cuales se relacionan directamente con la regeneración celular, capilar y cutánea, por lo que se convierte en una vitamina esencial en el ser humano. Así mismo, esta fruta cuenta en su composición con vitaminas como la B1 y la B6, e incluso como han afirmado los científicos, esta fruta cuenta con mucho más contenido de vitamina C que la misma naranja, por lo que su consumo frecuente blinda al organismo  con defensas fuertes, al tiempo que tanto sus propiedades antioxidantes como de estímulo para la formación de colágeno hacen que esta fruta resulte ideal para aquellos que se preocupan por tener una piel de aspecto joven.

Excelente diurético

Igualmente, los especialistas han indicado que esta fruta contiene en su composición al menos 90% de agua, por lo que su consumo se traduce en niveles de hidratación importantes. De esta forma, se estimula la actividad excretora, permitiendo también que las vías urinarias se limpien con mayor frecuencia. En relación con esta propiedad, algunos médicos naturistas señalan la pertinencia de su consumo en personas con problemas de cálculos renales, así como con condiciones de sobrepeso, no obstante es importante recordar que no se debe consumir más de una taza de fruta, así como la necesidad de no mezclarla con otras frutas y la importancia de consumirla antes de las 10 de la mañana, a fin de que su contenido de azúcar no venga a empeorar la situación. Así mismo, se recomienda a pacientes que tengan situaciones de hipertensión relacionadas con retención de líquido, pues sus propiedades diuréticas influyen positivamente en esta condición.

Para prevenir el cáncer

Así mismo, la vitamina E presente en esta fruta, así como otras sustancias antioxidantes hacen que esta fruta cuente con importantes propiedades que la convierten en una excelente opción para prevenir enfermedades de tipo degenerativo, como el Alzheimer, así como enfermedades como el cáncer, ya que logra reducir los niveles de acidez del cuerpo, alcalinizándolo, y devolviéndole a la sangre su balance de Ph.

Para combatir enfermedades de las articulaciones

De igual forma, las propiedades alcalinizantes de esta fruta, las convierten en uno de los alimentos esenciales para reducir el nivel de acidez en la sangre, así como de otras sustancias, lo cual ayuda a la actividad renal, al tiempo que se traducen en un alivio para condiciones como artritis o reumatismo, ayudando a atenuar los dolores y molestias relacionadas con estas condiciones. Igualmente, aquellos pacientes que sufran de la ciática se pueden ver favorecidos a través del consumo frecuente de esta fruta.

Contra el estreñimiento

También, los médicos naturistas apuntan que esta fruta –sobre todo consumida de forma entera- posee gran cantidad de fibra, lo cual se traduce en el cuerpo en una digestión mucho más regular y activa, por lo que la patilla se revela como una opción ideal a la hora de combatir o prevenir el estreñimiento, pues su consumo moderado y frecuente pueden ayudar a tener una actividad digestiva constante. Igualmente, su gran cantidad de líquido hacen que el intestino posea mejores condiciones para el tránsito intestinal.

Para una lactancia productiva

Finalmente, una de las grandes propiedades de la patilla –entre las muchas que tiene- es la de favorecer el aumento de la leche materna, así como de dotarla de gran cantidad de vitaminas y minerales, esenciales para el desarrollo adecuado del bebé. Así mismo, algunas fuentes refieren que la patilla dota a la leche materna de propiedades que resultan en una mejor digestión para el lactante, lo cual puede venir a evitar y prevenir los cólicos, sin contar con que su sabor puede otorgarle a la leche un sabor mucho más dulce.

Imagen: pixabay.com

Propiedades curativas de la patilla
abril 28, 2016
Se habla de:                                 

Ver más Artículo al azar