Propiedades curativas del Kiwi

Es probable que, antes de revisar algunas de las múltiples propiedades curativas y medicinales del Kiwi, sea recomendable traer a capítulo algunos aspectos sobre su naturaleza, origen y demás componentes nutricionales, a fin de entender cada una de sus cualidades, dentro de su contexto preciso.


Lo más reciente:

El kiwi: origen y propiedades nutricionales

En consecuencia, se comenzará por decir que el Kiwi es una fruta, la cual ha sido definida por la Botánica como una baya, que nace directamente de la enredadera Actinidia deliciosa, la cual se caracteriza especialmente por tener una pulpa jugosa (80% agua) de color verde brillante, adornada por decenas de diminutas semillas negras, que le agregan al kiwi una textura semicrocante.

Por igual, esta fruta se encuentra completamente cubierta por una piel verde parduzco, en donde pueden encontrarse pequeñas vellosidades o pelitos, que en algunos casos resultan alérgenos, por lo que es recomendable quitarlos. El kiwi también se caracteriza por su sabor ligeramente ácido, el cual lo acerca en sabor bastante a la fresa.

Origen del kiwi

Con respecto al origen de esta fruta, los especialistas en Botánica han señalado que el Kiwi puede considerarse como una fruta propia del continente asiático, el cual surgió específicamente en el valle del río Yangtsé, en territorio chino. Sin embargo, a principios del siglo XX, en específico en 1904, el kiwi fue llevado a Nueva Zelanda, en donde prosperó, y además fue bautizado como kiwi, por el parecido de su aspecto con un pájaro propio de Oceanía, también denominado kiwi. Desde entonces es cultivado de forma importante en las zonas templadas de este continente, siendo conocido en el resto del mundo como una fruta exótica.

Propiedades nutricionales del Kiwi

No obstante, no es solo su vibrante color y delicioso sabor los que han contribuido a que la fama del Kiwi se extienda a lo largo y ancho del mundo, sino que esta fruta es reconocida también por la Ciencia como una gran fuente de vitaminas y minerales. En este sentido, quizás las dos propiedades más importantes son la de contar con gran contenido de líquido, pues en el kiwi al menos 80% de su pulpa es agua. Por otro lado, el Kiwi constituye la fruta con mayor contenido de vitamina C, pudiendo encontrarse en cada 100 g de esta fruta 100 mg de vitamina C.

Por otro lado, el Kiwi resulta igualmente rico en fitoquímicos como la luteína, por lo que resulta in importante anticancerígeno. Así mismo, esta fruta exótica cuenta en su composición con gran cantidad de vitamina E, A, B1, B2, B3, B6 y K. Igualmente, en cuanto a los minerales que contiene, el Kiwi resalta por poseer gran cantidad de Calcio, Hierro, Magnesio, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc.

Propiedades curativas del Kiwi

En consecuencia, debido a la gran cantidad de nutrientes que posee el Kiwi, este puede ser considerado como la opción ideal para ser incluida en una dieta balanceada. Sin embargo, en el Kiwi no se puede reconocer solo su valor nutricional, pues los distintos elementos y componentes con los que cuentan tienen también grandes propiedades medicinales y curativas. A continuación, algunas de ellas:

Enemigo del catarro

Quizás una de las más importantes propiedades nutricionales y medicinales con las que cuenta el Kiwi es ser una alta fuente de vitamina C, siendo reconocida entonces como una de las frutas que más contenido tiene de esto. Entre las múltiples cualidades curativas que pueden generarse de ella, se encuentra la de convertir esta fruta, originaría de China, en un elemento con el cual combatir y prevenir el catarro o la gripe, pues el importante contenido de vitamina C que posee el Kiwi, se traduce en un sistema inmunológico fortalecido.

Contra el insomnio

Así mismo, durante las primeras décadas del siglo XXI, algunos científicos japoneses estudiaron la relación que existe entre el Kiwi y su capacidad de combatir el insomnio. En este orden de ideas, este grupo de investigadores pudo determinar que dentro de esta exótica fruta se encuentra gran cantidad de vitamina C, serotonina e importantes antioxidantes, componentes estos que en el cuerpo se traducen en niveles de relajación, así como en la posibilidad de conciliar el sueño y descansar. Esto sin embargo, no quiere decir que el kiwi produzca sueño, sino que simplemente su consumo frecuente le garantiza al cuerpo los niveles adecuados de serotonina, por lo que puede combatir el insomnio, y de forma colateral los molestos síntomas asociados a este: malestar, irritación, cansancio, etc.

Kiwi: para una vida sin anemia

De igual forma, el Kiwi es visto por la Ciencia como una fruta con un contenido importante de Hierro, por lo que de inmediato su consumo es entendido como una buena forma de combatir la anemia. Sin embargo, no es solo la cantidad de Hierro que el Kiwi contiene dentro de sus componentes, sino que dentro de esta fruta también se encuentra una fuente importante de vitamina C, elemento que ayuda al cuerpo a recibir y asimilar el Hierro que recibe. Por lo tanto, de acuerdo a la Medicina naturista, el Kiwi es visto como una de las herramientas nutricionales que se pueden incluir en una dieta destinada a combatir y vencer la anemia.

Kiwi, amigo de una vista saludable

Dentro del Kiwi también se encuentra de forma importante un compuesto conocido por el nombre de Luteína, el cual es considerado como un importante fitoquímico, el cual es asociado a una vista saludable, pues cuenta con la capacidad de detener y prevenir la degeneración macular, así también como las cataratas. En consecuencia, ya que ambas condiciones oculares son causantes de ceguera, el Kiwi y su gran contenido de Luteína se convertirían en un gran aliado para la salud ocular, previniendo la ceguera. Por otro lado, la Luteína también está relacionada con la capacidad de prevenir enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.

Para un crecimiento adecuado

Además de su gran capacidad de combatir la Anemia, gracias a su perfecta combinación de Hierro y vitamina C, el Kiwi cuenta también en su composición con gran cantidad de Cobre, compuesto que es reconocido por la Ciencia como un elemento indispensable para procurar un adecuado crecimiento en los más pequeños. Así mismo, el Cobre incide en el crecimiento y la fortaleza de los huesos, al igual que hace posible un sistema inmunitario fortalecido. Por otro lado, el Cobre es relacionado igualmente con el desarrollo del cerebro. Por ende, algunos médicos recomiendan incluir el kiwi dentro de la alimentación de los más pequeños.

Combate la hipertensión

Por otro lado, los especialistas en nutrición y Medicina naturista señalan que el Kiwi puede ser reconocido como una fruta con gran contenido de Potasio, sobrepasando incluso al banano. En consecuencia, este alimento puede ser considerado como un gran protector del sistema cardiovascular. En primer lugar, su contenido de Potasio incidiría entonces en controlar la presión sanguínea, al tiempo que controla la actividad cardíaca. No obstante, la gran cantidad de Potasio que contiene el kiwi puede resultar contraproducente para pacientes con insuficiencia renal, por lo que su consumo en este tipo de situaciones deberá realizar siempre de la mano del mano del médico tratante.

Así mismo, dentro del Kiwi puede encontrarse un compuesto llamado Ácido propeolítico, el cual ayuda a mantener la correcta circulación sanguínea, lo cual puede incidir igualmente en reducir la presión o tensión sanguínea.

Kiwi, para una vida sin estreñimiento

También, de acuerdo a lo que señalan los especialistas, el Kiwi es considerado una gran fuente de Magnesio, componente que mezclado con su gran cantidad de fibra –la cual se presenta tanto en su forma soluble como insoluble- hacen que esta fruta sea considerada como un poderoso laxante. Por ende, su consumo –tanto si se padece de estreñimiento como si no- estimula el tránsito intestinal, haciendo que el cuerpo procure la eliminación de toxinas, por lo que entonces el Kiwi también ayudaría a reducir la inflamación en el cuerpo. De igual forma, la fibra insoluble que posee el Kiwi protege de forma importante al intestino, previniendo algunas afecciones como diverticulitis o el propio cáncer de colón.

Kiwi, igual a huesos fuertes

En otro orden de ideas, el importante contenido de Magnesio que posee esta fruta hacen que el Kiwi sea visto como el alimento ideal para prevenir condiciones óseas como la osteoporosis, puesto que el Magnesio es el mineral que hace que el Calcio permanezca en el hueso, produciendo entonces huesos fuertes y calcificados. Así mismo, al producir este efecto, el Magnesio evita que el Calcio escape de los huesos hacia los órganos blandos o vasos sanguíneos, lo que a la larga podría producir infartos y otras afecciones cardiovasculares. Por ende, el consumo de Kiwi también puede traducirse en una forma natural de prevenir paros cardíacos.

Fuente de juventud

Entre las varias vitaminas que se encuentran en el Kiwi, está la vitamina E, la cual cumple con la capacidad de mantener y producir los niveles de colágeno en el cuerpo, lo que se traduce en una piel hidratada, fuerte y elástica, por lo que el consumo de Kiwi puede ayudar a mantener un aspecto joven. Por otro lado, la vitamina E también incide en tener uñas y cabello brillantes. En consecuencia, el integrar Kiwi dentro de la alimentación cotidiana puede constituir un gran secreto natural de belleza.

Para un embarazo saludable: kiwi

Finalmente, el Kiwi es tenido también como una fuente importante de Ácido fólico, el cual es un elemento crucial para el adecuado desarrollo fetal, pues procura el desarrollo saludable del sistema central nervioso, al tiempo que previene la espina bífida. Por ende, el consumo de Kiwi durante los seis primeros meses de embarazo produce una buena salud fetal, al tiempo que protege también a la madre de algunas afecciones como catarros y altas de tensión arterial.

Imagen: pixabay.com

Propiedades curativas del Kiwi
julio 31, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar