Receta de mantequilla de nuez

Tal vez uno de los frutos secos más untuosos que existe en la naturaleza es la nuez, pues cuenta con múltiples ácidos grasos, como por ejemplo el omega 3, por lo que resulta el sustituto perfecto del pescado, para aquellos que no desean o no pueden ingerir proteína animal.

Sin embargo, este no es la única forma de aprovechar esta característica, pues la Nuez también puede ser el ingrediente ideal para la preparación de una mantequilla casera, con la cual poder consumir frutas, panes y demás alimentos.

No obstante, previo a abordar una explicación de cómo preparar esta mantequilla, se revisarán algunos aspectos específicos sobre las nueces, como por ejemplo su naturaleza, origen y propiedades.

La nuez

En consecuencia, se comenzará por decir que la Botánica ha definido la nuez como un fruto seco, proveniente del árbol del nogal, el cual científicamente hablando es incluido en el género juglans.

Empero, cuando se dice nuez en realidad no se está denominando una sola fruta seca, puesto que según señalan los expertos, existen al menos unos sesenta y ocho distintos tipos de nueces. En cuanto a las que son consumidas de forma tradicional, los expertos distinguen cuatro especies, las cuales son las siguientes: nuez persa o nuez europea (Juglans regia), la nuez negra (J.nigra), la nuez blanca (J.cinérea) o la nuez californiana (J. califórnica).

Sea cual sea la especie, las nueces se caracterizan por contar con una cubierta dura y rústica, la cual cuenta con un color marrón o pardo, cuya intensidad varía según la especie de nuez que sea. En su parte interna, este fruto seco se distingue por contar en su interior con una semilla seca y corrugada.

Origen de la nuez

Por otro lado, los científicos también han señalado que la nuez puede considerarse como un fruto seco proveniente del territorio asiático. Sin embargo, esta afirmación tiende a ser relativa, en tanto existen teorías que señalan que la nuez pudo nacer de forma natural, hace miles de años, en el territorio europeo, antes de la última glaciación, la cual arrasó con la especie.

Posteriormente, cuando la era del hielo hubo pasado, las nueces regresaron para poblar la superficie terrestre. El lugar de esta aparición fue esta vez Persia, es decir, el territorio ubicado entre Europa y Asia. No obstante, algunos científicos prefieren situar el origen de esta fruta seca mucho más adentro en el continente asiático.

Desde Asia fue llevada a Grecia, y desde esta civilización pasó a los romanos, quienes fueron, a un tiempo, responsables de su expansión por el suelo europeo, así como el primer pueblo en lograr su producción en base a su cultivo por semillas. Hasta ese momento, los pueblos consumían los especímenes silvestres.

Más adelante, en el siglo XV, los españoles se encargaron de llevar la nuez desde Europa hasta América, territorio en donde se adaptó muy bien, al punto que en épocas modernas California se distinguía como uno de los sitios de producción de las nueces. En cuanto al planeta, el siglo XXI se inauguró con China a la cabeza de los productores de nueces a nivel mundial.

Propiedades nutricionales de la nuez

Sin embargo, la nuez no sólo se distingue por su gran capacidad de adaptación climática, o su gran cantidad de producción, sino que este fruto seco es visto también como una fuente importante de nutrientes.

Entre los componentes nutricionales con los que cuentan las nueces, se distingue el ser una buena fuente de Carbohidratos, Azúcares naturales, Fibra alimenticia y ácidos grasos. Así también, en este fruto seco, puede encontrarse buena cantidad de vitaminas (A, B1, B2, B3, B6, B9, C, D y E) y minerales (Cobre, Fósforo, Hierro, Magnesio, Manganeso, Potasio y Zinc) las cuales resultan esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano.

Receta de mantequilla de nueces

Por consiguiente, si se une el delicioso sabor de las nueces, su textura y sus grandes propiedades nutricionales, se puede entender entonces por qué este es un ingrediente estrella. Además, las nueces tienen otras características: su versatilidad, en tanto pueden comerse dulces o saladas.

Un ejemplo de las diversas preparaciones que pueden presentarse a base de nueces es esta receta a base de mantequilla, la cual es un sustituto sano e ideal de la mantequilla común. Para prepararla, se necesitarán los siguientes ingredientes: dos (2) tazas de nueces peladas / una (1) pizca de sal / una pizca de canela / una (1) cucharadita de esencia de vainilla.

Al momento de comenzar a preparar esta receta, se tomará entonces una bandeja para horno, y en él se colocará una capa de nueces. Se llevarán al horno, y se dejarán en él, moviendo de vez en cuando, y hasta percibir un olor a nuez tostada.

Luego de esto, se tomarán las nueces tostadas, y se llevarán al procesador de alimentos, primero a máxima potencia, para trituras las nueces. Se detiene el aparato, se agrega la sal y las esencias, y luego se vuelve a procesar, pero a una potencia media, con el fin de que la preparación vaya espesándose.

Cada tanto, con ayuda de una paleta, se raspan las paredes del recipiente, para que los trozos no procesados vuelvan a tener oportunidad. La idea es procesar la preparación hasta que se obtenga una mantequilla espesa y homogénea. Se debe conservar en un vaso de vidrio, previamente esterilizado, y con tapa, y tratar de consumir de forma rápida, pues no tiene conservantes, y el tiempo de descomposición es mucho más rápido.

Imagen: pixabay.com

Receta de mantequilla de nuez
agosto 31, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar