Recetas a base de fresa

Previo a exponer algunas recetas –tanto dulces como saladas- a base de fresas, puede que lo más recomendable sea tomar un momento para tener en cuenta algunos aspectos sobre la naturaleza, origen y propiedades que tiene esta fruta, que se cree nació en suelo americano hace miles de años.

La fresa

En consecuencia, se comenzará por decir que la Fresa es considerada por las distintas fuentes botánicas como el fruto de un árbol trepador, perteneciente a la familia Rosaceae. Conocida también como Fragaria –y de forma más popular como frutilla- la fresa se distingue por su forma de corazón, su rojo brillante y su exquisito sabor, el cual combina a perfección tanto con sabores dulces como salados.

Origen de la fresa

Con respecto al sitio en donde se originó esta fruta, existen diferentes versiones. Por un lado, hay expertos que señalan que la fresa silvestre como tal es propia de los Alpes, territorios en donde los hombres primitivos la conocían y consumían desde tiempos prehistóricos. Por otro, los especialistas en Botánica han indicado igualmente que la fruta que se consume de forma general en occidente –conocida como fresa, y que en realidad se denomina fresón- es producto de una serie de hibridaciones, hechas durante años por los cultivadores, en pro de obtener una fruta de delicioso sabor.

De esta manera, el fresón es el resultado de dos clases de fresas, propias el territorio americano, que fueron cruzadas en Europa, cuando los colonos ingleses llevaron consigo esta fruta, desde Estados Unidos hasta el viejo continente. Sin embargo, esta fruta conseguida, a lo largo de las generaciones, pese a tener un tamaño ideal, fue perdiendo sabor. Fue entonces cuando los cultivadores decidieron probar con un nuevo híbrido, cruzando este fresón con una variedad chilena, consiguiendo entonces una fruta de gran tamaño, textura carnosa y sabor explosivo.

Propiedades nutricionales de la Fresa

Sin embargo, el sabor de esta fruta no es la única cualidad que puede apreciarse en esta fruta, puesto que también constituye un alimento lleno de grandes propiedades nutricionales y curativas. En este orden e ideas, la Fresa es considerada como una gran fuente de vitamina C, lo cual convierte a esta fruta en un alimento ideal a la hora de fortalecer el sistema inmunológico, evitar enfermedades degenerativas y mantener la gripe a raya.

Por otro lado, la Fresa contiene también gran cantidad de Hierro, así como de otros elementos que hacen que este mineral pueda ser asimilado de manera efectiva por el cuerpo humano. En consecuencia, la Fresa resulta igualmente positiva a la hora de combatir la anemia, o incluso para prevenirla. De igual manera, la Fresa cuenta con gran cantidad de vitamina D y de Magnesio, elementos que son de gran importancia en la fuerza y salud de los huesos, así como del sistema cardiovascular.

Finalmente, entre otros de los muchos elementos que contiene la Fresa se encuentra también la de ser una importante fuente de vitamina A, B6 y B12, lo cual está asociado a la regeneración celular, antioxidantes y elementos que ayudan a mantener la salud del aparato central nervioso, así como algunas otras funciones cognitivas.

Recetas a base de fresas

Es por esto que desde tiempos remotos, la Fresa ha ocupado un lugar especial en la gastronomía americana y europea, siendo incluso la protagonista de algunos de los postres y platos salados más exclusivos de las cocinas mundiales. Sin embargo, no es necesario ser un chef de renombra para poder preparar un delicioso plato a base de Fresas, a continuación algunos ejemplos de ellos:

Bombones de fresa

Quizás uno de los postres más sencillos, económicos y originales para preparar a base de fresa sean estos bombones, los cuales además de ser más sanos que los bombones comerciales, constituyen la mejor opción para una merienda o postre divertido y nutritivo. No obstante, estos bombones también pueden ser preparados y entregados como regalo a alguien especial, pues además de sabrosos, resultan bastante chics.

Para prepararlos se necesitará tener a mano los siguientes ingredientes: una (1) libra de fresas recién maduradas / cien (100 gr.) de chocolate para derretir / media ( ½ ) taza de nata / una (1) cucharada de mantequilla / treinta (30 gr) de azúcar. Reunidos todos estos elementos, se comenzarán a seguir los pasos para hacer estos deliciosos bombones.

Propiedades curativas de la manzana La manzana es el fruto de la planta conocida con el nombre de manzano doméstico o también de algunos...
Remedios para agallones Se puede definir como agallones a un americanismo o palabra propia de América con la cual la cultura...
Usos sorprendentes del secador de pelo Tal vez uno de los electrodomésticos más populares del mundo de la belleza y el cuidado diario sean ...

En consecuencia, se tomará una olla con agua y se pondrá al fuego. Cuando el agua esté hirviendo, se colocarán en baño María el chocolate para fondue o de taza, picado en trozos y la nata. En la medida en que el chocolate se vaya derritiendo, con ayuda de una paleta de madera, se irá mezclando, hasta obtener una preparación homogénea. Llegado a este punto, se agregará también la margarina y el azúcar, y se mezclará nuevamente hasta lograr que todos los ingredientes estén totalmente combinados. La textura de esta preparación debe ser cremosa.

En ese momento se tomarán las fresas, previamente lavadas y secadas, y se sumergirán en el chocolate, una por una, y teniendo cuidado que solo quede sin cubrir la parte que se toma con los dedos. Una vez que la crema de chocolate ha cubierto por completo la fresa, esta se coloca en un palito para pincho o brocheta, a fin de que la cubierta pueda secarse por completo, sin que ningún lado se dañe. Para que el palito de la brocheta no se caiga, se puede usar una base de anime en la cual clavarlo. Se llevan a la nevera, hasta que el chocolate se haya endurecido.

Mousse de fresa

Otro de los postres deliciosos que se pueden preparar a base de fresas es este mousse, el cual además de suave y delicado, ofrece la oportunidad de disfrutar del sabor de esta fruta, de una manera sana y cacera. Para prepararla, se necesitará reunir los siguientes ingredientes: una (1) libra de fresas / doscientos cincuenta (250 gr.) gramos de nata para montar / cuatro (4) huevos / tres (3) cucharadas de azúcar / medio ( ½ ) vaso de agua.

Lo primero que se hará entonces, después de haber lavado las fresas, será procesarlas en una licuadora, a fin de obtener con ellas un jugo. Seguidamente, con ayuda de una batidora se procesará la nata, hasta conseguir montarla. En ese momento, se agrega poco a poco el jugo de fresas, y se mezcla. En otro recipiente, y también con ayuda de la batidora, se colocan las claras de los cuatro huevos a punto de nieve.

Acto seguido, se comienza a agregar la mezcla de fresas en nata, en las claras a punto de nieve, mientras que con la ayuda de una paleta, se mezcla todo muy suavemente, para evitar que las claras se desinflen. Hecho esto, se asume que el mousse de fresas está listo, por lo que se lleva entonces a los recipientes o vasos en donde se terminará de enfriar. Mientras esto sucede se preparar el jarabe de fresa.

Para esto se colocará en una cacerola al menos una cucharada grande de azúcar, medio vaso de agua y tres fresas, cortadas en láminas, y se deja cocinar hasta obtener con ellos un sirope de fresa. Se coloca una porción de este jarabe sobre cada vasito que se ha llenado con la mezcla para mousse, y se lleva todo a la heladera por un lapso de cuatro horas, o hasta que tome una textura firme.

Atún con fresas y pistacho

No obstante, las fresas no solo son protagonistas de platos dulces, sino que ella puede ser perfectamente el centro de una preparación salada, como por ejemplo en donde se mezcla a perfección con el sabor del pescado. Sin embargo, como el atún de este plato se come crudo, solamente marinado, será necesario primero que haya sido congelado a -20ºC, al menos por 72 horas.

Cuando se haya hecho este procedimiento, o se tenga la seguridad de que el pescado es apto para consumir crudo, sin riesgos, entonces se procederá a marinarlo. Por ende, se necesitará contar con los siguientes ingredientes: media (½) libra de atún / sal marina / salsa de soya / aceite de ajonjolí / un cuarto (¼) de cucharadita de jengibre molido / pimienta negra / dos (2) fresas / algunos pistachos pelados.

Con todo a disposición, se tomará un recipiente, y en él se mezclarán la salsa de soya, el aceite de ajonjolí, el jengibre, la pimienta y la sal. Se mezcla, y con esto se baña el atún. Se cubre el recipiente en donde se ha marinado el atún con papel transparente. Se deja por al menos una hora completa, teniendo cuidado de voltear de vez en cuando el pescado, para que absorba por completo la salsa.

Así mismo, se tomarán las fresas, se lavarán y se cortarán en finas láminas. Se espolvorearán con azúcar moreno, y se dejarán reposar por el mismo tiempo que la marinada del atún. Al momento de servir, se cortará el atún en pedazos no más grande que un bocado. Se colocarán en un plato, se colocará sobre cada trozo de atún, dos rodajas de fresa y un par de pistachos. Cada plato puede contener dos bocados. Finalmente, con ayuda de una cucharilla, se baña el atún, las fresas y los pistachos, con la salsa en la que se ha marinado el atún.

Imagen: pixabay.com

Recetas a base de fresa
julio 4, 2018