Recetas a base de kiwi

Tal vez lo más recomendable, antes de exponer algunas de las recetas a base de Kiwi más populares de la web, sea revisar algunos aspectos como la naturaleza, origen y propiedades de esta exótica fruta.

El Kiwi

De esta manera, se comenzará por decir que el Kiwi ha sido definido por las distintas fuentes botánicas como una fruta, en específico como una baya, que nade de una planta enredadera, que cuenta con el nombre científico Actinidia deliciosa. Así mismo, se distingue por contar con una pulpa jugosa de color verde brillante, la cual es adornada por unas diminutas semillas de color negro, que además de su color brindan al kiwi su textura característica.

Por otro lado, esta fruta también se característica por estar completamente recubierta por una pulpa de color verde oscuro y pardo, en donde pueden verse algunas vellosidades, que en algunos casos pueden resultar alérgenos para algunos, por lo que lo mejor es evitar lo máximo posible el contacto con ellos.

Origen del Kiwi

Con respecto al origen del Kiwi, las distintas fuentes señalan que el Kiwi puede ser considerado como una fruta originaria del continente asiático, específicamente del territorio chino, en donde se cree que surgió específicamente en los valles del río Yangtsé. Sin embargo, durante la primera década del siglo XX, el Kiwi fue llevado a Nueva Zelanda, en donde se adaptó positivamente en los climas templados de este país, e incluso de Oceanía.

De hecho, es en este país que el Kiwi es bautizado por este nombre, debido quizás a su gran parecido con un ave propia de esas tierras, la cual se caracteriza por tener un color bastante similar. Desde entonces, el Kiwi se ha ido popularizando en el resto del mundo, en donde el público en general se siente atraído por su exótica apariencia, y delicioso sabor un poco ácido, bastante parecido a la fresa.

Propiedades del Kiwi

No obstante, no solo es por su sabor y su apariencia que el Kiwi es tan cotizado en los menús y dietas alrededor del mundo, sino porque en las últimas décadas se ha podido comprobar que además cuenta con grandes e increíbles propiedades nutricionales y medicinales, las cuales convierten a este alimento en una de las claves de una alimentación balanceada y adecuada.

Entre las varias propiedades con las que cuenta esta fruta asiática, se encuentra la de ser una gran fuente de vitamina C, lo cual la convierte en la forma adecuada de luchar contra la gripe o el catarro, así como para prevenirlo.

Por otro lado, la gran cantidad de vitamina C que posee el Kiwi, el cual es calculado en proporciones de 100 miligramos por cada 100 gramos de fruta, además del Hierro que posee hacen que el Kiwi sea un alimento perfecto para combatir la anemia, pues el cuerpo en realidad no absorbe todo el Hierro que existe en los alimentos, pero la vitamina C es el componente que ayuda a que este mineral sea asimilado de la mejor manera por el organismo. En el caso del Kiwi existe presencia de estos dos componentes, lo cual hace que esta fruta resulte ideal para combatir la anemia.

Así mismo, el Kiwi es entendido como una gran fuente de ácido fólico, componente que se traduce en una buena salud para el sistema central nervioso, incentivando entonces el correcto funcionamiento del cerebro y sus distintas funciones orgánicas y cognitivas. No obstante, el Kiwi no solo resulta beneficioso para los niños, los adultos y los adultos mayores, sino que además es una fruta recomendada igualmente para las mujeres en edad gestante, puesto que su contenido de Ácido fólico ayuda a la buena salud del sistema central nervioso del feto, al tiempo que previene la aparición de la espina bífida. Por lo tanto, su consumo en esta etapa es positivo, siempre y cuando se haya descartado la alergia a esta fruta.

Igualmente, el Kiwi contará también con gran cantidad de Potasio, incluso más del que puede encontrarse en un banano, por lo que los especialistas en Medicina natural señalan que el consumo de esta fruta puede incidir en un control sobre la presión sanguínea, así como en un adecuado funcionamiento del corazón. Sin embargo, señalan los especialistas, las personas con algún tipo de insuficiencia renal deben tener prevención a la hora de consumir kiwi en exceso, precisamente a la cantidad de potasio que tienen.

Además del Potasio, otro componente del Kiwi el cual lo convierte en un importante elemento a la hora de hablar de la salud cardíaca es el Magnesio, mineral que cuenta con la propiedad de hacer que el Calcio permanezca en los huesos, lo cual por un lado producirá huesos fuertes, mientras que por otro hará que el Calcio no huya hacia los órganos y demás vasos sanguíneos, lo cual podría traducirse en un infarto o demás problemas cardiovasculares, por lo que entonces la Medicina naturista señala que el Kiwi en realidad funciona como un gran protector del sistema cardiovascular.

Finalmente, entre las muchas propiedades nutricionales y medicinales que se encuentran en el Kiwi está la de poseer una gran cantidad de Serotonina, el cual unido también a los antioxidantes que tiene, así como a la gran cantidad de vitamina C con la que cuentan, hacen que el Kiwi resulte ideal para combatir el insomnio.

Así mismo, dentro del Kiwi se puede encontrar Azúcares, Fibra soluble e insoluble, Grasas, Proteínas, vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, E y K. Por otro lado, el Kiwi cuenta también con otros minerales como Calcio, Hierro, Fósforo, Sodio, Zinc y Cobre, este último indispensable para el correcto desarrollo de los huesos, el cerebro y el crecimiento en general, compuesto que reitera que el Kiwi es una buena opción a ser incluida en la alimentación de los niños, una vez verificado que no se posee ningún tipo de alergia en ellos.

Recetas a base de kiwi

Pese a que en los últimos tiempos cada vez son más las personas que son conscientes de las grandes propiedades del Kiwi, pocos son los que conocen otra forma de consumo que no sea en rodajas, o tal vez incluida en alguna ensalada de frutas. No obstante, esta deliciosa y ácida fruta puede en realidad ser el protagonista de gran cantidad de platos, que van desde los más sencillos hasta los más complejos, y entre los que se encuentran los siguientes:

Torta helada de Kiwi y guanábana

Quizás por la acidez de ambas, el kiwi combina a la perfección con el sabor de la Guanábana, por eso se mezclan a la perfección, en este delicado y sencillo postre, el cual puede ser ideal para cerrar con broche de oro un almuerzo o cena familiar, o incluso para servir durante una merienda.

Para prepararlo será necesario cumplir tres pasos: primero hacer la capa de galleta; segundo hacer la base, y luego la cubierta de la tarta. En consecuencia, se comenzará por hacer la capa de galletas, para lo cual simplemente se colocarán unas galletas unas al lado de las otras, haciendo una capa con ellas, en el fondo de un recipiente de tarta, lo suficientemente hondo. Por su lado, se iniciará la preparación de la base, la cual se preparará con los siguientes ingredientes: medio (½) litro de yogurt sabor a guanábana / doscientos (200 gr.) gramos de azúcar / doscientos cincuenta (250 gr.) gramos de pulpa de guanábana / veinte (20 gr.) gramos de gelatina sin sabor / una (1) taza de pedacitos de kiwi.

Se comienza entonces a preparar la pulpa de guanábana, para la cual será necesario simplemente despojar la guanábana de su cáscara, así como de sus semillas. Cuando esto haya sucedido se llevará la pulpa a la licuadora, aun cuando hay personas que prefieren simplemente dejar la pulpa sin procesar, pues así se le puede dar mayor textura a la preparación. Posteriormente, se mezcla el yogurt con azúcar, la pulpa de guanábana y los pedacitos de kiwi. Se añade también la gelatina sin sabor, disuelta previamente en agua. De inmediato, se colocará esta preparación sobre la base de galletas, hasta llenarlo casi por completo. Finalmente, se llevará a la heladera durante cuatro horas.

Transcurrido este tiempo, se procederá a preparar la mermelada de Kiwi. Para esto se necesitará tener a disposición doscientos (200 gr.) gramos de kiwi, cortados y pelados / ciento cincuenta (150 gr.) gramos de azúcar / tres (3) gotas de colorante verde comestible, si se desea un color más intenso / una (1) cucharadita de gelatina sin sabor. Se colocará una olla al fuego, en donde se colocará el azúcar y el kiwi, así como los ingredientes adicionales, y se deja cocinar hasta que se haya formado una preparación espesa. Se coloca la mermelada por encima de la tarta, se decora esta superficie con rodajas de kiwi. Se lleva nuevamente a la heladera hasta que cuaje, y en ese momento ya se puede comer.

Panqueques de kiwi y banana

No obstante, los kiwis también se pueden usar para preparar un delicioso y nutritivo desayuno, como, por ejemplo, estos deliciosos panqueques. Para preparar esta receta, se necesitará tener a disposición los siguientes ingredientes: una (1) banana pequeña / dos (2) kiwis bien maduros / un (1) huevo / tres (3) cucharadas de harina de coco / una (1) cucharadita de polvo para hornear / dos (2) cucharadas de miel de abejas.

Una vez con todos los ingredientes a disposición, se necesitará simplemente colocar todos los ingredientes en el vaso de la licuadora, y procesarlos hasta obtener una preparación homogénea. Posteriormente, se tomará un sartén, en el que se colocará un poquito de aceite de coco, antes de agregar dos cucharadas grandes de masa, para formar el panqueque. Se le permitirá cocinarse por un lado antes de voltearse. Cuando esté cocida, se sacará del sartén, y se irán apilando una sobre otras, para que conserven el calor. Se pueden servir acompañadas de pedacitos de frutas y miel. Incluso, en caso de un postre, se puede acompañar de helado.

Ensalada de atún y kiwi

No obstante, el Kiwi no solo será protagonista de platos dulces, puesto que también puede serlo de platos salados. Un ejemplo lo constituye esta deliciosa ensalada, que combina las propiedades nutricionales del atún con las del kiwi, al tiempo que ofrece una opción bastante fresa, y fácil de preparar.

Al momento de iniciar con la preparación, se necesitará reunir los siguientes elementos: una (1) lata de atún en agua / un (1) kiwi / una (1) ramita de apio / una (1) zanahoria mediana / pimienta / sal / semillas de cilantro / aceite de oliva. Se procede entonces a lavar, pelar y cortar en pedacitos el kiwi, así mismo se pelará y se rallará la zanahoria.

Se mezclarán entonces las frutas y el atún, así como la zanahoria. Se condimentará con sal, pimienta, las semillas de cilantro y el aceite de oliva. Se le puede colocar también un poquito de limón. Se mezcla todo, y se sirve acompañado de arroz, o incluso de patacones o galletas de soda.

Imagen: pixabay.com

Recetas a base de kiwi
julio 31, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar