Recetas de ensaladas a base de cereza

Quizás lo más conveniente, antes de exponer algunas de las recetas más populares de la web, con respecto a las Ensaladas a base de cereza, sea tener en cuenta algunos aspectos, propios de esta fruta, como por ejemplo su naturaleza, origen o propiedades.

La cereza

En consecuencia, se puede comenzar por señalar que de acuerdo a los distintos especialistas en Botánica, la Cereza básicamente puede ser considerada como el pequeño fruto que nace de algunos árboles inscritos en el género Prunus, por ende, se infiere también que existen varias especies de Cereza, siendo las más conocidas la Cereza ácida (Prunus cerasus) y la Cereza dulce (Prunus avium).

Sin embargo, los árboles del género Prunus no sólo son capaces de producir Cerezas, sino que algunas especies de este género son responsables también de traer al mundo otras frutas, como por ejemplo, el Damasco, el Albaricoque y el Melocotón, por lo que entonces las Cerezas pueden ser consideradas como primas de estos frutos.

En cuanto a las características físicas que se pueden encontrar en las Cerezas, la Botánica ha señalado que, de forma general, la Cereza se distinguirá por ser una fruta pequeña, de forma redondeada, piel lisa, y colores que dependen directamente de su especie, pudiendo variar entre verde, rojo y morado. Así mismo, la pulpa de la cereza se distinguirá por su textura jugosa, así como por el corazón duro que estas guardan en su interior. Igualmente, el color de la pulpa dependerá directamente de la especie.

Origen de la cereza

Otro dato importante con respecto a las Cereza, será específicamente el origen de esta fruta, la cual se cree que llegó por primera vez al mundo en los territorios que se encuentran ubicados entre el Mar Negro y el Mar Caspio, por lo que entonces se puede considerar a Asia el continente de donde es originaria la especie más antigua de cereza, que se conoce en la modernidad, es decir la Prunus cerasus, o Cereza ácida, como es llamada popularmente.

En cuanto a la forma en que esta fruta viajó del continente asiático a Europa, y de ahí al resto de occidente, hay varias teorías encontradas. Por un lado, existe una versión bastante naturalista que responsabiliza a los pájaros migratorios del desplazamiento de la Cereza hacia occidente, a través de la plataforma continental Eurasia.

Por otra parte, también existe otra teoría, un poco más histórica, que señala cómo el responsable de la llegada de la Cereza al imperio romano pudo ser el general Lúculo. De esta manera, esta versión, basada en las anotaciones hechas por el historiador latino Plinio el viejo, señala cómo este militar romano pudo llegar en el siglo 67 a.C. al antiguo Cerasunte, ubicado en Turquía, y que responde al nombre moderno de Giresum encontrando en esta ciudad la Cereza. De acuerdo a este historiador, a Lúculo le gustó tanto esta fruta que en su viaje de regreso llevó algunas hasta roma.

Propiedades de la Cereza

Sin embargo, aun cuando la mayoría escoge las Cerezas por su delicioso sabor, estas frutas también se encuentran entre las mejores opciones alimenticias, debido a la gran cantidad de nutrientes que le atribuyen los especialistas. En este sentido, los Nutricionistas han señalado que la Cereza puede ser considerada como una gran fuente de Fibra alimenticia, así como de Proteínas vegetales, Azúcares naturales, Carbohidratos, así como Grasas (tanto Monoinsaturadas, como Saturadas y poliinsaturadas).

Por otro lado, las Cerezas han sido explicadas por las distintas fuentes especializadas en Nutrición como una gran fuente de vitaminas, pudiendo encontrarse en esta fruta entonces vitamina A, B1, B2, B3, B5, B6, B9, C, E y K. Por igual, dentro de esta pequeña fruta se podrán encontrar también importantes cantidades de minerales, vitales para el buen funcionamiento del cuerpo humano, como por ejemplo el Calcio, Hierro, Manganeso, Magnesio, Fósforo, Potasio y Zinc.

Así mismo, además de la gran cantidad de nutrientes con las que cuenta la cereza, la Medicina naturista dice que en estas pequeñas frutas también se pueden encontrar grandes propiedades curativas. En este sentido, por ejemplo, las Cerezas son tenidas como un excelente alimento para combatir el estreñimiento, pues su gran cantidad de fibra logra estimular de forma positiva el intestino humano.

Por igual, su gran cantidad de vitamina A, hace de la cereza un alimento ideal para propiciar la regeneración de tejidos, así como una buena salud visual, sobre todo la nocturna. Por otro lado, su gran cantidad de vitamina E, hace que la Cereza también pueda ser entendida como un alimento que procura la producción de colágeno, así como la salud, fortaleza, hidratación y brillo de las uñas, piel y cabello.

Recetas saladas a base de coco Quizás lo más conveniente, antes de abordar algunas de las recetas saladas más populares de la web, ...
Propiedades curativas del hinojo Puede que lo más conveniente, antes de avanzar sobre aquellas propiedades y usos medicinales con los...
Recetas saladas a base de avellanas Tal vez lo más conveniente, previo a abordar una exposición sobre algunas de las recetas saladas más...

Su gran contenido de Magnesio hace que también las cerezas puedan ser entendidas como una fruta cardioprotectora. De igual forma, entre muchas de sus propiedades, su contenido de Zinc y vitamina B9 hacen que la Cereza sea una fruta bastante buena para el funcionamiento del cerebro, así como para las funciones cognitivas.

Recetas de ensaladas a base de Cerezas

Empero, más allá de sus múltiples propiedades nutricionales y curativas, lo cierto es que millones de paladares alrededor del mundo siguen eligiendo la cereza por su textura, jugosidad y delicioso sabor, lo cual hace que estas frutas hayan ganado espacio como uno de los ingredientes estrellas de las mejores y más creativas recetas, entre ellas las que tienen como objetivo elaborar deliciosas ensaladas. A continuación, algunos ejemplos:

Ensalada primaveral

Un ejemplo de cómo combinar el sabor de las Cerezas con otro vegetales, para logran un plato fresco y nutritivo es esta Ensalada primaveral. Para prepararla, será necesario tener a disposición los siguientes ingredientes: dos (2) huevos duros / una (1) taza de guisantes / una (1) taza de maíz enlatado /  una (1) taza de pechuga de pollo a la plancha, picada en cuadritos / Queso holandés en finos rulos / media ( ½ ) taza de tomates cherry / y una (1) taza de cerezas.

Lo primero que se hará, una vez se hayan reunido todos los ingredientes, será lavar las cerezas, y sacarles el corazón. Así mismo, se deberán lavar los tomates Cherry, así como preparar el queso. Así mismo, se llevarán todos los ingredientes a la ensaladera. En una taza aparte, se deberá colocar tres cucharadas de vinagre balsámico, dos cucharadas de aceite de oliva, una pizca de sal. Se revuelve bien este aderezo, y se baña la ensalada con él. Esta preparación puede acompañar pescados, pollos y también carnes.

Ensalada imperial

Otra forma de incluir las cerezas en la preparación de las ensaladas puede ser esta Ensalada imperial, ideal para acompañar aves, por su dulce sabor. Para preparar este plato, será necesario reunir los siguientes ingredientes: media ( ½ ) piña madura, y picada en cuadritos / una (1) rama de apio / medio ( ½ ) repollo morado rallado / una (1) lechuga americana, troceada de forma rústica / cuatro (4) cucharadas de mayonesa / una (1) cucharada de aceite de oliva / una (1) cucharada de vinagre / una (1) pizca de sal / una (1) taza de cerezas rojas.

Una vez se cuenta con todos los ingredientes a disposición, se deberá comenzar por tomar el repollo y pasarlo por agua hervida, con un poquito de vinagre. Así mismo, se deberá lavar la ramita de apio España, y cortarla en cuadros pequeñitos. Se procede entonces a llevar todos los ingredientes a la ensaladera, a excepción de las cerezas.

En una taza aparte, se mezclará el aceite de oliva, el vinagre, la mayonesa y la sal. Se mezcla hasta obtener un aderezo bastante homogéneo, y se baña con ella la ensalada.  Con ayuda de dos paletas, se mezcla la ensalada. Por último, se lavan las cerezas, se parten por la mitad, para sacarles el corazón, y se agregan de forma decorativa a la ensalada.

Ensalada de cerezas

Finalmente, otro ejemplo de qué tan bien pueden combinarse las Cerezas con el sabor de las hojas frescas es esta ensalada de cerezas. Para prepararla será necesario reunir primero los siguientes ingredientes: dos (2) tazas de cerezas moradas / una (1) taza de queso feta / una (1) cebolla dulce / dos (2) tazas de canónigos / una (1) cucharadita de mostaza / una (1) pizca de sal / tres (3) cucharadas de aceite de oliva / cinco (5) cucharadas de vinagre de sidra.

Con todos los elementos a disposición, se comenzará entonces por lavar las cerezas, y cortarlas en finas láminas. Hecho este proceso, se reservan aparte las cerezas, para cuando vayan a usarse. Así mismo, se tomará el queso, y se cortará en dados o cubos de tamaño mediano. De igual forma, se deberá procesar la cebolla, la cual se deberá pelar y picar en julianas.

Así mismo, se tomará un recipiente, y en él se colocarán los canónigos, se deberán entonces tapar con agua y agregar vinagre. Hecho esto, se escurren, y se colocan entonces en la ensaladera, junto a la cebolla. En una taza aparte, se preparará el aderezo, para esto, se deberá entonces mezclar el aceite de oliva con el vinagre de sidra y la sal, se mezclan vigorosamente y se bañan estos ingredientes.

Luego de mezclar las hojas, la cebolla y el aderezo, se procede entonces a añadir el queso feta, así como las cerezas. Se vuelve a mezclar todo, y ya se encuentra lista esta ensalada, que resulta ideal para acompañar carnes rojas.

Imagen: pixabay.com

Recetas de ensaladas a base de cereza
noviembre 29, 2018