Recetas de ensaladas a base de ciruelas

Es probable, que previo a exponer algunas de las recetas más populares sobre Ensaladas a base de Ciruela, sea recomendable tomar un momento para analizar algunos aspectos relevantes de esta fruta, como por ejemplo su naturaleza, origen o propiedades.

La ciruela

Por consiguiente, se comenzará por señalar que la Ciruela ha sido descrita por las ciencias botánicas como una fruta, producida por un árbol, que es denominado a su vez Ciruelo, y que se encuentra catalogado como propio del género Prunus. Por otro lado, la Botánica también señala que los árboles propios de este género no sólo producen ciruelas, sino que pueden encontrarse otras especies, de las cuales nacen algunas frutas, como por ejemplo los Albaricoques, los Damascos, Duraznos, Melocotones o la Cereza, frutos estos con los que entonces la Ciruela estaría emparentada.

En cuanto a las características físicas de la Ciruela, esta fruta puede ser descrita como un fruto mediano, redondo, recubierto por una piel lisa, y cuyos colores oscilan entre el amarillo, el verde, el rojo y el morado, característica esta que varía según la especie.

Así mismo, en las ciruelas se podrá encontrar también una pulpa carnosa y jugosa, cuyo sabor puede oscilar entre el ácido y el dulce, así como también demostrar gran variedad de colores (amarillo, rojo, blanco o verde), rasgos estos igualmente atados a la especie de esta fruta.   Por otro lado, dentro de la pulpa de las ciruelas se encuentra entonces una semilla única, recubierta de una coraza bastante dura.

Origen de la Ciruela

Con respecto a su origen, la Ciruela es identificada por las distintas fuentes como una fruta proveniente de Asia, específicamente de las regiones ubicadas alrededor del Cáucaso. No obstante, los historiadores puntualizan dos puntos geográficos en donde la Ciruela pudo nacer y ser conocida durante épocas antiguas.

En este sentido, los especialistas señalan que la Ciruela pudo haber nacido entonces en las regiones ubicadas en la antigua Anatolia, lugar en donde en épocas modernas se encuentra Turquía, y en donde era considerada simplemente como una fruta silvestre, propia de la región. Por otra parte, también en Asia, los investigadores indican que puede considerarse también a Persia –en el moderno Irán- como una de las cunas de la ciruela. No obstante, a diferencia de Anatolia, para los persas la Ciruela era conocida, e incluso este pueblo manejaba las distintas especies de Ciruelas que existían en la región.

De igual forma, los Historiadores señalan que los responsables de la llegada de la Ciruela a Occidente pudo estar directamente relacionada con las transacciones comerciales que desarrollaban los pueblos árabes con los romanos, y que propiciaban entonces la llegada de ciertos productos desde el continente asiático al europeo.

Por igual, de forma posterior, la Ciruela llegó a América, de mano de los españoles, durante la época de la Conquista, a la que fue sometido este continente. De igual forma, la Ciruela era conocida también por otros pueblos asiáticos, además de los turcos y los persas. De hecho, para algunas culturas asiáticas, como por ejemplo la china o la japonesa, la Ciruela, y sobre todo el árbol del cual nace, es decir, el Ciruelo son el símbolo del huerto.

Propiedades de la Ciruela

Además de su delicioso sabor, cuyas variedades dulces suelen ser las más apreciadas, sin dejar atrás del todo a las versiones ácidas, la Ciruela es tenida también como una fruta con grandes propiedades nutricionales, entre las que se encuentran la de ser una gran fuente de Carbohidratos, Fibra alimentaria, Azúcares, Grasas y Proteínas vegetales, elementos estos que convierten a esta fruta en un bocado de energía.

Así mismo, en la Ciruela, los expertos en nutrición han logrado precisar la existencia de varias vitaminas, como por ejemplo la vitamina A, vital para la regeneración de los tejidos, así como para la buena salud visual, sobre todo la relacionada con la visión nocturna. Por otro lado, la Ciruela es vista también como una fuente de vitaminas del complejo B, como por ejemplo las vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, y B9. Entre otras de las vitaminas que se encuentran en esta fruta están la vitamina C, E y K.

No obstante, dentro de estas frutas de origen asiático, no sólo se encuentran vitaminas, sino que en ellas la Ciencia también ha reconocido la presencia de importantes minerales, como por ejemplo el Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc, los cuales son vitales para el funcionamiento del cuerpo humano.

Remedios naturales para los cálculos renales Quizás lo mejor, antes de abordar los distintos Remedios naturales, recomendados por las fuentes nat...
Ejemplos de cómo sembrar tus propias especias en casa ¿Has pensado en la cantidad mensual de dinero que inviertes comprando en el supermercado las especie...
Ejemplos de cómo preparar tortas navideñas Siempre que se aproxima Navidad comienzan las reuniones familiares, los reencuentros con las amistad...

Por consiguiente, la Ciencia también relaciona estos nutrientes con la gran variedad de propiedades curativas que pueden encontrarse en la Ciruela, y entre las que se encuentra ser un gran aliado de un adecuado tránsito intestinal, así como de un sistema inmunológico fortalecido. Así también, la Ciruela es vista como una gran protectora del sistema cardiovascular, al tiempo que se le reconoce también como una fruta bastante positiva para la salud cerebral, procurando entonces –debido a su importante cantidad de Ácido fólico, Fósforo y Zinc- una buena actividad cognitiva, así como la prevención de enfermedades degenerativas.

Ensaladas a base de ciruelas

Pese a la gran cantidad de nutrientes que contienen estas frutas, esta no es la única razón por la que millones de paladares a nivel mundial siguen prefiriendo la Ciruela, sino que su dulce o ácido, pero delicioso sabor, hace que esta fruta sea elegida para convertirse en la protagonista de deliciosos y creativos platos, entre ellos, algunas elegantes y prácticas ensaladas, que pueden constituir un plato principal de antología, así también como un acompañante inolvidable. A continuación, algunos ejemplos de estas recetas:

Ensalada de ciruela

Una buena forma de integrar las Ciruelas en una ensalada puede ser mezclar el sabor de esta fruta de origen asiático, con el delicioso sabor de la manzana y las nueces, tal como sucede en esta receta, para la que se necesitará tener a disposición los siguientes ingredientes: una (1) libra de ciruelas / una (1) lechuga romana / una (1) manzana / media ( ½ ) taza de nueces desmenuzadas / media ( ½) taza de queso Brie en dados / un (1) limón / cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva / sal / pimienta / una (1) cucharada de miel.

Una vez se hayan reunido todos los ingredientes,  se comenzará por preparar la lechuga, para esto se sacarán sus hojas, se lavarán, se trocearán con las manos, y se llevarán a una fuente profunda con abundante agua y vinagre, para así retirar toda infección. Acto seguido, se tomarán también las ciruelas, y se limpiarán, se trocearán y se les retirará el hueso o semilla.

Se tomará también la manzana, se lavará y se cortará en julianas. Se colocan en la ensaladera, la lechuga escurrida, las ciruelas, las manzanas, el queso y las nueces. En un recipiente aparte, se mezclará el jugo de limón, el aceite de oliva, la pizca de sal, pimienta y la miel, hasta obtener un aderezo homogéneo, con el cual se bañará entonces la ensalada. Se mezclarán todos los ingredientes, y se servirá a los comensales.

Ensalada de tomates y ciruelas

Otra combinación deliciosa que puede darse es aquella que mezcla el sabor de las ciruelas con los tomates. Para preparar esta receta, se necesitará entonces tener a disposición los siguientes ingredientes: una (1) cebolla mediana / dos (2) tomates / diez (10) tomates cherry / una (1) ciruela roja / una (1) ciruela amarilla /  media ( ½ ) cucharada de vinagre de jerez / cuatro (4) cucharadas de aceite de oliva / cilantro / sal / pimienta.

Con todos los ingredientes a disposición, se comenzará la receta marinando la cebolla. Para esto, se tomará el vegetal, se le quitará la capa superficial, y se cortará finamente en julianas. Se llevará a una taza profunda con un poco de vinagre y sal, permitiéndole entonces impregnarse con estos ingredientes por unos 30 minutos.

En simultáneo, se procesarán los tomates, para esto, se lavarán y pelarán, y se cortarán en trozos, que no deben tener el mismo tamaño. Así mismo, se tomarán las ciruelas, se lavarán, se les sacará el corazón, y se cortarán en gajos.

En una taza, se mezclará el vinagre de jerez, el aceite de oliva, la sal y la pimienta, buscando hacer una mezcla bastante homogénea. Se coloca en la ensaladera la cebolla escurrida, los tomates, las ciruelas, y se bañan con el aderezo. Unos minutos antes de servir, se le agrega el cilantro fresco.

Ensalada capresa con ciruelas

Finalmente, otra receta de ensaladas con ciruelas, que puede dejar un recuerdo imborrable en la mente de los comensales es esta Capresa, la cual combinará a perfección el sabor de la ciruela, los tomates y de queso mozzarella.

Para preparar esta receta, será necesario tener a disposición los siguientes ingredientes: una (1) cucharada de vinagre de champaña / una (1) cucharadita de vinagre balsámico blanco / Sal marina / pimienta negra / tres (3) cucharadas de aceite de oliva / una (1) libra de tomates rojos / tres (3) ciruelas maduras, rojas / media ( ½ ) libra de queso mozzarella / un cuarto ( ¼ ) de hojas de albahaca fresca / diez hojitas de menta fresca.

En un plato llano, se colocarán los tomates y la ciruela, cortados en rodajas, y alternando su disposición. Encima de cada rodaja se agregará una rodaja de queso, y sobre ellas una hoja de albahaca. Así mismo, se deben agregar entonces las hojas de menta cortadas finamente.

Aparte, se tomará una taza en donde se mezclará el vinagre de champaña, el vinagre balsámico y la sal, hasta obtener una vinagreta homogénea, con la cual se bañará la ensalada. Se agrega sal y pimienta molida, y se sirve.

Imagen: pixabay.com

Recetas de ensaladas a base de ciruelas
noviembre 30, 2018