Recetas de ensaladas a base de moras

Antes de exponer algunas de las más deliciosas recetas de la web, a base de moras, puede que lo mejor sea revisar algunos aspectos sobre esta fruta, silvestre y asiática, con respecto a su naturaleza y propiedades.


Lo más reciente:

La mora: naturaleza y propiedades

De esta forma, se comenzará por decir entonces que la Mora ha sido explicada por las distintas fuentes botánicas como una baya, nacida del árbol de la Morera, conocido también por su nombre científico Morus. Pese a que las especies más conocidas de moras son la Morus nigris (mora negra) y la Morus alba (mora blanca) en realidad la ciencia señala que existen alrededor de trescientas distintas especies de moras, de las cuales al menos 16 son dadas por los árboles señalados como Moreras.

Así mismo, la Botánica señala la gran importancia de no confundir la mora, nacida de la morera, con la baya de la zarzamora, la cual recibe también el nombre de mora. Sin embargo, pese a las similitudes físicas de estas frutas, en realidad pertenecen a especies distintas, puesto que mientras la mora nacida de la morera es identificada como propia del género Morus, las nacidas en el arbusto espinoso de Zarzamora –el cual por su parte es identificado como perteneciente al género rosáceo- son señaladas como frutas correspondientes al género Rubus.

Origen de la mora

Caracterizándose por ser una baya de pequeño tamaño, forma diamantada, sabor dulce y colores bastante llamativos, los cuales oscilan entre blanco, rojo vivo y vino tinto, las moras de la morera son reconocidas por las fuentes botánicas también como frutas provenientes del continente asiático, en donde incluso para algunas culturas, como por ejemplo la China, en especial los budistas, consideran la morera como un árbol sagrado, por ser esta la especie a la que se supone pertenece el mitológico árbol del Fusang.

Así mismo, para esta mitología asiática, Budha meditó y alcanzó la iluminación debajo de este árbol de morera, el Fusagn, de ahí que según cuentan algunos textos chinos, unos cinco siglos antes de la llegada de los españoles a tierras americanas, estas habían sido visitados por Hui Shen y sus acompañantes, en total, cinco monjes budistas, que habrían viajado a la América precolombina, en búsqueda de los árboles de Fusang que habían en estas tierras, teniendo entonces la oportunidad de enseñar a sus habitantes originarios las bases del budismo.

Empero, no es Asia el único continente en donde la Ciencia considera que la mora pudo haber nacido por primera vez en estado silvestre, sino que un poco más al occidente de la plataforma Eurasia, es decir, en Europa, también existen vestigios que señalan que las moras se dieron de forma natural es este continente, aun cuando la mayoría de las especies de morera y moras que existen, en realidad, sí provienen de Asia. No obstante, los científicos señalan que las moras en realidad cuentan con la capacidad de prosperar bastante bien en otras zonas, mientras sean cultivadas en tierras húmedas, y que se encuentren a más de 1500 metros sobre el nivel del mar, de ahí que sean entonces producidas en otras regiones del mundo.

Por su lado, las moras nacidas de la zarzamora pueden ser identificadas también como plantas propias del continente asiático, aun cuando los especialistas indican que estas frutas pudieron nacer también en estado silvestre en algunas regiones de Europa, así también como de América central.

Propiedades de la mora

Aun cuando la mayoría del público, cuando piensa en moras recuerda o imagina de inmediato su delicioso sabor, en realidad la mora no es solo dulzor o textura, puesto que esta fruta puede ser igualmente identificada como una gran fuente de nutrientes y propiedades medicinales.

En este sentido, los textos especializados han señalado que las moras, nacidas de la morera, pueden ser vistas como una gran fuente de proteínas, fibra alimenticia y azúcares naturales, por lo que surgen como una gran opción alimenticia. Así también, las moras son vistas como una gran fuente de vitaminas, entre las que se encuentran la vitamina A, algunas vitaminas del complejo B (B1, B3, B5, B6 y B9), al igual que las vitaminas C, E y K.

Con respecto a los minerales, estas frutas tienen también gran cantidad de minerales, los cuales hacen que las moras sean sinónimo de Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc, elementos estos necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo.

De hecho, las moras de la morera no sólo son identificadas como grandes fuentes de nutrientes, sino que sus elementos y componentes son también asociados a importantes propiedades medicinales, entre las que se encuentran ser gran fuente de antioxidantes, tener cualidades depurativas, combatir el envejecimiento, favorecer el correcto desarrollo del feto, combatir el estreñimiento, mantener altos niveles del sistema inmunológico, prevenir la anemia, evitar la osteoporosis o proteger el sistema cardiovascular.

Recetas de ensaladas a base de moras

Cuando se habla de moras y cocina, la mayoría de las personas tienden a imaginar esta fruta como el ingrediente estrella de deliciosos postres, o incluso como un elemento bastante llamativo de salsas y acompañantes de carnes. Sin embargo, pese a su frescura, son pocas las personas que lo imaginan en primer momento como el ingrediente ideal de ensaladas crudas, en donde su textura y dulce sabor combina a la perfección con la textura y sabor de los vegetales y plantas tradicionales. A continuación, algunos ejemplos de las ensaladas que pueden realizarse usando la mora:

Ensalada de frutas mañanera

Una deliciosa forma de comenzar las mañana, bien sea solo o acompañado, entre semana o los domingos, es esta fresca y colorida ensalada de frutas, para cuya preparación se necesitará tener a mano los siguientes ingredientes: tres (3) bananos / media (1/2) taza de fresas maduras / una (1) taza de moras maduras / un (1) mango maduro / una (1) lata pequeña de leche condensada.

Al momento de preparar la ensalada, será necesario disponer de un recipiente o ensaladera, en donde se colocará el mango y los bananos picados en finas rebanadas. Por su lado, se lavarán las fresas, y también se cortarán en trocitos, para ser agregadas a la ensalada. Por último se colocan las moras, las cuales también debieron lavarse previamente. Se agrega la leche condensada, y se mezclan las frutas. Se pueden servir en copas de helado, para un desayuno o postre ideal.

Ensalada de queso de cabra y moras

Sin embargo, no todas las ensaladas que pueden elaborarse usando moras deben resultar completamente dulces, puesto que estas frutas de origen asiático pueden también convertirse en el ingrediente ideal de ensaladas con un toque salado. Un ejemplo de ello es esta ensalada, para la cual se necesitará reunir los siguientes ingredientes: una (1) taza de espinacas baby / una (1) taza de mézclum de lechugas / un (1) rábano / media (1/2) taza de tomates cherry / una (1) cebolla morada / una (1) taza de moras / una (1) pera / aceite de oliva / sal / un (1) rulo de queso de cabra.

Con todos los ingredientes a disposición, se comienza entonces a lavar muy bien las hojas, y luego a pasarlas por un  poco de vinagre. En una ensaladera, se colocan entonces las hojas lavadas, se agrega entonces la cebolla cortada en julianas, así como el rábano cortado en finas rodajas. En una olla se coloca a fuego lento la pera, hasta que se disuelva por completo, para esto se puede agregar un poco de agua si se desea, pero no mucho. Cuando la fruta se encuentre suficientemente líquida, se baja del fuego, y se agrega a ella vinagre y aceite, y se mezcla muy bien todo.

Se procede entonces a dejar enfriar la vinagreta de pera. Cuando está lo suficientemente fría, se agrega entonces a la ensalada, además de colocar un poco más de aceite y sal. Se mezcla muy bien todo, y por último se agrega el queso y las moras. Se mezcla nuevamente, y se sirve. Esta ensalada puede resultar el complemento perfecto para cualquier tipo de carne, o incluso también para una pasta.

Ensalada de quinoa con mora y pavo

En un tono un poco más saludable, las moras pueden integrarse de forma perfecta también con la quinoa, en una ensalada bastante nutritiva. Para prepararla se necesitará entonces tener a disposición una (1) taza de quinoa / un (1) tomate maduro / una (1) taza de moras maduras / una (1) lata pequeña de maíz / media (1/2) taza de jamón de pavo en cuadritos / medio (1/2) mango maduro / una (1) rodaja de melón.

Al momento de preparar este plato, será necesario entonces comenzar por cocinar la quinoa, lo cual se llevará un total de siete minutos. Para esto, se coloca una olla al fuego, y en ella se coloca agua, se deja hervir el agua y en ese momento se agrega la quinoa. Se deja entonces cocinar por siete minutos, o hasta que esta se abra.

Por otro lado, se deberán ir preparando las frutas que se usarán para esta ensalada. En consecuencia, se pelarán y cortarán en cuadritos pequeños el melón, el mango y el tomate, teniendo precaución de no eliminar el jugo que se estos van largando, pues se usará posteriormente para mezclar con la quinoa.

Cuando la quinoa está fría, se procede entonces a mezclarla en las frutas, al tiempo que también se agrega el jamón, el maíz, las uvas pasas y las moras previamente lavadas. Se mezcla entonces todo, se coloca el jugo que han soltado las frutas mientras se cortaban, y se condimenta la ensalada con un poco de orégano y sal. Este plato también combina a la perfección como acompañante de carnes o pastas, o también para consumirse solo, como un almuerzo saludable.

Imagen: pixabay.com

Recetas de ensaladas a base de moras
octubre 30, 2018

Ver más Artículo al azar