Recetas dulces a base de avellana

Quizás lo mejor, previo a abordar una exposición sobre algunas de las recetas a base de avellanas, más populares de la red, sea revisar de forma breve algunos aspectos importantes sobre este tipo de frutos secos.


Lo más reciente:

La avellana

Por consiguiente, se empezará por referir que la Botánica ha definido la Avellana como un fruto –consumido de forma cocida o cruda, pero siempre después de un proceso de secado- que nace de un árbol, denominado por lo general como Avellano, y que responde a su vez en al nombre científico de Corylus avellana.

Con respecto a su aspecto, la avellana básicamente se puede describir como un fruto seco, de color pardo y aproximadamente un centímetro, o centímetro y medio, de diámetro, el cual se encuentra rodeado de una cáscara marrón oscura, la cual se deshecha, puesto que resulta bastante amarga al gusto humano.

Así mismo, los especialistas han señalado que la avellana es un fruto bastante versátil para la industria culinaria, pues puede ser empleada para hacer platos tanto salados como dulces, mientras que los otros productos del árbol de avellano, sobre todos sus hojas o corteza cuentan con varios usos industriales, por lo que en realidad es muy poco lo que puede desaprovecharse de este árbol.

Origen de la avellana

Por otro lado, será también importante señalar que la Avellana, de acuerdo a lo que señalan algunas fuentes, puede considerarse una fruta proveniente de Asia Menor, específicamente de Ponto, en donde se encuentra Turquía, por lo que no es de extrañar que este país siga siendo uno de los mayores productores de avellana a nivel mundial, posición que comparte, desde finales del siglo XX, junto a China e Irán, así como otros países fuera del continente asiático, como por ejemplo Estados Unidos, Italia y España.

Cualidades de la Avellana

De igual manera, los investigadores señalan que la Avellana constituye también una excelente opción para ser incluida en una dieta saludable, pues cuenta con componentes vitales para un buen funcionamiento corporal. Por consiguiente, las distintas fuentes señalan que la Avellana puede ser considerada como un alimento rico en Proteína vegetal, grasas saludables, azúcares, agua y fibra alimenticia. No obstante, por su gran aporte calórica, algunos nutricionistas aconsejan que su consumo no supere las tres veces por semana, al menos que se busque ganar algo de peso.

Así mismo, en la Avellana puede verse también gran cantidad de vitaminas, entre las que se encuentra la vitamina A, C, E y K. También, en las avellanas, existe gran cantidad de vitaminas del complejo B, por ejemplo B1, B2, B3, B6 y B9). Entre otros de los importantes componentes que se pueden encontrar en las avellanas existen una serie de minerales, como por ejemplo el Azufre, Calcio, Hierro, Magnesio, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc.

Empero, estos componentes no solo contribuyen con excelentes niveles de nutrición, sino que también ayudan al cuerpo en procesos de prevención o sanación de enfermedades, pues además las Avellanas son reconocidas por la Medicina naturista como frutos secos con grandes propiedades curativas. Algunas de estas cualidades medicinales son la de prevenir la Anemia, proteger el Sistema Nervioso Central, reducir el Colesterol, evitar infartos, combatir la depresión, incentivar la regeneración celular, entre otras.

Recetas dulces a base de Almendras

Por su puesto, la versatilidad de este fruto, así como sus grandes propiedades nutricionales y medicinales no son los únicos factores que han hecho que la Avellana se convierta en uno de los frutos secos preferidos en la culinaria mundial, ya que esta fruta resalta también por su delicioso sabor, el cual se mezcla a la perfección con varios ingredientes. Algunos ejemplos de esto son la infinidad de postres, sobre todo de invierno, que las contienen. A continuación, algunos ejemplos de ellos:

Crema de chocolate y avellanas

Esta receta de seguro encantará a los amantes de la crema para untar a base de chocolate y almendras, pues se podrá disfrutar a cualquier hora, y sin necesidad de gastar de más en alguna marca comercial, siendo incluso también un poco más sana y segura para el consumo humano.

Para preparar esta receta, será necesario tener a disposición los siguientes ingredientes: una y media (1 y ½) taza de chocolate negro de taza, o para postres / dos y media (2 y ½) tazas de mantequilla / dos (2) tazas de leche condensada / media ( ½ ) taza de harina de almendras.

Una vez se tienen todos los ingredientes, se procede a colocar en una refractaria el chocolate y la mantequilla, a fin de llevarla al microondas por unos minutos. Al sacar del horno, se mezclaran con ayuda de una paleta. Así mismo, se tomará la leche condensada y se agregará a la preparación, y se seguirá mezclando hasta conseguir una preparación bastante cremosa. Llegado ese punto, se agrega también la harina de avellanas, y se mezcla hasta integrar por completo.

Se lleva la preparación a la heladera, por al menos unas dos horas, momento en que habrá obtenido la textura adecuada para untar en el pan, o incluso decorar una tarta.

Flan de avellanas

Por lo general, siempre que se piensa en postres, se tiene la idea de procesos complicados, así como el intervención de un horno en algún momento de la preparación. Sin embargo, esta receta de flan, puede ser el ejemplo perfecto de cómo se puede romper con este molde. Para prepararlo, será necesario contar con los siguientes ingredientes: cuatro (4) huevos / dos (2) tazas de azúcar / una (1) cucharada de agua / dos (2) tazas de leche / un (1) trozo de cáscara de limón / dos y media (2 y 1/2) tazas de almendras molidas.

En un molde bastante profundo, se deberá colocar tres tercios de azúcar y el agua, y colocarla en el microondas, unos siete minutos, para así poder obtener un caramelo. Al sacar el recipiente del horno, y como mucha precaución, se deberá mover el azúcar, buscando que este líquido espeso moje todo el recipiente.

De inmediato se agregará la leche, lo que queda de azúcar y el pedacito de cáscara de limón. Se deberá regresar la preparación al microondas, y darle la oportunidad de que se cocine por diez minutos. Al terminar este proceso, se retira la cáscara de limón. Se agregan las avellanas, y también los huevos que se han batido previamente. Se mezcla bien la preparación, en el mismo recipiente, y se lleva de nuevo la preparación al horno por siete minutos.

Al sacarlo se debería tener una preparación cuajada. Se lleva entonces a la nevera, esperando una hora aproximadamente. Se desmolda para que el caramelo moje la preparación. Se sirve, y se puede acompañar de helado o dulce de leche. También se puede decorar con algunas nueces trituradas.

Imagen: pixabay.com

Recetas dulces a base de avellana
septiembre 30, 2018
Se habla de:                 

Ver más Artículo al azar