Recetas saladas a base de ciruela

Quizás lo mejor, antes de exponer algunas deliciosas recetas saladas, a base de Ciruelas, sea revisar de forma breve ciertos aspectos sobre esta fruta, como por ejemplo su origen o propiedades.

La ciruela

De esta manera, se comenzará por decir que la Botánica ha descrito la Ciruela como una fruta, propia del Ciruelo, árbol este que es concebido a su vez dentro del género Prunus. No obstante, tal como señala la Botánica, los árboles pertenecientes a este género no sólo producen ciruelas, sino que también existen especies que producen Cerezas, Damascos, Duraznos, Melocotones y Albaricoques, frutas estas que entonces están emparentada igualmente con este tipo de frutas.

Con respecto a la apariencia física de las Ciruelas, estas frutas pueden ser descritas básicamente como redondas, de piel suave, con colores que varían entre el amarillo, verde, rojo o morado. Así mismo, las Ciruelas se destacan por contar con una pulpa carnosa y jugosa, cuyos colores oscilan entre el blanco, verde, amarillo o rojo, y cuya variación corresponde igualmente a la especie a la que pertenece el tipo de ciruela.

De igual forma, el sabor de esta pulpa, dependiendo de la especie, puede variar entre el ácido y dulce. Por otro lado, todas las ciruelas contienen en el centro de su pulpa una semilla dura, que por lo general recibe el nombre de hueso.

Origen de la Ciruela

En cuanto al origen de esta fruta, las distintas fuentes especializadas han señalado que las Ciruelas pueden ser concebidas como frutas originarias del continente asiático. De acuerdo a los que así afirman, la Ciruela pudo haber llegado al mundo por primera vez en algunas regiones del Cáucaso.

Sin embargo, no sería una sola nación asiática la que podría señalarse como cuna de la Ciruela. En este orden de ideas, los especialistas señalan igualmente que las Ciruelas pudieron nacer tanto en la antigua Anatolia –ubicada en la moderna Turquía- así como en Persia –en donde en épocas modernas de ubica Irán. Empero, de acuerdo a lo que han señalado los investigadores, estos pueblos concebían a la Ciruela de forma distinta, puesto que mientras para los primeros –es decir, los antiguos turcos- esta fruta era tan solo una especie salvaje, para los últimos era una fruta valorada, y sobre la cual conocían distintas especies.

De igual forma, los historiadores señalan que el evento responsable de que las Ciruelas pasaran de Asia a Europa fueron las relaciones comerciales que establecieron árabes y europeos. Posteriormente, la Ciruela llegaría a América de mano de los españoles, en la época de la conquista y colonización de este continente.

Cualidades de la Ciruela

Además de deliciosa, la Ciruela es tenida por los especialistas en nutrición como una fruta de alto contenido alimenticio. Al respecto, la mayoría de las fuentes señalan que la Ciruela puede ser entendida entonces como una fuente importante de Carbohidratos, Grasas, Azúcares naturales, Proteínas vegetales y Fibra alimenticia, por lo que entonces consumir estas frutas es proporcionar energía inmediata y duradera al cuerpo.

Por otro lado, la Ciruela es también identificada como una fuente importante de vitaminas, entre las que se encuentran la vitamina A, B1, B2, B3, B5, B6, B9, C, E y K, las cuales entre otras cosas, hacen que la Ciruela además de nutritiva también sea identificada como poseedora de grandes propiedades curativas, como por ejemplo la regeneración de tejidos, la buena salud visual, la salud cerebral o un sistema inmunológico fortalecido.

Igualmente, dentro de la Ciruela pueden encontrarse gran cantidad de minerales, elementos estos que se vuelven vitales para el funcionamiento del cuerpo humano, y entre los que se encuentran el Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc. Además de nutritivos, estos ingredientes hacen que la Ciruela sea también identificada como un importante elemento para combatir la osteoporosis, proteger al corazón, evitar y combatir la anemia, desinflamar el cuerpo, depurar el organismo e incentivar las funciones cognitivas, solo por nombrar algunas de sus propiedades.

Recetas saladas a base de Ciruelas

Sin embargo, más allá de la cantidad de nutrientes o beneficios que contienen las Ciruelas, en realidad, miles de personas en el mundo continúan escogiendo esta fruta por su delicioso sabor. Preferencia que a su vez hace que las Ciruelas sean incluidas también en deliciosas recetas, que no deben ser necesariamente postres. A continuación, entonces, algunos ejemplos de Recetas saladas a base de ciruelas:

Propiedades medicinales de la semilla de aguacate Probablemente una de las frutas más consumida en América sea el aguacate, también conocido como palt...
Ejemplos de cómo preparar mayonesas caseras Tal vez una de las salsas más populares en las mesas de todo el mundo sea la mayonesa, la cual por s...
Remedios naturales para combatir el dolor de muelas Tal vez uno de los dolores más molestos y difíciles de superar sea un dolor de muela, sobre todo si ...

Lomo de cerdo en salsa de ciruelas

Una combinación deliciosa puede ser el sabor de la carne de cerdo con el de la ciruela, la cual puede ser usada incluso para fechas importantes, como por ejemplo la navidad. Para preparar esta receta, se necesitará tener a disposición los siguientes ingredientes: dos (2) libras de medallones de lomo de cerdo / dos (2) tazas de cerveza / tres (3) dientes de ajo / seis (6) ciruelas maduras / una (1) naranja / tres (3) cucharadas de azúcar / dos (2) papas medianas / una (1) pizca de jengibre / una (1) pizca de pimienta / una (1) pizca de sal / Aceite de oliva.

Cuando se cuente con todos estos ingredientes a disposición, se comenzará entonces por tomar una fuente, y en ella colocar la carne. Así mismo, se colocará la cerveza, un ajo rallado, la sal, la pimienta y un poco de aceite de oliva. Se dejará marinando en esta preparación.

Así mismo, en una olla profunda, se colocarán las ciruelas, una vez lavadas, peladas y sin semilla, y picadas en pedacitos pequeños. Así mismo, se agregará el azúcar y el jugo de la naranja. Se deja cocinar hasta obtener una salda de consistencia espesa, parecida a la jalea.

Hecho esto, se toma entonces una sartén grande, y en ella se coloca un poco de aceite de oliva, así como dos ajos rallados y la pizca de jengibre. Cuando estos ingredientes comiencen a sofreírse, se agregará la carne, sin la salda en donde se ha marinado. Se le permitirá a la carne sellarse por cada lado, y en el momento en que luzca dorada, se agregará entonces la salsa en donde se ha marinado.

Así mismo, se agrega la salsa de ciruelas que se ha hecho, y se le deja cocinar hasta que espese, y la carne se haya cocinado por completo. Este plato puede acompañarse de puré de calabaza, patata o papas, así como de una deliciosa ensalada. También podría combinar bastante bien con un arroz, o incluso con una pasta con vegetales, por ejemplo alguna que se prepare con espinacas, nueces y champiñones.

Lo importante, al escoger con cuál plato se combinará es tener en cuenta que ya que la salsa con la que se encuentra bañada la carne es dulce, entonces el acompañante debería ser o bien neutro o bien salado, a fin de equilibrar estos sabores. Así mismo, se puede jugar también con los sabores agridulces.

Pechuga rellena de ciruelas y jamón

Empero, el cerdo no es la única carne blanca que combina a perfección con las Ciruelas, ya que el pollo también puede calzar de buena manera. Una forma creativa, divertida y nutritiva de juntar estos dos sabores será esta pechuga rellena, para la cual se necesitarán los siguientes ingredientes: una (1) pechuga grande de pollo, cortada en forma de filetes / cincuenta (50) gramos de queso / cincuenta (50) gramos de jamón / cuatro (4) ciruelas, previamente lavadas y sin semilla (una (1) taza de hojas de espinaca, lavadas y sin tallo).

Así mismo, para la salsa, se deberán reunir los siguientes elementos: diez (10) ciruelas dulces, cinco (5) cucharadas de azúcar / dos (2) naranjas. Cuando se comience a preparar este plato, será necesario disponer en una superficie lisa, como una bandeja, el filete de pechuga, el cual se colocará totalmente a lo largo. A esta carne se le colocará sal, pimienta, aceite de oliva y ajo, y se frotará por ambos lados, a fin de que a carne tome este sabor.

Así mismo, hecho este proceso, se vuelve a extender la carne a lo largo de la bandeja. Se comienza entonces por hacer una capa con las hojas de espinaca. Sobre ella, se colocará otra capa de queso. De igual forma, se colocará otra de jamón, y por último se agregarán unas cuatro ciruelas, por pechuga.

Se enrolla entonces la pechuga sobre sí misma, y se sujeta con ayuda de papel transparente. Igualmente se puede asegurar con algunos palillos. En una olla profunda se coloca agua, y se lleva al fuego. En el momento en que esta pechuga comienza a hervir, se coloca la pechuga, y se le permite cocinar por unos 30 minutos.

Mientras las pechugas se cocinan, se toma entonces una olla profunda, en la cual se colocan las diez ciruelas, lavadas y sin semillas. Así mismo, se agrega el azúcar y el jugo de naranja. Se deja cocinar la preparación hasta que se reduzca y se espese como una jalea.

Se saca la pechuga del agua, se le quita el papel transparente, y se corta en lonjas. Se baña con la salsa de ciruela, y se puede acompañar de puré o ensalada. Igualmente, este plato podría acompañarse con un delicioso arroz a la jardinera. Al ser tan creativo, puede ser usado en ocasiones especiales, en tanto se cuide su presentación.

Imagen: pixabay.com

Recetas saladas a base de ciruela
noviembre 29, 2018