Recetas saladas a base de remolacha

Antes de exponer algunas de las tantas recetar saladas que pueden prepararse a base de remolacha, quizás lo mejor sea revisar algunos aspectos importantes sobre este tubérculo de intenso color rojo, como por ejemplo su naturaleza, origen y propiedades.

También te puede interesar:

La remolacha

De acuerdo a lo que señalan las distintas fuentes botánicas, la Remolacha es una raíz grande, redondeada, carnosa y dulce, que forma parte de una planta herbácea, perteneciente a su vez a la familia Amaranthaceae, y que en ocasiones recibe también el nombre de remolacha. Es entendida como una hortaliza.

Sin embargo, no se puede hablar de un solo tipo de remolacha, puesto que existen numerosas especies, siendo la más conocida y cultivada de ellas la remolacha de jardín. Así mismo, entre las distintas especies de esta planta existe aquella de donde se toma la acelga, al igual que la remolacha azucarera, que es usada en el campo industrial para endulzar y fabricar azúcar.

Con respecto a su exterior, la remolacha se caracteriza por estar recubierta de una piel delgada y rústica, que puede tener diversos colores, como marrón, anaranjado, violeta o rojo intenso. Por lo general, su pulpa se caracteriza por tener un color rojo oscuro.

Historia de la remolacha

En cuanto a su origen, las distintas fuentes señalan que esta hortaliza –tanto la acelga como la raíz llamada remolacha- surgieron por primera vez en el norte de África, hace más de 4 mil años, momento en el que se le conoce como acelga marina.

Así mismo, los científicos han encontrado hallazgos que demuestran que hace 4000 mil años la remolacha comenzó a ser cultivada por los humanos, específicamente aquellos pueblos que habitaron Egipto, así como los países bajos.

Igualmente, algunos textos antiguos refieren que hacia el año 800 a.C. la remolacha era cultivada en los Jardines colgantes de Babilonia. No obstante, este último dato es tenido en duda por algunas corrientes científicas, que dudan que Mesopotamia supiera de la existencia de la remolacha para esa época, o incluso que existieran los famosos jardines, tan nombrados por la literatura y la poesía.

Uno de los pueblos de la antigüedad que más se destacó por el cultivo y consumo de la remolacha fueron los griegos, quienes la cultivaban de forma sistemática hacia el 300 a.C. Sin embargo, no consumían la raíz de esta planta, sino solo las hojas. Empero, la raíz no era desechada, sino que tenía un uso religioso, pues era ofrecida como ofrenda a Apolo. Así mismo, los griegos conocieron profundamente algunas de las tantas propiedades curativas de esta hortaliza.

Por su parte, los romanos –quienes también conocieron la remolacha- sí consumían la roja raíz, pero no para deleitar su paladar, sino como medicina, pues conocían de su capacidad para curar la fiebre, así como sus propiedades laxantes. Con los años, sin embargo, en la culinaria del imperio romano fueron desarrollándose recetas en base a esta raíz.

La introducción de esta raíz en el resto de Europa se dio de forma tardía, en el siglo XV, cuando fue llevada a Francia y España, países estos en donde no se comía su raíz, sino sus hojas. De hecho habría que esperar un siglo más para que esto sucediera. Según señalan las distintas fuentes, el responsable fue el delicioso dulce de raíz de remolacha, que comenzó a robarse los paladares europeos. En ese siglo, el XVI, la remolacha también llega a Alemania e Inglaterra.

En cuanto a su llegada a América, se cree que los responsables fueron los españoles. En otros datos, sabe que en el siglo XVIII, el químico alemán Andreas Marggraf descubre cómo obtener azúcar sólida en base a remolacha, lo cual jugaría un papel de peso en medio de los bloqueos ingleses al comercio de ciertos productos.

Durante el siglo XIX, la Remolacha fue usada incluso como cosmético, pues según señalan algunas fuentes, esta era aplicada sobre los pómulos y labios femeninos, para ser empleada como maquillaje.

Propiedades nutricionales de la remolacha

Además de sus grandes cualidades medicinales, conocidas desde hace cientos de años, la Remolacha también es reconocida como una gran fuente de elementos nutricionales. En este sentido, esta hortaliza es tenida como un alimento con importantes cantidades de Carbohidratos, Azúcares, Grasas naturales, Fibra alimenticia y Proteínas. Por igual, la Remolacha tiene gran cantidad de agua.

Así también, en la remolacha los científicos han podido precisar importantes cantidades de vitaminas, entre las que se encuentran la vitamina A (Retinol), B1 (Tiamina), Riboflavina (B2), Niacina (B3), al igual que vitamina C, E y K.

Por otro lado, los expertos en nutrición señalan que la remolacha es una hortaliza que contiene igualmente grandes cantidades de minerales, que resultan vitales para el funcionamiento del ser humano, entre los que se encuentran el Calcio, Hierro, Magnesio, Fósforo, Potasio, Sodio y Zinc.

Recetas saladas a base de Remolacha

Empero, la Remolacha no es admirada tan solo por sus grandes cualidades nutricionales y medicinales, sino que también es reconocida como una hortaliza de gran sabor, lo cual ha hecho que se convierta en la base de los más deliciosos platillos. A continuación algunos ejemplos de receta saladas a base de remolacha:

Ceviche de remolacha

Una deliciosa preparación a base de remolacha es esta preparación de ceviche, que además de fresco y nutritivo, puede resultar una excelente opción para los vegetarianos, así como para aquellas fiestas o reuniones, en donde se quiera preparar un plato económico y rápido.

Para elaborarlo, será necesario tener a disposición los siguientes elementos: una (1) remolacha /  cinco (5) mangos / cinco (5) cebollas rojas / cinco (5) limones y un (1) atado cilantro.

Cuando se tengan a mano todos estos ingredientes, entonces se deberá tomar el mango, pelarlo y cortarlo en pequeños cuadritos. Se colocan en el fondo del recipiente en donde se elaborará el ceviche. Así mismo, se agrega el jugo de los limones, así como el cilantro picado finamente.

Por su parte, la cebolla se corta en delgadas julianas. En cuanto a las remolachas, estas deben ser preparadas de dos formas: la primera, rallarla por el lado más delgado, y colocar la mitad en la preparación; la otra parte, deberá armarse unas bolitas, y freírse en aceite de coco. La idea es hacer una pequeña tostada, la cual se colocará como adorno después.

Se mezclan todos los ingredientes, se colocan en copitas, y por último, se coloca el adorno de la remolacha, y ya está listo para consumir.

Ñoquis de remolacha

Otra de las opciones, que pueden prepararse con remolacha son unos deliciosos ñoquis, los cuales se acompañarán con una rica salsa de tomate o pesto. Es una rica alternativa para aquellos que no deseen consumir pasta a base de trigo.

Para prepararla, se deberá tener a disposición los siguientes elementos: tres (3) remolachas / dos (2) papas / un (1) huevo / harina de coco / Sal / Pimienta / una (1) cebolla / dos (2) ajos / cuatro (4) tomates / un (1) pimiento rojo / queso parmesano / Nuez moscada.

Lo primero que se hará será tomar las remolachas y las papas, pelarlas, y colocarlas a cocer al fuego hasta que estén suficientemente blandas, a punto de puré. Se bajan del fuego, se procesan convirtiéndola en puré, y se aprovecha para condimentarlas con la sal, la pimienta y la nuez moscada.

En ese momento se agrega entonces la harina escogida, hasta logran una masa compacta. Llegado a ese punto, se toma la masa y se construyen pequeñas bolitas. Una opción es rellenarlas de queso mozzarella.

Nuevamente se coloca una olla de agua al fuego, y cuando esté hirviendo se deben agregar las bolitas de masa, y se deben dejar cocinar hasta que comiencen a flotar. En ese momento, se sacan del agua, se colocan en el plato, y se deben bañar de inmediato con la salsa de tomate, o la que se haya escogido.

Si la salsa seleccionada es la de tomate, entonces se deberá colocar a asar el pimiento hasta que esté negro, luego se pela y se mezcla en el procesador con los tomates, el ajo y la cebolla. Se procesan, y se condimentan con un poco de sal y laurel. Se cocina por unos veinte minutos.

Por último, se bañan los ñoquis con la salsa, se coloca el queso parmesano, y están listos para consumir, se pueden acompañar con una ensalada césar.

Puré de remolacha

Igualmente, una forma divertida de usar la remolacha para que los más pequeños de la casa la coman es en puré, pues además de nutritivo, agrega al plato un color hermoso.

Para prepararlo se necesitará tener a mano los siguientes ingredientes: dos (2) remolachas / una (1) papa grande / un (1) puñado de semillas de chía / dos (2) cucharadas de mantequilla / Sal al gusto / Pimienta / Queso parmesano / leche de coco.

Con todos los elementos a mano, se toman las remolachas y las papas, se pelan, y se llevan a una olla de agua hirviendo hasta que consigan el punto de puré. Se pisan estos vegetales. Hechas ya puré, se agregan las semillas de chía, la leche de coco, la mantequilla y el queso parmesano. Se cocina hasta que se seque. Se sirve acompañado de pollo o ensalada.

Así mismo, si se quiere un toque mucho más dulce, en lugar de papa, se podría usar batata. Este puré de sabor dulce, quedaría perfecto para acompañar carnes blancas.

Imagen: pixabay.com

Recetas saladas a base de remolacha
septiembre 27, 2019
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar