Remedios naturales para los vómitos

En el ámbito médico, se conoce con el nombre de vómito a la acción cometida por el sistema digestivo, por medio del cual se regurgita el contenido del estómago. Por lo general, estos episodios son acompañados también por síntomas como náuseas o arcadas, las cuales anteceden al vómito como tal, pudiendo mantenerse incluso después de vaciado el estómago.

Causas del vómito

Con respecto a qué provoca específicamente el vómito, la ciencia médica ha señalado como responsables a varios factores, puesto que los vómitos en realidad son un síntoma o consecuencia de un padecimiento principal. En este sentido, casi siempre los vómitos están directamente relacionados a problemas digestivos, en donde el cuerpo no acepta de forma positiva un alimento específico, activando los mecanismos de defensa que le permiten expulsarlo del sistema.

Así también, los vómitos pueden ser los síntomas de una reacción alérgica del cuerpo, en donde un alimento no solo no es bien digerido, sino que puede causar una intoxicación. Por otro lado, la Medicina señala también –sobre todo cuando los vómitos no son episodios aislados, sino que se convierten en un síntoma periódico o regular- que estos pueden estar asociados a padecimientos más graves, como por ejemplo una úlcera o cáncer en algún punto del sistema digestivo.

Otro de los momentos en donde puede tener lugar los episodios de vómitos son los tres primeros meses de embarazo, en los cuales la carga hormonal puede provocar náuseas. De igual forma, los distintos cambios corporales durante el estado de gestación originan rechazo a alimentos específicos, provocando vómitos cuando se han ingerido.

Sin embargo, aun cuando estas son las principales causas que pueden estar detrás de un episodio de vómitos, siempre que ocurra, deberá consultarse con el médico de confianza, pues este es el indicado para determinar qué está ocasionando esta alteración gástrica, así como para recetar el tratamiento indicado, el cual casi siempre está regido por la toma de medicinas antieméticas, una hidratación adecuada, y sobre todo una dieta blanda.

Remedios naturales para los vómitos

No obstante, la Medicina naturista también ha concebido una serie de elementos naturales y procedimientos caseros, que pueden a coadyuvar al tratamiento del paciente con vómito, y que aun cuando son bastante básicos, siempre deberán ser administrados con total aprobación por parte del médico tratante. A continuación, algunos de ellos:

Chupar hielo

Aun cuando se debe tener cuidado de no convertir esto en un hábito, puesto que podría traer consecuencias en los dientes o en las cuerdas vocales, la Medicina naturista señala que chupar hielo es un tratamiento casero que puede ayudar a reducir la sensación de náuseas, de ahí que sea natural ver cómo algunas mujeres embarazadas, por mero instinto siente antojo de consumir este producto.

De esta forma, la Medicina naturista señala que durante una intoxicación o indigestión, y siempre y cuando ya se haya acudido al médico, se puede chupar algunos cubitos de hielo, a fin de suprimir la molesta sensación de las náuseas. Al tiempo que también ayuda al cuerpo a hidratarse.

Suero

En este sentido, sobre todo en los niños más pequeños o los adultos mayores, el vómito es el medio más rápido por el cual el cuerpo puede perder líquidos y deshidratarse. Es por esto que la Medicina coloca especial atención en mantener hidratado al paciente, ayudándolo a recuperar los líquidos perdidos.

A pesar de que existen varias marcas comerciales de suero, la Medicina naturista señala también la forma en que se puede elaborar uno de forma casera, para lo que simplemente se le agregará a un vaso con agua –de preferencia a temperatura ambiente- una pizca de azúcar, una pizca de sal y una pizca de bicarbonato. De acuerdo a lo que señalan algunas fuentes, esta preparación deberá ser consumida cada vez después de un episodio de vómito, pues ayudará al cuerpo a recuperar el líquido perdido. Sin embargo, quienes recomiendan este método también señalan que la preparación debe ser bebida de forma pausada, para no sobrecargar al estómago.

Calor y frío

Otro de los métodos caseros que pueden ayudar a que no se repita el episodio de vómito, será agregar temperaturas diferentes, de forma local, sobre el vientre a la altura del estómago, pues esto ayudará al organismo a superar los espasmos que pueden suceder en este órgano del aparato digestivo. Para usarlo con este propósito será necesario entonces agregar compresas de agua fría, y alternarlas con agua tibia, las cuales se dejan por lapsos de cinco minutos sobre el vientre. De acuerdo a quienes recomiendan este método, la diferencia de temperaturas ayudan al estómago a recuperar su estado natural, perdiendo el deseo de vomitar.

Jugo de papa y zanahoria

A pesar de que durante un episodio de indigestión o de vómitos continuos en realidad el apetito se vea bastante reducido, existen algunos alimentos que pueden ayudar desde adentro al organismo a superar algunas situaciones como por ejemplo la indigestión o la gastroenteritis, relacionadas directamente a los vómitos.

Uno de estos métodos aconseja procesar en una licuadora una zanahoria, dos papas y un vaso de agua, preparando con ellas un jugo que deberá beberse durante el día, puesto que ayudará a crear una capa protectora en las paredes estomacales, hidratarán al cuerpo y lo harán superar este episodio.

Si no se quisiera consumir de esta forma, también se puede hacer un caldo con pollo, zanahoria y papa, puesto que este causará el mismo efecto. Otro alimento que también puede tomarse en forma de crema es la ahuyama.

Imagen: pixabay.com

Remedios naturales para los vómitos
noviembre 27, 2017
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar