Sufijo -achón / -achona

Antes de avanzar sobre la definición y demás aspectos morfológicos del sufijo –achón / -achona puede que sea necesario revisar algunas definiciones, que permitirán entender este morfema dentro de su contexto lingüístico preciso.

También te puede interesar:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que sea necesario igualmente delimitar dicha revisión conceptual a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de sufijo, pues esto permitirá tener clara la naturaleza de la partícula lingüística en base a la cual pertenece el sufijo –achón / -achona. Así mismo, será pertinente traer a capítulo la definición de Sufijos aumentativos, por ser el tipo de sufijo en donde se encuentra clasificado este morfema. A continuación, cada uno de estos conceptos:

Los sufijos

De esta manera, se comenzará entonces por decir que la Lingüística ha convenido definir a los sufijos como morfemas de tipo tónico, los cuales se unen de forma posterior a una palabra o lexema (llamado también raíz de la palabra)  con el fin de originar una nueva forma lingüística, teniendo incluso la propiedad de inferir directamente en la categoría gramatical de la palabra a la que se ha unido, cambiándola.

Por otro lado, esta disciplina también ha indicado que los sufijos pueden considerarse –junto a los afijos, los interfijos, los infijos y los circunfijos- uno de los cinco afijos que la Lingüística reconoce dentro de las Lenguas naturales. Así también, se considera que los sufijos pueden cumplir con dos tareas morfológicas, claramente definidas:

  • En primer lugar, los sufijos tendrían la posibilidad de desempeñar una función flexiva, anexándose a un lexema o palabra, para constituir una de las formas que esta adquiriría de acuerdo a los distintos accidentes gramaticales, que una palabra sufre según su contexto gramatical.
  • También, se puede ver cómo los sufijos desempeñarían una función derivativa, uniéndose a una palabra específica, a fin de constituir una nueva palabra, que se distinguiría por contar con una independencia semántica –así mantuviese cierta relación de sentido con aquella forma que le ha dado origen- al igual que con independencia gramatical, es decir que no pertenece necesariamente a la misma categoría gramatical de la palabra de la cual se ha creado.

Sufijos aumentativos

En otro orden de ideas, resultará pertinente igualmente pasar revista sobre la definición de Sufijos aumentativos, los cuales en primera instancia son reconocidos por la Lingüística como un tipo de Sufijos derivativos, los cuales se unen de forma posterior a la palabra, para conformar una nueva palabra, en donde el hablante plasma su impresión sobre el gran tamaño que para él tiene la entidad a la cual hace referencia.

Sin embargo, no siempre el sufijo aumentativo refiere al gran tamaño físico percibido por el hablante en la entidad de la que habla, sino que en algunas comunidades lingüísticas este tipo de sufijos aumentativos son usados para  expresar la gran estima o tamaño moral que para el hablante tiene el objeto, sujeto o acción a la que hace referencia.

De la misma forma, los sufijos aumentativos son usados en algunas partes de Hispanoamérica como recurso expresivo de hipérbole, o incluso también como despectivo, es decir, que aun cuando el sufijo es clasificado como aumentativo, según el contexto comunicativo puede ser usado con carga apreciativa negativa, constituyéndose entonces como un sufijo peyorativo o despectivo.

El sufijo –achón / -achona

Teniendo presente estas definiciones, quizás sea entonces mucho más sencillo aproximarse a una definición del sufijo –achón / -achona el cual es considerado por la Lingüística como una variación del sufijo –ón / ona.

Así mismo, esta disciplina ha definido  al sufijo –achón / -achona como un morfema tónico de tipo derivativo aumentativo, es decir que se une de forma posterior  a palabras para crear nuevas formas, en donde el hablante, además de señalar o referir una entidad específica, logra expresar su opinión subjetiva sobre ella, en referencia o sobre su tamaño físico o moral, o incluso algunas veces también –dependiendo del contexto- mostrar su sentimiento de desprecio. Algunos ejemplos del uso del sufijo –achón / -achona en el Español pueden ser los siguientes:

Bonachón (aumentativo de bueno. En este caso, se ha creado una palabra en donde se exagera o enfatiza la cualidad de bueno de un sujeto).

Ricachón (en cambio, en este caso, el sufijo –achón ejerce la función de sufijo peyorativo, creando una palabra que se usa para referirse de forma despectiva a un hombre con dinero)

Fortachón (en este caso, se ha usado el sufijo –achón para crear una palabra que refiere a la gran cantidad de fuerza que tiene un sujeto. La carga positiva o negativa dependerá del contexto, por ahora funciona solo como un sufijo aumentativo.

Imagen: pixabay.com

Sufijo -achón / -achona
noviembre 27, 2017
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar