Sufijo -ando

Idiomas y lenguaje

Quizás lo más conveniente, antes de avanzar sobre una definición del sufijo –ando, sea revisar de forma breve algunos conceptos, que permitirán entender esta secuencia lingüística, dentro de su contexto morfológico preciso.

Definiciones fundamentales

En este sentido, quizás lo más prudente sea también delimitar esta revisión a tres nociones específicas: en primer lugar, la propia definición de Sufijo, la cual permitirá entender la naturaleza morfológica a la cual pertenece el sufijo –ando. Así mismo, resultará positivo tomar en cuenta las definiciones de Sufijos flexivos de Infinitivo-Gerundio- Participio y los Sufijos denominales, por ser estas las dos categorías en donde pueden clasificarse este sufijo. A continuación, cada una de ellas:

Los sufijos

De esta manera, se puede comenzar a decir que la lingüística ha definido los sufijos como aquellos  morfemas de tipo tónico, que se unen de forma posterior al lexema (conocido más coloquialmente como la raíz de la palabra) a fin de generar nuevas forma.

Así mismo, aunque el sufijo es uno de los cinco afijos que se reconocen en las Lenguas naturales, junto a los prefijos, infijos, interfijos y circunfijos, es en realidad el único con la propiedad de inferir y alterar la categoría gramatical de la palabra o lexema al cual se ha unido.

Por otro lado, la disciplina lingüística refiere también que los sufijos pueden ser considerados como los artífices de dos procesos morfológicos, diferenciados entre ellos básicamente por el tipo de palabras que se generan, y que son descritos de la siguiente forma:

En primer lugar, los sufijos podrán ejercer funciones flexivas, uniéndose entonces al lexema para generar algunas de las formas que este debe asumir, según los accidentes gramaticales que sufra en su contexto lingüístico. De igual manera, los sufijos podrán desempeñar un rol derivativo, uniéndose al lexema, para generar una nueva palabra, que contará con independencia semántica y gramatical. La Lingüística señala que este proceso morfológico, es decir el Derivación por sufijación es responsable de la mayor productividad lingüística en al menos 70 % de las Lenguas naturales en el mundo.

Sufijos flexivos para indicativo-gerundio-participio

En otro orden de ideas, se deberá tener en cuenta también la definición que da la Lingüística sobre los sufijos flexivos para indicativo-gerundio-participio, los cuales son tenidos como morfemas de tipo tónico, que se anexan de forma posterior, a palabras señaladas como verbos, a fin de generar algunas de sus formas, según su terminación verbal no personal, pudiendo entonces generar verbos en indicativo (con los sufijos –ar, -er, -ir), en gerundio (a través de los sufijos –ando / -anda) o en participio (gracias a los sufijos –ado / -ada).

Se asume que estos sufijos son de tipo derivativo, pues porque no crean una nueva palabra, sino que hacen que el lexema pueda adaptarse a la forma que le exige su entorno gramatical. En consecuencia, este tipo de sufijos, a través de la Flexión, originan algunas de las formas que tiene una palabra según sus accidentes gramaticales.

Sufijos nominalizantes

Igualmente, será también necesario revisar brevemente la definición de Sufijos nominalizantes, los cuales serán entendidos como morfemas tónicos de tipo derivativo, los cuales se unen a un lexema, para generar una nueva palabra, con independencia semántica y gramatical, y que siempre será identificada como un sustantivo.

El proceso morfológico protagonizado por los sufijos nominalizantes recibe el nombre de Derivación nominal, mientras que los sustantivos originados, diferirán según la categoría gramatical de la palabra que le haya dado origen, teniéndose entonces los sustantivos deverbales, sustantivos deadjetivales y sustantivos denominales.

Sufijo –ando

Teniendo presente estas definiciones, quizás sea mucho más sencillo captar la naturaleza y sentido del sufijo –ando, el cual ha sido descrito como un morfema tónico que puede ejercer funciones tanto flexivas como derivativas, las cuales pueden ser explicadas a su vez de la siguiente manera:

Como sufijo flexivo

En primer lugar, el sufijo –ando será entendido como un morfema tónico flexivo para gerundio, el cual se unirá de forma posterior a las distintas formas verbales, para constituir una de sus conjugaciones, en específico la de la forma no personal conocida como el gerundio. Algunos ejemplos del uso de este sufijo flexivo en el Español serían los siguientes:

Trotar + -ando= Trotando
Caminar + -ando= Caminando
Sanar + -ando= Sanando
Tomar + -ando= Tomando
Imaginar + -ando= Imaginando

Como sufijo derivativo

Sin embargo, el sufijo –ando podrá ser visto también como un morfema tónico de tipo derivativo, el cual se une de forma posterior, para dar origen a nuevos sustantivos. En consecuencia, el sufijo –ando será tenido entonces como un sufijo derivativo de tipo denominal. Algunos ejemplos de su uso dentro del Español, serían los siguientes:

Suma + -ando= Sumando (elemento de la suma)
Doctor + -ando= Doctorando (persona que aspira a un doctorado)
Educar + -ando= Educando (individuo que se encuentra adquiriendo educación)
Orden + -ando= Ordenando (persona que pertenece a una orden religiosa)

Imagen: pixabay.com

Sufijo -ando
Se habla de:                 

Bibliografía

El pensante (noviembre 30, 2017). Sufijo -ando. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/sufijo-ando/