Sufijo -dromo

Ampliar este tema:
  • Antes de aproximarse a la definición del sufijo –latra, quizás sea conveniente abordar algunos concep...
  • Quizás lo más recomendable, previo a abordar una explicación sobre el sufijo –podo, sea realizar una ...

Probablemente, la mejor forma de abordar una explicación sobre el sufijo –dromo, sea haciendo una revisión teórica, que tome en cuenta algunas definiciones, necesarias para entender esta partícula morfológica dentro de su contexto preciso.

Definiciones fundamentales

En este sentido, quizás también sea necesario delimitar esta revisión a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Sufijos, pues lanzar luces sobre este concepto permitirá comprender la naturaleza del morfema –dromo. Así también será pertinente traer a capítulo el concepto de los Sufijos por procedencia, por ser esta la categoría en la cual podrá ser incluida este sufijo del Español. A continuación, cada uno de estos conceptos:

Los sufijos

De esta manera, se comenzará por decir que la Lingüística entiende los sufijos como una clase de morfema tónico, que se une de forma posterior al lexema, a fin de originar una nueva palabra. Por igual, esta disciplina refiere que la razón por la que el sufijo se une a una partícula lingüística puede residir en dos procesos morfológicos, explicados a su vez de la siguiente manera:

  • Flexión: en primer lugar, la Lingüística señala que los sufijos pueden cumplir con tareas flexivas, uniéndose entonces a un lexema para generar una de las tantas formas que una palabra puede tener según los accidentes gramaticales que sufre en su contexto.
  • Derivación: por otro lado, los sufijos tendrán también la capacidad de cumplir con tareas derivativas, uniéndose entonces a una palabra, para generar una nueva, que aun cuando mantiene relación con aquella que le ha dado vida, en realidad goza de total independencia gramatical y semántica.

Así mismo, la disciplina lingüística refiere que los sufijos podrán ser entendidos como uno de los cinco tipos de afijos que existen en las Lenguas naturales, por lo que se les considerará entonces dentro del mismo grupo de los prefijos, infijos, interfijos y circunfijos. No obstante, pese a que cada una de estas partículas morfológicas se diferencian entre ellos por tener un sitio específico de la palabra en el cual insertarse, los sufijos se distinguen de todos ellos por ser el único afijo con la capacidad de modificar la categoría gramatical de la palabra a la cual se ha unido.

Sufijos de procedencia

En otro orden de ideas, la Lingüística se ha encargado también de definir los Sufijos de procedencia como un tipo de sufijo, que además de unirse de forma posterior a un lexema, se caracteriza por dos rasgos específicos:

  • Este tipo de sufijos cuentan con orígenes etimológicos que pueden ser rastreados hasta voces provenientes de lenguas clásicas como el latín o el griego.
  • En segundo lugar, los Sufijos de procedencia se caracterizan igualmente por contar con su propia carga semántica, la cual –en el momento en que sucede la unión del lexema y el sufijo- comienza a ser parte también de la nueva palabra, orientando entonces su sentido.

Sufijo –dromo

Teniendo presente estas definiciones, quizás ciertamente sea mucho más sencillo abordar una definición del sufijo –dromo, el cual ha sido descrito por la Lingüística como un sufijo propio del Español, que puede ser clasificado como un Sufijo de procedencia, por contar con un origen etimológica, que puede seguirse hasta el vocablo griego drómos, palabra que es traducida literalmente como “carrera”.

Por ende, en el Español, las distintas fuentes señalan que toda palabra que sea conformada por este sufijo contará con un significado que refiera al lugar específico de “donde hacen carreras”. Algunos ejemplos concretos de su uso en esta lengua serán los siguientes: Hipódromo, Velódromo, Canódromo.

Imagen: pixabay.com

Sufijo -dromo

Bibliografía ►

Se habla de:                         


Ver más Artículo al azar