Sufijo -eno / -ena

Ampliar este tema:
  •  Es probable que lo mejor, antes de abordar una explicación sobre el sufijo –eño / -eña, sea revisar ...
  • Quizás lo más conveniente, previo a abordar una explicación sobre el sufijo –teca, sea realizar una b...

Quizás lo más conveniente, antes de comenzar una explicación sobre el sufijo –eno / -ena, sea comenzar por revisar algunas definiciones, necesarias para poder entender esta partícula morfológica dentro de su contexto preciso.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede entonces que también resulte pertinente delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, el propio concepto de Sufijos, pues esto permitirá tener conciencia sobre la naturaleza del morfema –eno / -ena. Así también será necesario repasar las definiciones de Sufijos nominalizantes y Sufijos de significado, por ser las dos categorías en las cuales puede considerarse clasificado este sufijo. A continuación, cada uno de ellos:

Sufijos

De esta manera, se comenzará a decir que los sufijos han sido explicados de forma general por las distintas fuentes lingüísticas como un tipo de morfema tónico, el cual se anexa siempre de forma posterior a algunos lexemas, con el fin de dar vida a nuevas formas lingüísticas, cuyo origen sin embargo puede estar impulsado por dos distintos procesos morfológicos, descritos a su vez de la siguiente manera:

  • Flexión: en primer lugar, los sufijos pueden ejercer una función flexiva, uniéndose a los distintos lexemas para generar cada una de las formas que estos pueden asumir según los accidentes gramaticales que vayan sufriendo en su contexto lingüístico.
  • Derivación: por otro lado, este tipo de morfemas pueden unirse igualmente a los lexemas o raíces de palabras, para generar nuevas formas, las cuales cuenten con total independencia gramatical y semántica, con respecto a la palabra que le ha servido de origen.

Así mismo, la Lingüística señala que los sufijos también forman junto a los prefijos, infijos, interfijos y circunfijos los cinco diferentes tipos de afijos, existentes en las lenguas naturales. No obstante, los sufijos son los únicos de esta clase de partículas capaces de cambiar la categoría gramatical de la palabra de la cual han surgido.

Sufijos de significado

De igual forma, será necesario revisar el concepto de Sufijos de significado, los cuales han sido vistos por la Lingüística como un morfema de tipo tónico, que además de unirse de forma posterior a la palabra, cuenta con la característica de contar con su propia carga semántica, la cual comienza a formar parte también de la nueva forma lingüística, orientando su significado.

Entre los distintos tipos de Sufijos de significado que existen en el Español, se encuentran los siguientes: sufijos de gentilicios, sufijos de profesión, sufijos de relación o pertenencia, sufijos de lugar, sufijos de acción, sufijos de cualidad, sufijos de colectividad y sufijos de superlativos.

Sufijos nominalizantes

Por último, resultará prudente tomar en cuenta también la definición de sufijos nominalizantes, los cuales son considerados morfemas tónicos, que se unen de forma posterior a determinados lexemas, con el fin de producir a través de un proceso derivativo, nuevas palabras, clasificadas a su vez como sustantivos.

Empero, en el caso de los sufijos nominalizantes no se puede hablar de un solo tipo de sustantivos, sino que las partículas derivadas gracias a la unión de este tipo de sufijos y los lexemas, serán clasificadas según la categoría gramatical de la palabra de la cual se forma, teniéndose entonces sustantivos nominales, sustantivos deadjetivales y sustantivos deverbales.

Sufijo –eno / -ena

Teniendo presente estas definiciones, quizás entonces ciertamente sea mucho más sencillo abordar el concepto del sufijo –eno / -ena, el cual es entendido como un morfema tónico del Español, el cual cuenta con varios usos o funciones dentro de esta lengua, tal como puede verse seguidamente:

Sufijo de significado

De acuerdo a lo que ha señalado la Morfología del Español, la partícula –eno / -ena se establece como un sufijo de significado, con el cual se pueden crear al menos tres diferentes categorías:

  • Como sufijos de gentilicio: el sufijo –eno / -ena podrá entonces unirse a los nombres propios de algunos países. Por ejemplo: Chileno, Eslovena.
  • Como sufijos de semejanza: igualmente, el morfema –eno / -ena es usado en el Español como un sufijo de significado, con el cual se crean palabras que refieren al parecido o semejanza. Por ejemplo: Moreno.
  • Como sufijos de colectivo: así mismo, el sufijo –eno / -ena es visto como un morfema con el cual se crean palabras que se relacionan con la noción de colectivo o grupo. Por ejemplo: docena, quincena, centena.

Sufijos nominalizantes

De la misma forma, la Lingüística ha señalado que el sufijo –eno / -ena tendría dentro del Español la función de crear, a través de procesos de derivación, palabras clasificadas como sustantivos. Sin embargo, esta disciplina hace mención también a los dos diferentes sustantivos que pueden crearse por medio de esta partícula:

  • Nombres de números ordinales: el sufijo –eno / -ena podrá unirse a nombres de número naturales, para crear nombres de números ordinales, derivando entonces sustantivos denominales. Por ejemplo: Noveno, Decimonoveno.
  • Nombres de Hidrocarburos alquenos: también, el sufijo –eno / -ena sería usado para crear sustantivos, referentes a compuestos químicos, denominados como Hidrocarburos alquenos. Por ejemplo: Etileno.

Imagen: pixabay.com

Sufijo -eno / -ena

Bibliografía ►

Se habla de:                         


Ver más Artículo al azar



x