Sufijo -ez

Quizás lo más conveniente, previo a aproximarse a una explicación sobre el sufijo –ez, sea tener en cuenta algunas definiciones, que permitirán entender esta partícula morfológica en su contexto preciso.

Definiciones fundamentales

En este orden de ideas, puede que también sea necesario delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de sufijos, ya que esto permitirá cobrar conciencia sobre la naturaleza del sufijo –ez. De igual manera, será útil lanzar luces sobre el concepto de sufijos nominalizantes, por ser esta la categoría en donde se encuentra clasificado este morfema del Español. A continuación, cada uno de ellos:

Sufijos

Por consiguiente, se comenzará diciendo que los sufijos han sido definidos de forma general por la Lingüística como un tipo de morfema tónico, que se une a los lexemas de forma posterior, con el fin de crear nuevas palabras. Sin embargo, las motivaciones morfológicas por medio de las cuales una partícula de este tipo se une a los lexemas pueden dividirse básicamente en las siguientes:

  • Flexión: por un lado, algunos sufijos pueden cumplir con tareas flexivas, anexándose de forma posterior a determinados lexemas, con el fin de crear algunas de las posibles formas que este lexema asume en la medida en que responde a los diferentes accidentes gramaticales que sufre en su contexto.
  • Derivación: así también, existen sufijos que desempeñan tareas derivativas, uniéndose de forma posterior a ciertos lexemas, para crear nuevas palabra, cuya principal característica es la de ser totalmente independientes de las palabras que les han dado origen, tanto a nivel gramático como semántico.

En otro orden de ideas, la Lingüística también señala que los sufijos podrán ser entendidos como uno de los cinco tipos de afijos que esta disciplina concibe en las Lenguas naturales, por lo que serán considerados en el mismo grupo de morfemas como los prefijos, infijos, interfijos y circunfijos, diferenciándose sin embargo de ellos por ser los sufijos los únicos afijos con la capacidad de modificar la categoría gramatical de la palabra a la cual se unen.

El uso de la G Tal vez lo mejor, antes de abordar cada una de las normas ortográficas, promulgadas por la Real Acad...
Conectores temporales Definición de Conectores Temporales En el ámbito de la Lingüística, se conoce como Conectores Gramat...
Conectores de comparación Definición de Conectores de Comparación En el ámbito de la Lingüística, se conoce como Conectores Gr...

Sufijos nominalizantes

Por otra parte, será también indispensable pasar revista sobre el concepto de Sufijos nominalizantes, los cuales son concebidos por la Lingüística como un tipo de sufijo derivativo, es decir, un morfema tónico que se une de forma posterior al lexema, para crear una nueva palabra, la cual a su vez será identificada como un sustantivo.

No obstante, los sufijos nominalizantes del Español no crean un solo tipo de sustantivo, sino que las palabras creadas a través del uso de estas partículas morfológicas serán clasificadas a su vez de acuerdo a la categoría gramatical de la palabra que le ha dado origen, pudiendo encontrarse entonces Sustantivos denominales, deverbales y deadjetivales.

Sufijo –ez

Habiendo revisado estos conceptos, quizás ciertamente sea mucho más sencillo aproximarse a la definición del sufijo –ez, el cual será entendido entonces como un morfema tónico del Español, el cual se une de forma posterior a determinados lexemas, produciendo por derivación sustantivos, lo cual hace entonces que se pueda clasificar como un Sufijo derivativo nominalizante.

Sin embargo, las categorías gramaticales de las palabras a las que el sufijo –ez se anexa pueden ser clasificadas a su vez en dos clases, por lo que entonces este morfema nominalizantes del Español podría producir dos distintas clases de sustantivos, tal como se ve a continuación:

Sustantivos denominales

En primer lugar, el sufijo –ez podrá unirse a nombres propios, con el fin de crear apellidos, los cuales pueden ser considerados también sustantivos. De esta manera, la partícula –ez podría crear Sustantivos denominales, como por ejemplo los siguientes:

Sancho (nombre propio) + -ez (sufijo)= Sánchez (apellido)
Fernando (nombre propio) + -ez (sufijo)= Fernández (apellido)
Rodrigo (nombre propio) + -ez (sufijo)= Rodríguez (apellido)

Sustantivos deadjetivales

Igualmente, el sufijo –ez servirá como un sufijo nominalizante, que se une a adjetivos del español, para crear sustantivos a partir de ellos, por medio del proceso morfológico de la Derivación, lo cual lo convierte en un Sufijo creador de Sustantivos deadjetivales. Algunos ejemplos de su uso en el Español serían los siguientes:

Ácido (adjetivo) + -ez (sufijo)= Acidez (sustantivo deadjetival)
Desnudo (adjetivo) + -ez (sufijo)= Desnudez (sustantivo deadjetival)
Maduro (adjetivo) + -ez (sufijo) = Madurez (sustantivo deadjetival)

Imagen: pixabay.com

Sufijo -ez
enero 29, 2018