Sufijo -ible

Quizás lo mejor, previo a avanzar en una explicación sobre el Sufijo –ible será revisar de forma previa algunas definiciones, que permitirán entender esta partícula morfológica del Español en su contexto lingüístico preciso.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea necesario enfocar esta revisión teórica en dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Sufijos, ya que esto permitirá entender la naturaleza del morfema –ible. Por otro lado, será igualmente pertinente pasar revista sobre el concepto de Sufijos adjetivizantes, por ser esta la categoría en donde la Morfología ha clasificado a este sufijo propio del Español. A continuación, cada uno de estos conceptos:

Sufijos

De esta manera, se podrá comenzar a decir que la Lingüística ha explicado los Sufijos como un tipo de morfema, el cual se caracteriza por ser de tipo tónico, así como por unirse a ciertos lexemas, siempre y sin excepción, de forma posterior, con el propósito de crear nuevas palabras. No obstante, la disciplina lingüística también señala que la razón por la que un sufijo se une a un lexema puede responder a dos distintos procesos morfológicos, cada uno de los cuales ha sido definido a su vez de la siguiente manera:

  • Flexión: en primera instante, la Morfología señala que algunos sufijos podrán cumplir con tareas flexivas, uniéndose de forma posterior a ciertos lexemas, para constituir algunas de las varias formas que estos pueden asumir, en la medida en que dan respuesta a los diferentes accidentes gramaticales que les ofrece su contexto.
  • Derivación: por otra parte, algunos otros sufijos podrán desarrollar tareas derivativas, uniéndose entonces a ciertos lexemas, con el fin de generar nuevas palabras, cuya principal característica será la de poseer plena independencia gramatical y semántica.

Así también, será importante decir que la Morfología concibe los sufijos como uno de los cinco diferentes afijos que pueden encontrarse en las Lenguas naturales, por lo que entonces se considerarán dentro del mismo grupo que los prefijos, infijos, interfijos y circiunfijos, morfemas de los cuales se diferencia –más allá de que cada morfema tiene su propio punto de anexión en el lexema- por ser los sufijos los únicos con la capacidad de cambiar o alterar la categoría gramatical de la palabra a la cual se han unido.

Sufijos adjetivizantes

En otro orden de ideas, los Sufijos adjetivizantes podrán ser entendidos como morfemas de tipo tónico y derivativo, que se unirán siempre de forma posterior a determinados lexemas, para generar nuevas palabras, las cuales podrán ser clasificadas como adjetivos. No obstante, los sufijos adjetivizantes no siempre conformarán el mismo tipo de adjetivo, ya que estos se diferenciarán según la categoría gramatical de la palabra original a la cual se han unido, creando entonces Adjetivos deadjetivales, Adjetivos denominales y Adjetivos deverbales.

Sufijo –ible

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, se podrá abordar entonces la definición del sufijo –ible, el cual es descrito por la Morfología del Español como un morfema tónico derivativo, propio de esta lengua, el cual cumple con la misión de unirse siempre de forma posterior a palabras, para formar Adjetivos, por lo que entonces será visto como un Sufijo adjetivizante.

Sin embargo, no siempre las palabras a las que se une este sufijo del Español cuentan con la misma categoría gramatical, por lo que los adjetivos derivados de este morfema podrán ser clasificados como Adjetivos deverbales y Adjetivos denominales, tal como puede verse seguidamente:

Como formador de Adjetivos deverbales

En primer lugar, el morfema –ible, se podrá anexar de forma posterior a ciertos lexemas, clasificados como verbos, en específico aquellos pertenecientes a tercera conjugación (–ir) para generar así Adjetivos deverbales. A continuación, algunos de ellos:

Concebir (verbo) + -ible (sufijo) = Concebible (Adjetivo deverbal)

Variación del sufijo –ible: Así mismo, la Morfología del Español ha explicado que dentro de esta lengua el sufijo –ible contará con la variación –able, tomando esta forma toda vez que se una a verbos de primera conjugación (-ar) con el propósito de crear por derivación Adjetivos deverbales. Algunos ejemplos de esto serán los siguientes:

Reparar (verbo) + -able (sufijo) = Raprable (Adjetivo deverbal)

Como formador de Adjetivos denominales

De igual forma, el sufijo –ible podrá unirse de forma posterior a palabras del Español, clasificadas como sustantivos, a fin de generar por derivación adjetivos denominales. Por ejemplo:

Terror (sustantivo) + -ible (sufijo)= Terrible (adjetivo)

Imagen: pixabay.com

Sufijo -ible
febrero 15, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar