Sufijo -tecnia

Es probable que la mejor manera de comenzar una explicación sobre el sufijo –tecnia sea realizando una breve revisión de algunas definiciones, que permitirán entender este morfema, propio del Español, en su contexto preciso.

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que también sea prudente el delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, por su puesto será la definición misma de Sufijos, ya que esto hará posible el cobrar conciencia sobre la naturaleza morfológica de la partícula –tecnia. Así también, será de gran utilidad lanzar luces sobre las definiciones de Sufijos nominalizantes y Sufijos según su significado, por ser estas las categorías en donde la Morfología ha incluido al sufijo –tecnia. A continuación, cada uno de ellos:

Sufijos

En consecuencia, se comenzará por decir que los Sufijos han sido explicados, en líneas generales, por la Lingüística, como aquellos morfemas de tipo tónico, que se desempeñan uniéndose de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar nuevas palabras. Empero, esta disciplina también ha señalado que detrás del comportamiento de los sufijos pueden estar en realidad dos distintos tipos de proceso morfológico, los cuales han sido explicados de la siguiente manera:

  • Flexión: por un lado, la Lingüística indica que existirá un grupo de sufijos, que se caracterizarán por contar con cualidades flexivas, uniéndose entonces de forma posterior a ciertos lexemas, para ayudar a estas partículas lingüística a constituir algunas de las tantas formas que se ven en la necesidad de asumir, impulsadas por los accidentes gramaticales, que les presenta su entorno.
  • Derivación: en segunda instancia, también se podrá hablar de un segundo grupo de sufijos, los cuales se unirán a ciertos lexemas, pero con fines derivativos, pues junto con estas partículas conformarán nuevas palabras, cuyo rasgo distintivo será el de contar con plena independencia gramatical y semántica, respecto a este lexema al cual se ha unido el sufijo. También, es importante resaltar que la Lingüística afirma que la derivación por sufijación puede ser considerado el proceso morfológico más productivo que se puede encontrar en las Lenguas naturales, en referencia a la creación de nuevas palabras.

Así mismo, la Morfología ha indicado por su parte la importancia de entender los sufijos igualmente como uno de los cinco distintos tipos de afijos que existen en las Lenguas naturales, lo que lleva también a contarlos dentro del mismo grupo en donde han sido incluidos los prefijos, interfijos, infijos y circunfijos. Aun cuando cada uno de estos morfemas cuenta con su propio punto de adhesión al lexema, los sufijos se diferencian de todos ellos, por ser los únicos morfemas con la capacidad de inferir o modificar la categoría gramatical del morfema al cual se une.

Sufijos nominalizantes

En otro orden de ideas, los Sufijos nominalizantes podrán ser entendidos como aquellos morfemas tónicos y derivativos de una Lengua, que ejercen la tarea morfológica de unirse de manera posterior a determinados lexemas, con el fin de crear nuevas e independientes palabras, las cuales pueden ser entendidas, gramaticalmente hablando como sustantivos. Ergo, los sufijos nominalizantes son morfemas derivativos creadores, a través de la Derivación, de nuevos sustantivos.

Empero, los sustantivos creados por este tipo de sustantivos no pueden considerarse como pertenecientes a un solo tipo de sustantivos, sino que en ocasiones serán clasificados de acuerdo a la categoría gramatical que haya tenido la palabra a la cual se unió, distinguiéndose entonces entre Sustantivos deadjetivales, Sustantivos denominales y Sustantivos deverbales.

Sufijos según su origen

Conocidos igualmente como Sufijos según su procedencia, este tipo de sufijo ha sido definido de forma general por los diversos autores como un morfema tónico, que además de unirse de forma posterior a ciertos lexemas, para formar nuevas palabras, se caracteriza por proceder directamente de una palabra, propia de alguna de las Lenguas clásicas, como por ejemplo el Latín o el Griego.

Así mismo, este tipo de sufijo cuenta con una forma que casi siempre, salvo algunas leves variaciones, coincide de forma plena con la que tiene la palabra de la cual proviene. De igual forma, este tipo de sufijos se distinguirá por poseer su propia carga semántica, la cual no solo coincidirá con la que tiene la palabra de donde se origina, sino que pasará a formar parte de la nueva partícula lingüística creada, orientando el sentido de esta.

Sufijo –tecnia

Habiendo concluido con esta revisión conceptual, puede entonces que en efecto sea mucho más sencillo aproximarse a una definición del sufijo –tecnia, el cual es entendido por la Morfología del Español como un morfema tónico y derivativo, que se une siempre de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar sustantivos. En consecuencia, la partícula –tecnia será un sufijo derivativo nominalizante.

A su vez, la Morfología indica que este sufijo podrá ser entendido también como un Sufijo según su origen, por provenir directamente de la voz griega téchne, la cual ha sido traducida literalmente como “arte” o “técnica”. Por ende, toda vez que en el Español, el sufijo –tecnia se una de forma posterior a determinados lexemas, con el fin de generar un sustantivo, se asumirá que la palabra creada está directamente relacionada con el concepto de técnica, disciplina o arte.

Usos del sufijo –tecnia

Por último, puede que sea también conveniente revisar algunos ejemplos concretos de cómo este sufijos derivativo del Español es usado en esta lengua para crear sustantivos con los cuales conformar el nombre de un arte o técnica específica. A continuación, algunos de ellos:

Pirotecnia: arte o técnica de fabricación de fuegos artificiales.
Zootecnia: técnica especializada en la cría de animales.
Psicotecnia: técnica psicológica que permite estudiar y precisar las aptitudes específicas de un individuo.

Imagen: pixabay.com

Sufijo -tecnia
marzo 29, 2018
Se habla de:                             

Ver más Artículo al azar