Sufijo -uzo / -uza

Idiomas y lenguaje

Tal vez lo más recomendable, previo a abordar una explicación sobre el sufijo –uzo / -uza, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta partícula morfológica dentro de su propio contexto.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea prudente delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: en primer lugar, se podrá tener en cuenta la definición de Sufijo, pues esto ayudará a entender la naturaleza morfológica del sufijo –uzo / -uza. Así mismo, será necesario también lanzar luces sobre los conceptos que concibe la Morfología con respecto a los Sufijos nominalizantes y Sufijos peyorativos, por ser estas las dos categorías en donde puede clasificarse este morfema propio del Español. A continuación, cada una de estas definiciones.

Los sufijos

De esta manera, se comenzará por decir que la Lingüística ha definido los sufijos, en líneas generales, como un tipo de morfema tónico, propio del Español, el cual se desempeñará uniéndose de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar nuevas palabras. Sin embargo, la Lingüística también señala que este tipo de partículas pueden comportarse de esta manera, impulsadas en realidad por dos distintos procesos morfológicos, los cuales han sido explicados de la siguiente forma:

  • Flexión: en primer lugar, la Lingüística señala que dentro de las Lenguas naturales, existirá un grupo de sufijos, que se caractericen por contar con capacidades flexivas. En consecuencia, los sufijos flexivos se unirán siempre de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar alguna de las tantas formas que estas últimas partículas deben asumir en la medida en que hagan frente a los distintos accidentes gramaticales, que le vaya presentando su entorno.
  • Derivación: por otro lado, en las Lenguas naturales, podrá encontrarse también un segundo grupo de sufijos, los cuales en cambio presentarán cualidades derivativas, uniéndose entonces a ciertos lexemas, siempre de forma posterior, para generar nuevas e independientes palabras, las cuales tienen autonomía tanto en su semántica, como en su gramática, respecto a la palabra que la ha generado.

Así también, la Morfología ha advertido la necesidad de comprender los sufijos, no solo como morfemas tónicos derivativos o flexivos, sino también como uno de los cinco diferentes tipos de afijos, que existen dentro de las Lenguas naturales. Esto a su vez producirá que los sufijos sean contados dentro del mismo grupo en donde han sido incluidos los prefijos, interfijos, infijos y circunfijos, morfemas estos de los cuales sin embargo se diferencian, por ser los sufijos las únicas partículas capaces de cambiar la categoría gramatical de la palabra a la cual se une, cualidad inherente a los sufijos derivativos.

Sufijos nominalizantes

En otro orden de ideas, será igualmente útil lanzar luces sobre el concepto de Sufijos nominalizantes, los cuales han sido entendidos como aquellos morfemas tónicos, de tipo derivativos, que cumplen con la misión morfológica de anexarse de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar nuevas e independientes palabras, las cuales pueden ser clasificadas gramaticalmente como Sustantivos. Es decir, que los Sufijos nominalizantes crean Sustantivos por medio del proceso morfológico de la Derivación.

Ensayo sobre las competencias comunicativas Definición de Competencia Comunicativa En el ámbito de la Lingüística,...
Sufijo -anza Antes de avanzar sobre una definición del sufijo –anza, quizás sea mej...
Sufijo -teca Quizás lo más conveniente, previo a abordar una explicación sobre el s...

No obstante, la Morfología ha señalado que en cuenta a los Sustantivos creados por este tipo de sufijos no se puede hablar de una sola clase, sino que es necesario clasificar estas palabras según la categoría gramatical que tenía la palabra a la cual se ha unido el sufijo originalmente. Por ende, se distinguirán ente Sustantivos deadjetivales, Sustantivos denominales y Sustantivos deverbales.

Sufijos peyorativos

Por último, será también necesario traer a capítulo la definición de Sufijos peyorativos, los cuales han sido explicados de forma general por las distintas fuentes morfológicas como un tipo de morfema tónico, el cual se une de forma posterior a lexemas específicos, casi siempre sustantivos, y en algunas ocasiones adjetivos, para crear nuevas palabras, en las cuales el hablante no solo logra señalar o referirse a una entidad, sino que a su vez imprime, en la nueva palabra creada, su impresión despectiva sobre esta partícula.

En algunos casos, los sufijos peyorativos son usados dentro de las lenguas con otras intenciones. Por ejemplo, puede suceder que en una lengua específica un sufijo peyorativo sea usado también como sufijo aumentativo, es decir, una partícula con la cual se crean palabras, a través de su anexión posterior al lexema, en donde el hablante no solo se refiere a una entidad, sino que logra expresar su opinión subjetiva sobre el gran tamaño que percibe en ella.

Sin embargo, este fenómeno depende de cada comunidad lingüística. Por ende, la interpretación de las palabras formadas por este tipo de partículas deberá tomar en cuenta el contexto lingüístico en donde se producen.

Sufijo –uzo / -uza

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede entonces que sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre el sufijo –uzo / -uza, el cual ha sido descrito por la Morfología del Español como un morfema tónico y derivativo, propio de esta lengua, en la cual se une de forma posterior a ciertos sustantivos, para dar origen –por medio del proceso de Derivación- a nuevos sustantivos. Es decir que el sufijo –uzo /-uza, en primera instancia es un sufijo nominalizante que se encarga de crear, junto a ciertos lexemas, sustantivos denominales.

Sin embargo, la morfología señala también que los sustantivos creados por el sufijo –uzo / -uza cuentan con la cualidad de servir al hablante a la hora de crear palabras con las cuales además de señalar una entidad específica pueda igualmente señalar el desprecio que siente sobre la entidad de la que habla. Por consiguiente, el sufijo –uzo / -uza será también un sufijo despectivo, propio del Español.

Ejemplos de uso del sufijo –uzo / -uza

Empero, quizás la forma más eficiente de completar una explicación sobre el sufijo –uzo / -uza sea a través de la exposición de algunos ejemplos, que permitan ver de forma práctica cómo es usado este sufijo, dentro del Español, para crear sustantivos peyorativos. A continuación, algunos de ellos:

Gente (sustantivo) + -uza (sufijos) = Gentuza

Carne (sustantivo) + -uza (sufijos)= Carnuza

Imagen: pixabay.com

Sufijo -uzo / -uza


¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Bibliografía

El pensante (abril 8, 2018). Sufijo -uzo / -uza. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/sufijo-uzo-uza/