Sufijo -zoico

Idiomas y lenguaje

Antes de abordar una explicación sobre el sufijo –zoico, quizás lo mejor sea hacer una breve revisión teórica, que permita traer a capítulo algunos conceptos, que de seguro ayudarán a entender esta partícula propia del Español en su justo contexto lingüístico.

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que también resulte de provecho el delimitar esta revisión a dos nociones específicas: la primera de ellas, la definición misma de Sufijos, ya que esto ayudará a cobrar conciencia sobre la naturaleza morfológica del morfema –zoico. Por otro lado, también será necesario lanzar luces sobre el concepto de Sufijos según su origen, por ser esta la categoría en donde ha sido clasificado este sufijo, propio del Español. A continuación, estos conceptos:

Los sufijos

En este sentido, se comenzará por decir que la Lingüística ha definido los sufijos como un tipo de morfema, de clase tónica, que se desempeña siempre, uniéndose de forma posterior a determinados lexemas, con el fin de generar nuevas palabras. No obstante, la disciplina lingüística ha advertido la necesidad de conocer cómo detrás de este comportamiento, por parte de los sufijos, se encuentran en realidad dos diferentes procesos morfológicos, explicados a su vez de la siguiente manera:

  • Flexión: en primer lugar, la Lingüística reconoce dentro de las Lenguas naturales un grupo de sufijos, en los cuales existen propiedades flexivas. En consecuencia, estos sufijos se unen de forma posterior a ciertos lexemas, con el fin de generar alguna de las tantas formas que estas últimas partículas deben asumir en la medida en que van haciendo frente a los distintos accidentes gramaticales que les ofrece su entorno.
  • Derivación: por otro lado, dentro de las Lenguas naturales, la Lingüística refiere también a un segundo grupo de sufijos, los cuales en cambio cuentan con cualidades derivativas. Por ende, este tipo de sufijo se unirá de forma posterior a ciertos lexemas, con el propósito de generar nuevas palabras, cuyo rasgo principal será el de contar con plena independencia gramatical y semántica, respecto al lexema o palabra que le ha dado origen. Según señalan las fuentes lingüísticas en general, la Derivación por sufijación es la fuente de generación de palabras más productiva que existe en la mayor parte de las Lenguas naturales, estudiadas hasta ahora.

Igualmente, la Morfología es enfática en decir que los sufijos no solo deben ser interpretados como morfemas tónicos flexivos o derivativos, sino que también tienen que conocerse como uno de los cinco diferentes afijos que existen en las Lenguas naturales.

Esto hará también que los sufijos sean entonces contados dentro del mismo grupo en el que la Morfología ha incluido los prefijos, infijos, interfijos y circunfijos, morfemas estos de los cuales sin embargo los sufijos se diferencian, más allá de que cada uno cuenta con su punto particular de anexión al lexema, por ser los únicos con la capacidad de modificar la categoría gramatical de la palabra a la cual se unen, propiedad que resulta inherente a los sufijos de tipo derivativo.

Sufijos según su origen

En segunda instancia, también resultará de utilidad traer a capítulo el concepto de Sufijos según su origen, los cuales han sido explicados por la Morfología como aquellos morfemas de tipo tónico, que además de anexarse de forma posterior a ciertos lexemas, se caracterizan por estar relacionados directamente, a nivel etimológico, con una palabra, proveniente de alguna de las lenguas clásicas, bien si se trata del griego o del latín.

Así también, los Sufijos según su significado contarán con una forma que por lo general, salvo pequeñas variaciones, se asemeja o coincide con la voz en lengua clásica de la que se ha originado. Por igual, este tipo de sufijos cuentan con su propia carga semántica, la cual proviene de la palabra de la que desciende, y que se une a la nueva palabra creada, orientando entonces su sentido.

Sufijo –zoico

Una vez se han tenido en cuenta cada una de estas definiciones, quizás ciertamente resulta mucho más sencillo abordar una explicación sobre el sufijo –zoico, el cual es entendido en líneas generales por la Lingüística como un sufijo o morfema tónico, propio del Español, que se une de forma posterior para generar adjetivos, propios del ámbito científico, con el cual se designan características puntuales de períodos geológicos.

De igual forma, la Lingüística ha indicado que el sufijo –zoico también puede ser descrito como un Sufijo según su origen, puesto que se encuentra relacionado directamente con la voz griega zoikos, la cual ha sido traducida como “perteneciente o relativo a los animales”. Por ende, en el Español, el sufijo –zoico significará directamente animal, lo que hace entonces que sea usado como sufijo geológico, para conformar adjetivos con los cuales se describen eras geológicas específicas, según los animales que las habitaron.

Ejemplos de uso del sufijo –zoico

Empero, puede que la mejor forma de completar una explicación sobre el sufijo –zoico sea exponer algunos ejemplos, que permitan ver en la práctica cómo es usado, dentro del Español, este sufijo para la conformación de adjetivos geológicos. A continuación, algunos de ellos:

Paleozoico

Mesozoico

Cenozoico

Antropozoico

Fanerozoico

Imagen: pixabay.com

Sufijo -zoico

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                     

Bibliografía

El pensante (abril 9, 2018). Sufijo -zoico. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado de https://educacion.elpensante.com/sufijo-zoico/