Sufijos verbalizantes

Puede que la forma más eficiente de abordar una definición sobre los sufijos verbalizantes, sea comenzar por revisar algunos conceptos, que ayudarán a entender este tipo de morfemas dentro de su contexto lingüístico preciso.

Definiciones fundamentales

En este sentido, quizás también resulte conveniente delimitar dicha revisión a dos conceptos específicos: el primero de ellos, la propia definición de Sufijos, pues esto permitirá tener clara la naturaleza de las secuencias lingüísticas en base a las cuales se da la clasificación de Sufijos verbalizantes.

Así mismo, será necesario pasar revista sobre la definición de Sufijos derivativos, por ser el tipo de sufijo en el que pueden considerarse incluidos los verbalizantes. A continuación, cada uno de estas nociones teóricas:

Los sufijos

De esta manera, se comenzará por decir que la Lingüística considera a los sufijos –junto a los prefijos, los infijos, los interfijos y los circunfijos- como uno de los cinco afijos que pueden distinguirse en las Lenguas naturales.

Así mismo, esta disciplina define a los sufijos como aquellos morfemas tónicos que se unen a la palabra de forma posterior, teniendo incluso la capacidad de modificar la categoría gramatical a la cual pertenece esta.

En cuanto a su función morfológica, las distintas fuentes lingüísticas coinciden en señalar que con respecto a los sufijos pueden encontrarse básicamente dos: una de tipo flexiva, en la cual el sufijo se une a la palabra para señalar algunos de los accidentes gramaticales que esta pueda sufrir; y otra de tipo derivativa, en donde el sufijo se anexa al morfema, para dar como resultado una nueva palabra.

Los sufijos derivativos

En consecuencia es en esta última función morfológica, es decir en la Derivativa, en donde se incluyen los sufijos derivativos, descritos entonces como aquellos sufijos tónicos, que se unen o enlazan de forma posterior a la palabra, para generar una nueva palabra, que aun cuando guarda relación de sentido con aquella que le ha dado origen, en realidad goza de independencia tanto semántica como gramatical.

Cualidades de la expresión escrita Cualidades de la expresión escrita Claridad Precisión Fluidez SencillezCLARIDAD La cualidad...
Los meses del año en inglés y en español División e importancia del tiempo En la actualidad, en Occidente, el tiempo se cuenta en años, los c...
Diferencias entre ay, hay y ahí Nuestra forma de escribir dice mucho de nosotros, incluso puede abrirnos las puertas a grandes oport...

Por otro lado, la Lingüística ha señalado también que los sufijos derivativos pueden ser considerados como los responsables de la mayor productividad lingüística dentro de las Lenguas, puesto que de acuerdo a lo que señalan algunos estudios, al menos 70% de la Lenguas naturales de las que se tiene conocimiento hasta ahora usan la Derivación por sufijación como el principal proceso de producción de palabras.

Sufijos verbalizantes

Teniendo presente estas definiciones, quizás entonces ciertamente sea mucho más sencillo abordar la definición de Sufijos verbalizantes, los cuales sin más pueden ser explicados como aquellos morfemas tónicos derivativos, que se unen a la palabra de forma posterior, generando una nueva palabra, la cual además puede ser identificada gramaticalmente como un verbo.

Dentro de la Lingüística se conoce como Derivación verbal al proceso de adición de un sufijo verbalizante y la creación posterior de un verbo, mientras que los verbos creados a través de este proceso variarán de nombre según la palabra que les haya dado origen, bien si esta ha sido un sustantivo (verbos denominales), un adjetivo (verbos deadjetivales), un adverbio (verbos deadverbiales) o incluso otro verbo (verbos deverbales).

Así mismo, la disciplina lingüística ha señalado que dentro del Español los principales sufijos verbalizantes serían los siguientes:

-ar, -ecer, -ear, -izar, -ificar

Ejemplos de sufijos verbalizantes

No obstante, tal vez la mejor forma de completar una explicación sobre los sufijos verbalizantes sea ofreciendo algunos ejemplos de cómo funcionan en la práctica, uniéndose a una palabra, para generar una nueva forma, clasificada como verbo. A continuación, algunos de ellos:

Tapón (sustantivo) + -ar (sufijo verbalizante) = taponar (verbo denominal)
Dormir (verbo) + it + ar (sufijo verbalizante)= Domitar (verbo deverbal)
Vivir (verbo) + -ificar (sufijo verbalizante)= Vivificar (verbo deverbal)
Casto (adjetivo) + -ar (sufijo verbalizante)= Castrar (verbo deadjetival)
Flor (sustantivo) + -ecer (sufijo verbalizante) = Florecer (verbo denominal)

Imagen: pixabay.com

Sufijos verbalizantes
noviembre 26, 2017