Sustantivos concretos

Es posible que la forma más adecuada de aproximarse a la definición de Sustantivos concretos, sea hacer una breve revisión teórica, que permita ver algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de sustantivos desde la perspectiva semántica precisa.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

Por consiguiente, puede que también surja como necesario delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la Palabra y los Sustantivos, por encontrarse directamente relacionado con la definición de Sustantivos concretos. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

En este sentido, se comenzará por decir que la Palabra ha sido explicada de forma general como una partícula lingüística. Sin embargo, puede que un entendimiento integral de este tipo de partícula conlleve analizar cuál es la perspectiva desde la cual la concibe cada una de las distintas disciplinas lingüísticas.

Así las cosas, por ejemplo, se tomará en cuenta la definición de Palabra con la que cuenta la Morfología, disciplina que se enfoca en estudiar las palabras desde su estructura, y que considera la Palabra entonces como una estructura morfológica, conformada por la combinación coherente de Lexema (unidades mínimas de sentido) y los Morfemas (unidades mínimas que aportan información a los lexemas, bien si esta es de tipo léxico o gramatical).

Por su lado, la Semántica, materia lingüística que prefiere estudiar las palabras, de acuerdo a su significado, ha descrito la Palabra como una partícula lingüística, que se encuentra comprendida entre dos silencios, los cuales suceden a su vez en un texto. En este punto, es necesario señalar que siempre que en Lingüística se hable del texto, se hará para referirse al texto oral, y nunca al escrito, puesto que para la Lingüística considera la Escritura simplemente como un registro secundario del Lenguaje, el cual reside en la Lengua, al tiempo que es materializada en el Habla.

Finalmente, la Sintaxis, en su afán por estudiar las palabras, de acuerdo a la posición que ocupan dentro de la oración, ha señalado que la Palabra puede ser explicada como el núcleo de esta cadena o estructura de sentido, así como cada una de las partículas que le dan vida. En consecuencia, si se viera desde lo micro a lo macro, la combinación coherente de lexemas y morfemas produciría palabras, mientras que la disposición de palabras producirá oraciones, y por último la organización coherente y cohesionada de oraciones generará textos.

Los sustantivos

En segunda instancia, también será pertinente lanzar luces respecto a la definición de Sustantivos, los cuales han sido descritos como uno de los principales tipos de palabras. Empero, el entendimiento integral de este tipo de partícula, puede que también involucra revisar cuál es la posición de cada una de las disciplinas lingüísticas frente a ellos.

De esta manera, se dirá por ejemplo que la Semántica entiende los Sustantivos como aquella clase de palabra que sirve para referir a entidades específicas, bien si estas se encuentran conformadas por personas, animales, lugares, objetos o conceptos. En este orden de ideas, los Sustantivos se encontrarían entonces nombrando, por ende, los Sustantivos pueden ser entendidos desde su ámbito semántico como un  nombre.

Por su parte, la Morfología ha promulgado igualmente su definición de Sustantivos, los cuales ha concebido como una palabra variable, es decir, que puede experimentar cambios en su estructura, en específico, sobre sus morfemas, en la medida en que intente concordar en género y número con la entidad que desea nombrar. En cuanto a la Sintaxis, los Sustantivos han de ser vistos como el núcleo del sujeto, así también como del sintagma nominal, o preposicional.

Los sustantivos concretos

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Sustantivos concretos, los cuales han sido explicados entonces, de forma general, como aquellas palabras, usadas para nombrar ciertas entidades concretas, es decir, que pueden ser percibidas por medio de los sentidos, como las personas, lugares, animales u objetos.

Este tipo de sustantivo se contraponen a los Sustantivos abstractos, los cuales por su parte servirían simplemente para nombrar entidades abstractas, es decir, que simplemente existen en un plano mental, y que no pueden ser tocadas o no existen en un punto o lugar de la realidad, como por ejemplo ocurre en cuanto a los conceptos o ideas.

Definición de Ortega y Gasset

Sin embargo, esta no es la única definición o perspectiva que existe sobre la noción de Sustantivos concretos. En este sentido, se puede traer a capítulo la definición que dio en su momento el lingüista Ortega y Gasset, quien concebía los Sustantivos concretos como aquellos nombres independientes, que no necesitaban de otras entidades  para ser, como por ejemplo Perro, Libro, Casa, a diferencia entonces de los Sustantivos abstractos que siempre necesitarían descansar en otra entidad, por ejemplo Hermosura, concepto que necesita posarse sobre una persona, objeto o lugar para poder ser.

Ejemplos de los sustantivos concretos

Sin embargo, y cualquiera que sea la visión sobre los Sustantivos concretos que se toma, puede que la mejor manera de cerrar una explicación respecto a este tipo de palabras sea a través de la exposición de algunos ejemplos concretos, que permitan ver qué casos de estos se encuentran en el Español, tal como se puede ver a continuación:

Escritorio, Carro, Cocina, Nevera, Café, Teléfono, Pie, Mano, Libro, Lápiz, Silla, Mesa, Casa, Árbol, Avión, Batidora, Televisor, Olla, Plata, Taza, Cama, Cobija, Almohada, Cortina, Ventana, Baño, Ducha.

Imagen: pixabay.com

Sustantivos concretos
octubre 25, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar