Sustantivos femeninos

Quizás lo mejor, antes de abordar una explicación sobre los Sustantivos femeninos, sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender este tipo de palabras dentro de su contexto morfológico preciso.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

De esta manera, puede que sea necesario delimitar esta revisión teórica a tres nociones específicas: la primera de ellas, la definición misma de Morfología, pues esto permitirá cobrar conciencia sobre la naturaleza de la disciplina dentro de la cual ha sido concebido el concepto de Sustantivos femeninos. Por igual, será de provecho lanzar luces sobre los conceptos de Palabra y Sustantivo. A continuación, cada una de estas definiciones:

La morfología

En consecuencia, se comenzará por decir que la Morfología puede ser explicada, a grandes rasgos, como una de las principales disciplinas lingüísticas. Así también, la Morfología es descrita como la materia que tiene por objeto de estudio la estructura de la Palabra, en tanto las unidades morfológicas que la conforman.

La Palabra

Así también, resulta pertinente abordar una explicación sobre la Palabra, la cual ha sido señalada de forma general como una partícula lingüística. No obstante, tal vez para lograr un entendimiento mucho más integral del concepto de Palabra, sea necesario revisar de forma breve las distintas perspectivas que tienen cada una de las distintas disciplinas lingüísticas respecto a ella.

Por ende, se puede decir por ejemplo que la Morfología concibe la Palabra como una estructura lingüística, producto de la combinación ordenada y coherente de unidades mínimas, como lo son los Lexemas (unidades lingüísticas de significado) y los Morfemas (unidades lingüísticas, que se unen al lexema para aportar información, bien si es léxica o gramatical).

De igual forma, la Semántica –materia que se encarga de estudiar las palabras, de acuerdo a su significado- concibe la Palabra como una partícula lingüística con sentido propio, la cual se encuentra comprendida entre dos silencios, que suceden en un texto. Empero, en este punto será necesario señalar que siempre que la Lingüística haga referencia al concepto “texto” lo hará para señalar el Texto oral, y nunca el escrito, ya que para esta disciplina, la Escritura en realidad es tan solo un registro secundario del Lenguaje, organismo vivo al que considera residente en la Lengua, y materializado en el Habla.

Finalmente, la Sintaxis también ha explicado cuál es su propia definición de la Palabra, la cual ha sido explicada como el núcleo de la oración, así como las diferentes partículas –tengan una función gramatical o léxico- que conforman esta estructura superior de sentido. En consecuencia, si se viera desde lo micro a lo macro, se tendría entonces que la combinación coherente de lexemas y morfemas originan palabras, la disposición ordenada de palabras genera oraciones, y por último el orden coherente y cohesionado de las oraciones generarán textos.

Sustantivos

En tercer lugar, será también de provecho pasar revista sobre la definición de Sustantivos, los cuales han sido explicados como uno de los principales tipos de palabras. No obstante, en este caso, puede que también sea necesario revisar de forma breve cuáles son las diferentes perspectivas que tiene cada disciplina lingüística en referencia a los Sustantivos.

Por ende, se señalará entonces que la Semántica ha indicado que los Sustantivos serán aquellas palabras que son usadas para nombrar ciertas entidades, como personas, objetos, lugares y conceptos, es decir, los Sustantivos serán nombres. De igual forma, los Sustantivos también han sido explicados por la Morfología, disciplina que los explica como palabras variables, pues ellas pueden presentar modificaciones en su estructura, a fin de concordar en género y número con la entidad que quiere nombrar.

En cuanto a la Sintaxis, esta disciplina dirigida a estudiar las palabras de acuerdo a la posición o función que tiene cada palabra dentro de la Oración, considera los Sustantivos como el núcleo del sujeto, así también como el del Sintagma nominal y el Sintagma preposicional.

Sustantivos femeninos

Una vez se han revisado cada una de estas definiciones, puede que ciertamente sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Sustantivos femeninos, los cuales básicamente han sido explicados como uno de los diferentes tipos de Sustantivos que se han clasificado de acuerdo al género de la entidad que nombran o señalan.

Así también, los Sustantivos femeninos son identificados como aquellas palabras, en donde se puede identificar, a nivel morfológico, un sufijo flexivo femenino, el cual ayuda a conformar entonces una palabra o nombre con la cual referir una entidad –persona, objeto, lugar, animal o concepto- de género femenino. Los sustantivos femeninos siempre irán acompañados de Determinantes y Adjetivos que concordarán con ellos en cuanto a género y número.

Tipos de Sustantivos femeninos

De igual forma, la Lingüística ha señalado que dentro de la Lengua española se pueden considerar diferentes tipos o clases de Sustantivos femeninos, de acuerdo a los distintos tipos de terminaciones o sufijos flexivos que posean, encontrándose entonces los siguientes:

  • Sustantivos femeninos terminados en –a: en primer lugar, dentro de la Lengua española se encontrarán algunos Sustantivos femeninos, que se distinguirán por terminar siempre en el morfema flexivo –a. Entre los distintos ejemplos que existen se encontrarán los siguientes: Arm-a, Cas-a, Tiend-a, Muñec-a.
  • Sustantivos femeninos terminados en –dad / -tad / y –ed: también puede suceder que dentro del Español existan palabras, que puedan ser identificadas como Sustantivos femeninos, y que se distinguirán por terminar con los morfemas flexivos –dad, -tad o –ed. Algunos ejemplos de este tipo de sustantivos serán los siguientes: Libertad, Verdad, Mitad.
  • Sustantivos femeninos terminados en –ción / -sión / -zón / -dez o –iz: por otro lado, también se podrán encontrar dentro del Español algunas palabras, que sirvan para señalar entidades de género femenino y que cuenten con los sufijos flexivos –ción, -sión, -zón, -dez o –iz. Algunos ejemplos de este tipo de sustantivos serán los siguientes: canción, pasión, razón, honradez, perdíz, lombriz.
  • Sustantivos terminados en –tis: en la Lengua española también se encontrarán algunos ejemplos de sustantivos, que servirán para señalar palabras del género femenino, y que aparte de terminar en el morfema flexivo –tis, servirán para nombrar algunas enfermedades. Por ejemplo: Artritis, Sinusitis, Rinitis, Otitis.
  • Sustantivos femeninos terminados en –e: dentro del Español también se encontrarán algunas palabras que servirán para nombrar entidades de género femenina, y que se distinguirán por contar con el morfema flexivo –e. Por ejemplo: torre, clase, calle.
  • Sustantivos femeninos que sirven para nombrar letras: por último, la Lingüística también ha señalado que en el Español, los nombres de las diferentes letras del alfabeto son de género femenino. Por ejemplo: la a, la efe, la jota, la eme, la zeta.

Imagen: pixabay.com

Sustantivos femeninos
septiembre 18, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar