Tipos de Disimilación

Antes de entrar a describir cada uno de los tipos de Disimilación señalados por la Lingüística, quizás sea conveniente revisar de forma breve algunas definiciones, que permitirán entender este cambio fonético dentro de su contexto apropiado.

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que sea pertinente comenzar por el concepto de Cambio fonético, pues este permitirá tener presente la naturaleza del fenómeno lingüístico en el que consiste la Disimilación, definición que deberá ser igualmente tratada, luego de haber pasado revista también sobre el concepto de Cambios fonéticos condicionados. A continuación, cada una de estas definiciones:

Cambio fonético

De esta forma, el Cambio fonético será entendido por la mayoría de los autores como un fenómeno lingüístico consistente en toda variación que suceda en el nivel fonético-fonológico del Lenguaje, y que se manifieste como cualquier cambio en un sonido determinado de una Lengua. No obstante, la Lingüística también indica que los cambios fonéticos pueden tener lugar en dos diferentes niveles: por un lado, se tienen los cambios fonéticos que ocurren en el plano puramente fonético, es decir, que se traducen en modificaciones sucedidas solo en el plano del Habla, sin que llegue a alterarse el fonema que se encuentra unido al alófono que cambia; así mismo, ocurrirán cambios fonéticos que sí alcancen la dimensión fonológica, por lo que además del alófono, variará el fonema, e incluso el inventario fonológico de la Lengua que experimenta el fenómeno.

Cambios fonéticos condicionados

Así como la Lingüística plantea diferentes niveles en los que puede darse el Cambio fonético, también hace referencia a los distintos tipos de cambios fonéticos, los cuales se diferenciarán principalmente por los motivos por los cuales se producen, así como los sitios de la cadena de habla en los que tienen lugar. En este sentido, los Cambios fonéticos condicionados constituirían uno de los dos principales tipos de cambios fonéticos, caracterizándose principalmente por suceder en un contexto determinado, así como por la influencia de unos fonemas sobre otros, por lo que se considera que este cambio no puede señalarse como aleatorio. Igualmente, la Lingüística destaca que por lo general los cambios fonéticos originados de forma condicionada suelen ser cambios de tipo temporal, por lo que entonces permanecen casi siempre en el ámbito del Habla, sin llegar a acceder al de la Lengua.

Disimilación

Finalmente, será necesario también centrar la atención por un momento en el fenómeno conocido con el nombre de Disimilación, el cual es descrito por la Lingüística como un tipo de cambio fonético condicionado, que tiene lugar cuando dentro de una palabra, un determinado fonema cambia para dejar de parecerse a otro idéntico, buscando entonces diferenciarse. En este sentido, la Lingüística señala que dependiendo de la distancia que exista entre los fonemas involucrados en el cambio, este fenómeno recibirá distintos nombres: si el cambio fonético ocurre entre fonemas contiguos, se llamará Diferenciación, mientras que si tiene lugar en fonemas que se encuentran a distancia entonces el fenómeno permanecerá con el nombre de Disimilación. Con respecto a este tipo de fenómeno, algunos lingüistas señalan que puede responder a la motivación del hablante por lograr formas, cuyo reconocimiento sea mucho más sencillo, mientras que otros indican que esto no es así, y que en realidad, la Disimilación siempre se dará en casos en donde si incurra en errores de articulación.

Tipos de Disimilación

Teniendo presentes estas definiciones, puede darse paso a una breve descripción de los cuatro tipos de Disimilación concebidos por la Lingüística, los cuales establecerán diferencias entre ellos, principalmente debido al sentido en el que ocurre en la cadena de habla, así como la distancia existente entre el fonema que cambia y aquel con el cual se quiere establecer la diferencia. A continuación, cada uno de ellos:

Disimilación anterior y a distancia

Este tipo de Disimilación ocurre entre dos fonemas que no son contiguos, y en donde además el fonema que cambia se encuentra situado en la cadena de habla de forma anterior, por lo que se dice entonces que es un fenómeno anterior y a distancia. De acuerdo a lo que indican las distintas fuentes, es uno de los tipos más comunes de Disimilación que existen en casi todas las lenguas. Por lo general, en Español, la mayoría de los ejemplos suceden dentro de la evolución de ciertas palabras del latín al español, en donde es bastante común que los cambios sucedan en cuanto a los fonemas nasales y líquidos. Un ejemplo de Disimilación anterior y a distancia puede ser el surgido en la forma “hermoso”:

Formoso > hormoso > hermoso

De esta manera, se podría decir que del latón “formoso” se originó la forma en español “hormoso”, la cual a través de un proceso de Disimilación cambió a “hermoso”. Así mismo, al haber variado el fonema vocálico /o/ por la /e/ el cual evidentemente trataba de diferenciarse de los otros dos fonemas vocálicos /o/ se puede hablar además de Disimilación anterior y a distancia, puesto que ésta sucede hacia atrás y en fonemas que no se encuentran uno al lado del otro.

Disimilación anterior y contigua

Por su parte, también puede hablarse de un tipo de Disimilación que ocurre de forma anterior, es decir, cuando el fonema que cambia precede a aquel del cual quiere diferenciarse, así como ocupa una posición contigua, un fonema se encuentra al lado del otro. En consonancia con aquello que han señalado los distintos autores este tipo de Disimilación, que debido a la contigüidad entre los fonemas, podría llamarse también Diferenciación anterior, en realidad es un fenómeno bastante raro. Un ejemplo de ella, en Español, puede ser el cambio que sufrió durante su evolución desde el Latín la palabra “alma”:

nima > anma > alma

En este caso, los hablantes habrían buscado diferenciar entre los dos fonemas nasales contiguos que existía en la palabra “anma”, por lo que a través de un proceso de Disimilación se habría remplazado la /n/ por la el fonema líquido /l/ originando la forma “alma”. De esta forma, la Disimilación habría ocurrido de forma anterior, por ser la /n/ precedente de /l/, al tiempo que sucedería de forma contigua.

Disimilación posterior a distancia

Otro de los tipos de Dismilación es la que ocurre de forma posterior y a distancia, es decir, cuando el fonema que cambia se encuentra ubicado en la cadena de habla más delante de aquel al cual se quiere diferenciar, siendo además fonemas que conservan su distancia, es decir, que no se encuentran contiguos. Según indican algunas fuentes, este tipo de Disimilación suele ser bastante común, en todas las Lenguas. Un ejemplo de este tipo de cambio fonético condicionado en el Español sería el sufrido durante su evolución desde el latín por la palabra “árbol”:

 arbor > árbol

En este caso, se verá cómo el fonema líquido /r/ cambia por el otro fonema líquido /l/ buscando diferenciarse. Al estar el fonema que cambia ubicado delante de aquel que influye en el cambio, se dice que la Disimilación es posterior, mientras que el hecho de no ser contiguos hace que la Disimilación, además de posterior sea a distancia.

Disimilación posterior de un segmento contiguo

Siendo uno de los fenómenos lingüístico más raros que pueden darse en las lenguas en general, este tipo de Disimilación ocurre en un sentido posterior, modificando todo un segmento de fonemas, los cuales se encuentran ubicados uno al lado del otro, en la cadena de habla. En español, un ejemplo de este tipo de Disimilación será la evolución vivida por la forma “hombre”:

Hóminem (lat.) > omne (castellano antiguo) > omre > hombre (español actual).

Imagen: pixabay.com

Tipos de Disimilación
agosto 30, 2017

Ver más Artículo al azar