Tipos de palabras homónimas

Quizás lo mejor, antes de abordar una explicación sobre cada uno de los distintos tipos de palabras Homónimas que pueden existir dentro del Español, sea hacer una breve revisión de algunos conceptos, que de seguro permitirán entender cada una de estas clases de palabras en su justo contexto semántico.


Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que también sea recomendable delimitar esta revisión teórica a dos nociones específicas: la primera de ellas, la propia definición de Palabra, pues así puede tenerse mayor claridad sobre la naturaleza de la partícula lingüística en la que pueden clasificarse los Homónimos. Así mismo, será necesario revisar el concepto de Palabras Homónimas. A continuación, cada una de estas definiciones:

La palabra

De esta manera, se comenzará por decir entonces que la Palabra constituye una partícula lingüística, que ha sido definida desde varias perspectivas, inherentes a cada una de las disciplinas que la han considerado. En este orden de ideas, se puede comenzar por decir entonces que la Palabra ha sido explicada, por ejemplo, por la Morfología como una combinación coherente de lexemas (unidades mínimas de significado) y de monemas (unidades mínimas que agregan información gramatical o léxica).

Por su parte, la Semántica, entendida como la disciplina lingüística que se encarga del estudio de las palabras, de acuerdo a su significado o el concepto al cual refieren, opta por entender la Palabra como aquella mínima partícula lingüística de significado, la cual se encuentra contenida entre dos pausas, que tienen lugar durante un texto. Es importante en este punto señalar que en Lingüística, siempre que se hable de un texto, se referirá al texto oral, y no escrito, pues para esta disciplina considera la Escritura en realidad como un registro secundario del lenguaje, existente en la Lengua, y materializado en el Habla.

En cuanto a la concepción que tiene la Sintaxis sobre la Palabra, esta disciplina lingüística la considera como el núcleo de la oración, así como cada una de las partículas que constituyen esta estructura sintáctica de contenido. En consecuencia, desde una perspectiva que va desde lo micro a lo macro, se podría decir entonces que la combinación de lexemas y morfemas crean palabras, la combinación coherente de palabras genera oraciones, y finalmente la relación coherente y cohesionada de oraciones genera textos.

Palabras Homónimas

En segunda instancia, será también necesario lanzar luces sobre la definición de Palabras Homónimas. Sin embargo, para esto puede que también sea preciso comenzar por definir qué es la Homonimia, la cual ha sido descrita por la Semántica como la relación que existe entre palabras, que bien contando con la misma grafía o pronunciación, en realidad responden a conceptos distintos.

Por ende, las Palabras Homónimas serán aquellas partículas mínimas de sentido, comprendidas entre dos pausas, que ocurren en un texto, pero que se caracterizan por establecer relaciones de homonimia con otras partículas, con las que comparten o igual escritura, o igual pronunciación, pese a que semánticamente refieren a significados totalmente distintos.

Tipos de Palabras Homónimas

Sin embargo, la Lingüística también señala que no existe un solo tipo de Palabras Homónimas, sino que estas se clasificarán según el tipo de relación que hay establecido con la otra partícula a la cual se asemeja. Es decir, es el tipo de semejanza la que origina la clase de palabra homónima. A continuación, una breve descripción de cada uno de estos tipos de palabras:

Palabras homógrafas

En primer lugar, se encontrarán las Palabras homógrafas, las cuales además de ser comprendidas como una clase de palabra homónima, serán entendidas también como aquellas palabras que cuentan o responden a la misma grafía, es decir, que se escriben iguales, pero que tienen sentidos semánticos distintos.

Un ejemplo de este tipo de palabras, lo constituiría por ejemplo la partícula “banco”, la cual puede tratarse de la forma “banco” cuando se refiere al mueble urbano que se usa para sentarse en los parques; o también a la partícula “banco” que apunta a la entidad financiera en donde se guarda el dinero; o incluso a la palabra “banco” usada por las ciencias biológicas para referirse a los bancos o grupos de peces. Otros ejemplos de Palabras homógrafas serían las siguientes:

Mango: fruta tropical / Mango: parte del sartén o el cuchillo, por el cual deben agarrarse.
Vino: licor de la uva / Vino: conjugación del verbo venir
Copa: recipiente para beber líquidos / Copa: parte alta de un árbol / Copa: campeonato

Homófonos

Por otra parte, dentro de los distintos tipos de palabras homófonas, se encuentra también las palabras homófonas, las cuales serán entendidas como aquellas palabras que pese a contar con igual pronunciación, tienen escrituras o grafías distintas, al tiempo que apuntas a conceptos diferentes.

Un ejemplo de este tipo de relación homónima pueden ser las formas ¡Ay!, Hay y Ahí, las cuales pese a que se pronuncian igual, en realidad tienen ortografía y significados diferentes, teniendo entonces que ¡Ay! es una interjección usada para expresar dolor, Hay es un verbo y Ahí es un adverbio de lugar. Otros ejemplos de este tipo de palabras podrían ser las formas Cima / Sima; ¡Ah! / A / Ha; Boto / Voto; Vez / Ves.

Palabras parónimos

Por último, dentro de las distintas clases de Palabras homónimas, se encuentran aquellas denominadas parónimos, las cuales se caracterizan por tener una pronunciación y ortografía bastante similar, a veces cambiando por una sola letra o grafema, al tiempo que apuntan a conceptos totalmente distintos. Algunos ejemplos de este tipo de palabras homónimas serán los siguientes:

Afectivo / Efectivo

Paz / Pez

Adoptar / Adaptar

Diferente / Deferente

Imagen: pixabay.com

Tipos de palabras homónimas
agosto 19, 2018
Se habla de:                     

Ver más Artículo al azar