Triángulo equilátero

Antes de abordar una explicación sobre el Triángulo equilátero, puede que lo más conveniente sea revisar de forma breve algunas definiciones, que de seguro permitirán entender esta clase de polígono dentro de su contexto geométrico específico.

Lo más reciente:

Definiciones fundamentales

En este sentido, puede que lo más conveniente sea delimitar esta revisión a dos nociones específicas: la primera de ellas, el propio concepto de Polígono, a fin de entender dentro de qué clase de figuras geométricas puede ser clasificado el Triángulo equilátero. Por igual, se hará indispensable tener en cuenta el concepto de Triángulo. A continuación, cada una de estas cuestiones:

Polígono

De esta manera, se comenzará entonces por abordar el concepto de Polígono, el cual ha sido descrito por las distintas fuentes matemáticas como una figura geométrica plana y bidimensional, es decir, que cuenta tan solo con dos dimensiones: alto y ancho, sin que en ella pueda ser vista la tercera dimensión de la profundidad.

Así también, la Geometría ha descrito al Polígono como una figura geométrica plana y cerrada, la cual se encuentra totalmente delimitada por Segmentos de recta, que hacen las veces de lados. Por ende, al estar delimitado de esta manera, se concluye igualmente que el Polígono se distinguirá por contar con todos sus lados rectos. De hecho, si una figura geométrica fuese plana y cerrada, pero uno de sus lados no fuese recto sino curvo, entonces simplemente no podría considerarse un Polígono como tal.

Adicionalmente, la Geometría señalará que el polígono se encuentra también compuesto por cuatro distintos elementos, cada uno de los cuales es explicado de la siguiente manera:

  • Lados: en primer lugar, dentro del Polígono podrán encontrarse los lados, los cuales estarán constituidos por segmentos de recta, que participan directamente de su conformación, e incluso de su naturaleza, pues el polígono se reconocerá y será bautizado de acuerdo a los distintos lados que tenga.
  • Vértice: al ser una figura geométrica cerrada, los lados que conforman el Polígono se encontrarán en algunos puntos de unión, estas regiones en donde dos lados del polígono confluyen se conocen como vértices.
  • Ángulos: sin embargo, cuando dos lados del Polígono se unen no solo dan oportunidad al nacimiento de un vértice, sino que también comienzan a delimitar un espacio geométrico específico, el cual contará con estos segmentos de rectas como lado, poseerá un vértice –que coincide por completo con el del polígono-, y cuenta con una amplitud específica, la cual puede ser medida en grados sexagesimales. Este espacio geométrico se conoce con el nombre de Ángulos. De acuerdo a lo que señala la Geometría, un Polígono tiene tantos ángulos como vértices presente.
  • Diagonales: por último, en el Polígono podrá encontrarse también las diagonales, las cuales se encontrarán conformadas por segmentos de recta, cuya función es unir o extenderse entre dos vértices no consecutivos.

Triángulos

En segunda instancia, también será de provecho pasar revista sobre el concepto de Triángulo, el cual entonces es básicamente entendido como la figura geométrica plana, bidimensional y cerrada, cuya principal característica es la de poseer tres lados rectos. Es decir, que el Triángulo es un Polígono que cuenta con tres lados. Sin embargo, esta no es la única característica de un Triángulo, pues como polígono que es, contará con los siguientes rasgos:

  • Vértices: por un lado, el triángulo contará con tres vértices, es decir, tres puntos en donde los lados que lo conforman y lo delimitan se unen, creando entonces un punto de confluencia.
  • Ángulos: al contar con tres vértices, el triángulo también poseerá tres ángulos, es decir, espacios geométricos delimitados por los lados que lo constituyen, y que poseerá un vértice y una amplitud específica. No obstante, el Triángulo cuenta con un rasgo esencial en cuanto a sus ángulos, más allá del número de tres que debe tener, y es que independientemente de la amplitud de estos ángulos, o de las diferentes medidas entre ellos, la suma de todos los ángulos de un triángulo siempre y sin excepción debe ser igual a 180º.
  • Diagonales: finalmente, otro de los rasgos que tiene el ángulo es el de no poseer diagonales, pese a ser un polígono. Esta situación se da simplemente porque para que la diagonal exista debe ser trazada entre dos vértices no consecutivos, y en el triángulo todos los vértices son continuos, por lo que entonces no pueden existir diagonales.

Triángulo equilátero

Una vez revisadas estas definiciones, puede que entonces sea mucho más sencillo abordar una explicación sobre los Triángulos equiláteros, los cuales a su vez serán explicados como un polígono de tres lados, es decir, una figura geométrica, plana y bidimensional, delimitada por tres lados, cuya principal característica es la de contar con la misma medida. En tal sentido, se concluye igualmente que el Triángulo equilátero es también un Polígono regular.

Así mismo, el Triángulo equilátero se distinguirá siempre por poseer tres ángulos agudos, es decir, que cuenta con amplitudes menores a los noventa grados. No obstante, por ser un triángulo, la suma de las amplitudes de un Triángulo equilátero debe ser siempre igual a 180º. A continuación, un ejemplo de cómo luce este tipo de figuras geométricas:

Imágenes: wikipedia.org

Triángulo equilátero
junio 30, 2018
Se habla de:                         

Ver más Artículo al azar